El Milenio

Noticias de Sierras Chicas

“Argentina tiene que mejorar las condiciones de los docentes”

La escuela argentina desde la mirada de Miguel Ángel Santos Guerra no es sencilla. Por esto mismo, realizando una crítica constructiva, el autor y didacta español, plantea la reconstrucción de un nuevo paradigma entre todas las partes que conforman el sistema educativo.

El referente de las ciencias de la educación y la organización escolar, Miguel Ángel Santos Guerra, ya es un habitué de la Argentina. Tanto es así, que el español, al menos una vez, ha visitado más de 120 ciudades diferentes, entre las que debe sumarse a Unquillo.

En este sentido y hace pocas semanas, en el marco de un encuentro con los docentes de la Fundación Josefina Valli de Risso, el también exitoso autor mantuvo una entrevista exclusiva con El Milenio.

Una visión crítica sobre las condiciones de la educación

→“Nadie se hace maestro para toda la vida; es como si un médico dice ‘termino la facultad y no necesito formarme más en mi vida’. Surgen nuevos descubrimientos e investigaciones, el conocimiento se transforma, se acelera, se duplica en pocos años. Y no puedes mantenerte con lo que sabías de la facultad, y eso no debe el docente pagárselo de su bolsillo”.

La crítica del autor sobre las condiciones actuales de la educación en Argentina es constructiva, pero va directa al grano: “Argentina tiene que mejorar las condiciones de los docentes, no puede ser que un aula tenga entre 40 o 50 alumnos, porque es imposible trabajar si no se tiene en cuenta que cada alumno tiene diferentes formas de aprendizaje y en una clase masificada no se puede atender la diversidad”.

Y agrega, “hay otras condiciones como el número de horas que trabajan, tienen que hacer demasiadas horas para poder llevar un sueldo miserable a la casa, no se puede seguir con los profesores taxis, con tres turnos en colegios distintos y no pueden tener esos sueldos”; “pues si yo no puedo vivir tengo que hacer otras cosas y esa dispersión no es buena para la profesión, si bien las condiciones no lo son todo, se trata de una parte muy importante”.

Aunque aclara: “¿Por qué digo que no lo son todo? A mí a veces un profesor argentino me pregunta ¿Cuánto gana un profesor en España? ¿Cuántos alumnos tiene el aula? ¿Cuántas horas trabajan a la semana? Y ante la comparación que hago, yo no sé cómo se las arreglan”.

Asimismo, recalca que la opinión que la sociedad tiene sobre los educadores es una de las grandes culpables de la crisis educativa que envuelve al mundo: “otra cuestión, cuya preocupación me importa mucho es que. tanto aquí como en España y en otros países, existe un estado de opinión a la hora de elegir a los docentes”.

→“Vas a Finlandia y tú dices, las notas sobresalientes son de los que van a dedicarse a la docencia, y esas personas han tenido que haber mostrado una sensibilidad social, trabajando en ONG, en distintas experiencias, y eso se lo vamos a destinar a la escuela”.

“He compartido muchas veces que una maestra argentina me decía que tenía una alumna que iba a la casa y le decía a la mamá ‘mamá vieras que maestra tan inteligente que tengo’ y la madre haciéndose eco de ese sentir le dijo a la niña ‘hija no insistas, no será tan inteligente si es maestra’, ¿Qué quiere decir? Que, si fuera inteligente seria médica, seria abogada, seria arquitecta, seria cirujana, seria periodista, pero no maestra”, explica.

Ante esta situación de preocupación, Santos Guerra resuelve que “al estado de opinión anterior hay que romperlo, acabar con él, por lo que es necesario decir que los mejores profesionales de un país tienen que ir a la tarea más importante del país; la historia de la humanidad es una larga carrera entre la educación y la catástrofe”.

Y cuestiona: “No creo que la solución a los problemas de Argentina esté en los despachos ministeriales, ni los multinacionales, ni los bancos, ni en los cuarteles, está en las escuelas”.

→“En Cuba preguntan, por ejemplo, ¿tú qué quieres ser? Y si la respuesta es Químico, pues debe dirigirse a la facultad de química, en cambio, si se quiere ser profesor de química, hay que ir al Instituto Pedagógico de Química ¿Pero cuántos puntos hace falta para ingresar a la facultad de química? 90/100 ¿Y para entrar al Instituto Pedagógico? Hacen falta 98/100. Es decir, los mejores van a la enseñanza. Es una filosofía”.

“Entonces: ¿Qué profesionales tienen que estar en las escuelas? Esto no lo puede hacer una persona con poca sensibilidad, ni con poca formación, por lo que los mejores profesionales de un país, los más capacitados, los más sensibles, los más valiosos, tienen que ir a la tarea de la educación, y hay países como Cuba o Finlandia que lo entienden así”, recalca.

A su vez, aconseja que “hay que mejorar la formación inicial y la capacitación debe ser gratuita, porque nadie se hace maestro de una vez para toda la vida, aparecen descubrimientos por lo que el conocimiento se transforma, se acelera, se duplica en pocos años y no puedes mantenerte con lo que ya sabías en la facultad, pero esto no tiene que pagarlo del bolsillo el docente, porque el sueldo es muy escaso”.


ENTREVISTA COMPLETA EN LA NUEVA EDICIÓN IMPRESA DE PERIÓDICO EL MILENIO ¡BUSCALA EN LOS COMERCIOS DE SIERRAS CHICAS!