Anuncios

El milenio

10 años conectando Sierras Chicas

Más vale prevenir que curar

El dicho popular “más vale prevenir que curar” aplica a la medicina como a casi ningún otro aspecto de la vida cotidiana. En este sentido, son muchos los profesionales de la salud que recomiendan que cada año, un control médico de rutina debe hacerse para detectar de manera precoz si algo no anda bien. A continuación, una guía con los chequeos anuales según la edad y algunos consejos saludables.


Por Redacción El Milenio | periodico@elmilenio.info


De acuerdo a estadísticas dadas a conocer por el diario Clarín de Buenos Aires, entre dos y cuatro horas, una sola vez al año, es lo que demanda realizarse un chequeo completo de salud que incluye análisis de laboratorio, estudios cardiovasculares, ecografías varias, placas, control de presión y pruebas de esfuerzo , que posibilita detectar y tratar a tiempo un importante abanico de enfermedades, incluso antes de que aparezcan los síntomas. Es así como cada vez más clínicas y hospitales incluyen entre sus servicios este tipo de controles cuyo objetivo central es la prevención.

Con respecto a lo anterior, el médico de cabecera será el primer contacto de una cadena de especialistas en salud. Este revisará a fondo los hábitos de vida y constantes metabólicas y así chequear si todo funciona de forma correcta. Mientras que el especialista será la siguiente parada, y va a ser quien decida qué pruebas deben realizarse.

A continuación algunas recomendaciones de los profesionales de acuerdo a la franja etaria.

→La Academia Americana de Pediatría recomienda que la primera visita se efectúe cuando el bebé tenga de dos a cuatro semanas de nacido. Luego, el bebé debe visitar al doctor cuando tenga dos, cuatro, seis y nueve meses, y cuando cumpla el año. Quizás el pediatra recomiende visitas más frecuentes si el bebé es primerizo o si sufre alguna patología congénita.


Estudios que debes realizarte entre los 20 y los 35 años

  • Sangre: para detectar anemia, infecciones, glucosa, Sida, leucemia u otro tipo de cáncer.
  • Colesterol: suele estar incluido en el examen de sangre. Por lo menos hay que hacerse uno a partir de los 20 años. El colesterol es óptimo si mide de 200 para abajo, pero si está en 240 o más, ¡cuidado!, tu médico probablemente indicará que debes hacer un cambio de hábitos. También se hace al menos una vez durante el embarazo.
  • Presión arterial: se recomienda medirla cada dos años si ronda los 120/80. Si está entre 120/80 y 130/89, habrá que hacerse el examen cada año; pero si es superior, el especialista te indicará métodos para bajarla. A las embarazadas se les toma la presión en cada visita al obstetra.
  • Peso: este es un examen de rutina. Tanto el exceso de kilos como el faltante, traen problemas de salud. Como con la presión arterial, si se está esperando un hijo, el obstetra pesará a la embarazada cada visita.
  • Orina: se suele solicitar cada dos años para detectar infecciones urinarias, controlar la diabetes y ver cómo funcionan los riñones. Durante el embarazo se realiza al menos una vez.
  • Papanicolaou y colposcopía: con el pap se detectan algunas infecciones vaginales; la colposcopía observa el estado del tejido del cuello uterino. Este estudio se lleva a cabo en mujeres a partir de iniciadas las relaciones sexuales una vez al año y de por vida.
  • Lunares: es fundamental pedirle al dermatólogo que los mire. Si hay alguno con colores diferentes o de forma extraña indicará un estudio más exhaustivo.

Entre los 36 y 65 años

A los estudios anteriores hay que agregar:

  • Mamografía: a partir de los 40 años, todos los años para detectar si hay tumores.
  • Ecografía mamaria: suele indicarse a partir de los 45 años, pero queda a criterio del ginecólogo.
  • Ecografía transvaginal: con este examen se estudia el útero, los ovarios y las trompas de Falopio con detalle y se observa si hay quistes o tumores. Se lo solicita a las embarazadas y en forma anual a quienes tengan más de 50 años.
  • Examen de próstata: Hay tres tipos diferentes de exámenes médicos para detectar la presencia del cáncer de próstata. El más común es el examen digital del recto (DRE). Un examen antígeno prostático específico (PSA) o un ultrasonido transrectal también pueden utilizarse.
  • Examen colorrectal: a partir de los 50 años hay que hacerse pruebas para descartar o detectar cáncer de colon y de recto.
  • Diabetes A1c: es habitual que se solicite cada 3 años a partir de los 45. Este examen informa la cantidad que hubo de glucosa en sangre entre las 8 y las 12 semanas anteriores al estudio.
  • Tiroides: el primer examen lo hace el médico palpando el cuello para detectar si la glándula tiroides tiene un tamaño normal o verificar si hay nódulos.
  • Densitometría ósea: sirve para medir la densidad de calcio de los huesos; detecta la posible presencia de osteoporosis y de riesgo de fracturas óseas. El doctor de cabecera determinará cuál es el mejor momento para realizarlo de acuerdo a la historia clínica.
  • Radiografía de tórax: cada dos años los no fumadores y en forma anual los fumadores.
  • Prueba de esfuerzo ergométrica: para ver cómo anda el sistema cardiovascular. El médico clínico dirá cuándo y cada cuánto hay que hacerla.

De los 66 años en adelante

Todos los estudios anteriores. Lo óptimo es hacerse los clínicos cada seis meses, que serán más detallados y personalizados.

  • Control gastrointestinal: se solicitarán gastroscopías y colonoscopías cada 5 años.
  • Aneurisma aórtico abdominal (AAA): Para quienes tienen entre 65 y 75 años, y fueron o son fumadores, deberían preguntar al médico si es necesario realizarse una prueba para detectar el AAA, que es un abultamiento de la aorta abdominal que puede romperse y causar hemorragias peligrosas, y hasta la muerte.

→Al igual que la salud física, la salud emocional es de vital importancia. Nada cuesta acercarse a un profesional y consultar si una prueba de depresión es necesaria, sobre todo si en las últimas semanas has sentido desánimo, abatimiento, tristeza o si has perdido interés o gusto por hacer cosas.

Anuncios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: