Anuncios

El milenio

10 años conectando Sierras Chicas

Mucho más que yuyos

Las plantas medicinales han formado parte del botiquín de la humanidad desde hace miles de años. Hoy, cada vez más personas acuden a estos “remedios del monte” para restaurar su salud. Eduardo Marconetto, especialista en fitoterapia, nos cuenta algunos secretos de esta tradición ancestral, sus beneficios, sus aplicaciones y las precauciones que demanda, en la previa del taller que dictará en abril en Río Ceballos.

  • Por Lucía Argüello.luciaarguello@elmilenio.info

Desde los tiempos más remotos, el hombre ha acudido a las plantas medicinales para aliviar los síntomas de su malestar y curar enfermedades. La fitoterapia o fitomedicina, como se la denomina actualmente, se ha extendido alrededor del mundo a lo largo de cientos de años, llegando incluso a ser reconocida por la Organización Mundial de la Salud y por diversas instituciones educativas vinculadas a la medicina.

En Argentina se estima que existen alrededor de 10 mil especies vegetales, de las cuales por lo menos 1.200 poseen algún tipo de utilidad medicinal, según la Sociedad Latinoamericana de Fitomedicina.

Hoy en día, la fitoterapia cosecha cada vez más adeptos y, por supuesto, Sierras Chicas no es la excepción. Sin embargo, aunque las “materias primas” estén al alcance de todos, no siempre ocurre lo mismo con los conocimientos necesarios para utilizar las plantas de forma correcta, eficiente y segura. Esta fue una de las razones que motivó a Eduardo Marconetto a dictar talleres específicos sobre la temática, como el que dará en abril en Río Ceballos.

→Eduardo Marconetto dictará un taller sobre plantas medicinales a partir del 14 de abril en Río Ceballos.

Scout de chico y Técnico en Turismo de grande, el contacto con la naturaleza siempre ha estado presente en la vida de este vecino de Anisacate de 52 años. Con el tiempo, decidió sistematizar su conocimiento a través de varios cursos y talleres con diversos referentes de la fitoterapia. “Muchas personas acuden a las plantas medicinales, pero al no saber usarlas, se desilusionan y abandonan la fitoterapia. De ahí mi interés en difundir estos conocimientos”, señaló Marconetto en una entrevista que compartió con El Milenio para explicar los secretos que esconden estos milenarios “yuyos”.

  • “Muchas personas acuden a las plantas medicinales sin saber utilizarlas y se desilusionan”

¿En qué consiste la fitoterapia?

La fitoterapia se trata de conocer la planta desde el punto de vista físico-químico y saber en qué pueden ayudarte sus propiedades para restaurar el equilibrio en tu salud, pero también consiste en conocer la esencia de la planta a nivel energético, su vibración, su cualidad intrínseca. Cada planta tiene una característica energética, resuena con diferentes órganos, que son los mismos a los que apuntan sus principios activos físico-químicos.

→El Diente de León (derecha) y el Cardo Mariano (izquierda), considerados malezas, son potentes restauradores de la función hepática.

Por ejemplo, el diente de león es un gran restaurador de la función hepática pero a la vez su energía tiene que ver con la capacidad de manifestarse, de no guardarse iras (cosa que cuando uno hace, termina afectando al hígado). Entonces vos podés destruir la función hepática comiendo mal, pero también se puede alterar por una intervención de la psiquis. El problema no es solamente físico ni exclusivamente psíquico, juegan las dos partes, y si uno puede utilizar una planta para restaurar el equilibrio en ambos sistemas, cuánto mejor.

En definitiva, la idea es que uno acuda a la planta no sólo para reparar el aspecto físico (“me duele tal cosa”) sino también para establecer un equilibrio a nivel vibratorio.

  • “Esto no se trata simplemente de cambiar una pastilla por un yuyo”

Claro, no se trata de un simple alivio sintomático

Exactamente, porque los síntomas son en realidad una cadena, de la cual nosotros vemos sólo el último eslabón. Ir a esa última etapa y tratar de arreglarla utilizando una planta o una pastilla es no tener en cuenta cuál es el origen del problema. Es como tener una manguera abierta y querer que no salga más agua tapando la punta con un dedo en lugar de cerrar la canilla.

El síntoma es un mecanismo de adaptación del organismo para gestionar algo que funciona mal. Así, un dolor de articulaciones puede no tener que ver con la articulación en sí sino con unos niveles elevados de ácido úrico que se acumulan en las articulaciones porque el riñón no está trabajando bien con el residuo de las proteínas. Entonces, por más que usés una crema natural, con plantas que desinflaman y calman el dolor, va a ser sólo un paliativo.

La idea es hacer las dos cosas: aliviar el síntoma, pero también buscar la fuente del problema. Ahí uno cambia realmente el chip, porque si no simplemente estamos reemplazando la pastilla por el yuyo, con la idea de que “si es natural me hace bien”, pero siguiendo con el mismo enfoque de remediar el síntoma y no buscar aquello que lo origina.

→El Romero no sólo es un buen condimento, sino que también se utiliza para tratar problemas digestivos, respiratorios y los malestares asociados a la menstruación.

¿Y cómo se logra eso?

Hay que conocer cómo funciona el cuerpo, cuál es la ruta que sigue el alimento físico, el aire y las impresiones (que es lo que se conoce como octavas de la alimentación) y considerar cada sistema (respiratorio, digestivo, etc.) como parte de un recorrido. Así uno entiende la función de cada órgano dentro del todo de nuestro organismo y qué pasa cuando no funciona bien.

  • “La fitoterapia trata de colaborar con la inteligencia del cuerpo, no de acallar los síntomas”

¿En qué se diferencia la fitoterapia de la medicina “oficial”?

Son complementarias. Esto no es “alternativo”, no estamos proponiendo esto “o” aquello. Está bueno apoyar desde el mundo plantas un tratamiento de la medicina tradicional. Incluso a nivel diagnóstico, acudir a los métodos de la medicina “oficial”, como una ecografía, es muy importante.

No hay que antagonizar innecesariamente. Hay situaciones que se deben resolver con el enfoque de la medicina tradicional, no hay otra. Si tenés una bronquitis galopante, negarse a un antibiótico me parece que es ser obtuso y podría complicar mucho más el cuadro.

  • “La fitoterapia y la medicina ‘oficial’ son complementarias”

Ahora, una vez apagado el incendio, ahí sí acudís a la planta para hacer una limpieza de todo el árbol bronquial y no volver a enfermarte, porque si el entorno, el medio, está limpio, no va a permitir que vuelva a proliferar la bacteria. Yo, desde que acudí a las plantas, hace años que no me resfrío. Es decir, más allá de la situación problemática puntual, está bueno encarar el uso de plantas como un “reset”, limpiando todo el mecanismo, sistema por sistema, a modo preventivo.

Si uno utiliza las plantas para tener los órganos afinados, limpios y funcionando al 100%, no vas a necesitar ir al médico. La idea es que la persona, en lo inmediato, solucione su problema, pero que, a largo plazo, no vuelva a enfermarse.

→Ruda, la clásica hierba para salir de la mala racha y atraer la buena suerte, se emplea para reducir el estrés y la ansiedad.

¿Y qué hay del concepto de salud y enfermedad?

Desde la fitoterapia se considera que el estado natural del cuerpo es la salud y que el organismo es un sistema inteligente capaz de mantenerse en ese estado. Se ve a la enfermedad como una situación conflictual a resolver, pero considerando que el cuerpo sabe cómo volver al equilibrio.

Entonces las plantas que vas a utilizar no van a ir en contra de la enfermedad, sino que van a estimular al cuerpo para que ponga en marcha sus mecanismos de restauración natural. Se usan “yuyos” para las personas, no para las enfermedades. Es decir, yo voy a usar una planta para restablecer el funcionamiento del sistema digestivo, no para la gastritis. La gastritis es el síntoma de que algo estás haciendo mal con respecto a la alimentación, por ejemplo. Se trata de colaborar con la inteligencia del cuerpo, no de acallar los síntomas.

→La Menta citrata o menta bergamota se utiliza ante estados emocionales negativos como ansiedad, tristeza, angustia y depresión

¿Cómo se emplean las plantas medicinales?

El modo de empleo es un factor importante porque hace a la eficacia de la fitoterapia. Hay muchas opciones: infusión, decocción, tintura madre, microdosis, jarabes, entre otros; y cada uno tiene sus peculiaridades. Mucha gente conoce la función o la propiedad de la planta, pero no sabe cómo usarla. El cardo mariano, por ejemplo, es internacionalmente famoso por su capacidad para regenerar las células del hígado, pero pocos saben que su principio activo, que se llama silimarina y está en la semilla, no es soluble en agua. Entonces vos te hacés un té de cardo mariano y estás tomando agua sucia. En este caso, lo correcto sería acudir a una tintura madre, que se hace a partir de una maceración hidroalcohólica.

Y otra cuestión muy importante es que no se pueden usar las plantas indefinidamente porque el cuerpo se acostumbra. Al principio reacciona ante el estímulo nuevo, pero cuando el estímulo se vuelve repetitivo, el cuerpo se adapta y ya no causa ningún efecto. La idea es, en los tratamientos largos, ir cambiando de planta. No es tan complejo, pero son detalles que hay que tener en cuenta porque si las personas acuden a las plantas sin saber utilizarlas, se desilusionan y terminan cerrándole la puerta a la fitoterapia.

  • “Si uno usa las plantas de modo preventivo, difícilmente necesite ir al médico”
→La corteza del Chañar es muy utilizada en el tratamiento de enfermedades respiratorias.

¿Existe algún riesgo con la fitoterapia?

Sí, los hay. Y está bueno saber que el hecho de que sea una planta, de que sea natural, no significa que esté exenta de inconvenientes si la usamos mal. Por ejemplo, la alcachofa o alcaucil es tradicionalmente utilizado para limpiar la vesícula, pero su acción es muy potente y si la persona tiene cálculos (que podría tenerlos sin saberlo), uno podría salir repentinamente de la vesícula y obstruir algún conducto. Entonces lo que empezó siendo “te recomiendo esta plantita” termina siendo algo mucho más grave. O sea que sí, se puede meter la pata y mal con el tema de las plantas si no se sabe utilizarlas correctamente.

→El Cedrón es muy popular por sus propiedades digestivas.

¿Cuáles son los principales beneficios de la fitoterapia?

El sentir que tu cuerpo está plenamente disponible. No sentís el cuerpo como una carga. Cuando sobrevienen los achaques y las enfermedades uno siente eso, que tiene que andar cargando con el peso de su cuerpo y su enfermedad. Pero si uno acude a las plantas de forma sistemática, realizando un protocolo de limpieza y estimulación de cada uno de los sistemas, la disponibilidad física y energética es distinta y realmente se nota la diferencia, la liviandad en el andar, en el sentir y en el pensar.

Por supuesto que no se trata únicamente de usar plantas medicinales, esto tiene que ir acompañado de una cierta nutrición, un cierto estilo de vida. Yo no hago una bajada de línea estricta sobre estos temas, tipo “no coman tal cosa”, pero cuándo uno va comprendiendo por qué se altera la función hepática, o la renal, o la digestiva, llega a la base de todo que es el alimento. Y cuando la persona comienza a cambiar esa dieta y nota los cambios, no se necesitan más explicaciones.


Taller para los yuyeros del siglo XXI

Desde este mes, Eduardo Marconetto dictará un taller sobre Plantas Medicinales y Fitoterapia en Casa del Aire (Río Ceballos). El mismo contará con una parte teórica (en la que se estudiarán los distintos sistemas del organismo y las plantas más eficaces para tratar cada uno) y una parte práctica (durante la cual se verán los distintos modos de empleo y preparación de las plantas), a lo cual se suma una caminata final de reconocimiento de flora en el monte serrano.

  • Modalidad: presencial, encuentros correlativos, se entregan certificados.
  • Duración: 6 meses.
  • Día y horario: Segundo sábado de cada mes, de 9:00 a 18:00 hs.
  • Inicio: 14 de abril.
  • Lugar: Casa del Aire, Los Alpatacos 364, La Lucinda, Río Ceballos (Camino del Cuadrado).
  • Costo: $600 por módulo (se puede consultar por descuentos).
  • Inscripciones y consultas: casadelairecba@gmail.com / 1126330515 (Marina) / Facebook Casa del Aire (@CasadelAireCBA).

Más información: fitoterapiaencordoba.blogspot.com.ar

Anuncios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: