Anuncios

El milenio

10 años conectando Sierras Chicas

Radiación invisible

El incremento del uso de los celulares en el mundo aumenta la preocupación sobre los daños que pueden ocasionar a la salud, debido a la exposición constante a ondas electromagnéticas.


Fotografía de portada: Photo by Rodion Kutsaev on Unsplash


Las dudas en cuanto a los posibles efectos cancerígenos derivados de las ondas de radiofrecuencia que emiten los teléfonos móviles es un tema que genera debate, y que muchas veces plantea más preguntas que respuestas.

Los científicos llevan años estudiando este fenómeno y publicando estudios que no parecen tener una conclusión determinante. Pero lo que sí sabemos es que las ondas de radiofrecuencia son una forma de radiación no ionizante, menos potente que la ionizante, que se desprende de los rayos X o ultravioleta y que es capaz de romper enlaces químicos en nuestro ADN.

Básicamente, la inquietud se concentra en si los teléfonos celulares podrían incrementar el riesgo de desarrollar tumores en el cerebro o en la región de la cabeza y cuello.

La Organización Mundial de la Salud asegura que las ondas emitidas por los celulares “no son lo suficientemente intensas como para ocasionar daños en el ADN de forma directa o calentar los tejidos corporales”, también dice que “no está claro cómo los teléfonos celulares podrían causar cáncer” y que hay estudios que respaldan esa idea, aunque por ahora no tienen suficiente evidencia.


Alejar el celular cerca de la cabeza podría prevenir efectos dañinos


Algunos tips para evitar la exposición a las ondas electromagnéticas:

  • Usar el altavoz, el “manos libres” o los audífonos, especialmente los que funcionan por Bluetooth, para alejar la antena de la cabeza.
  • Enviar más textos y hacer menos llamadas.
  • Limitar el uso del celular.
Anuncios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: