Anuncios

“Lo que intento hacer es una modesta aproximación a la naturaleza”

Sebastián Silber es el autor de la escultura de pájaros que se encuentra en la rotonda de ingreso a Villa Allende. Se presenta a través de su pasión por el arte, la docencia y la filosofía budista.


Por Juliana Bonetto y Tania Ninoff. 6°B IENM


El Milenio: ¿Cómo se inició en el arte?

Sebastián Silber: Podría decirte que me inicié muy jovencito en el arte, recuerdo que el primer caballete me lo regalaron mis padres a los 8 años. Sentía que el lenguaje de la plástica me servía para poder expresar cosas que con la palabra no sabía cómo hacerlo.

No fui a ningún taller, en mi época no era muy habitual encontrar espacios de arte para niños, así que fui totalmente autodidacta, pero siempre tuve paralelo a mi educación formal en la escuela el recurso del dibujo y del pintar.

Al terminar el secundario decidí ingresar a la escuela de arte Figueroa Alcorta, con todo el peso que implicaba estudiar arte para un hijo de padres médicos. También hacía teatro en el secundario así que comencé estudiando dos carreras: a la mañana Bellas Artes, luego me iba a almorzar al comedor universitario y a las 15 hs entraba a la Escuela de Arte y estudiaba teatro, además de algunas materias de Plástica. Sumado a eso, tomaba clases particulares en algunos talleres de maestros de los que me interesaba su mirada sobre el dibujo y la pintura.

Durante todo ese tiempo fue una educación técnica y académica, la escuela de arte en los 80 era muy formal en cuanto a la concepción del arte; teníamos muchas horas de taller y muchas horas de dibujo. Tuve grandes pintores que me dieron clases ahí, aunque luego empecé a intentar olvidarlas. Yo creo que ese es un proceso natural de cualquier persona que se va a dedicar al arte, el de empezar a emprender un camino a tientas.

EM: ¿Cuál es su concepto de arte?

SS: Puedo decir que recibí influencia de mis alumnos. Yo hace 20 años que doy clases a niños y a adolescentes, los cuales han ejercido una influencia en mi trabajo; tengo una actitud que me sirvió para llevarlo adelante, sumado a que practico la filosofía budista, la cual habla de manifestar la felicidad en la vida, sea cual fuera la circunstancia que nos toca vivir.

Yo sí creo que el arte es un modo de vivir, aunque uno no se dedique a ninguna disciplina artística como el dibujo, la pintura, la poesía o la literatura; creo que fue una manera para la vida y un modo de emplear la belleza en los ámbitos en que estamos; podemos decir que es una manera de encontrar la virtud en la condición en que transitamos.

EM: ¿Dónde ejerce la docencia?

SS: Yo doy clases de dibujo y de pintura desde 1994, aquí en Villa Allende en un multiespacio de arte que se llama Casa Roja, -comparto el espacio junto a otras disciplinas como teatro, yoga, canto-. También trabajo en la Casa de la cultura en Saldán dando clases en un espacio público desde hace 15 años, además en la universidad Blas Pascal, en un programa para adultos mayores que depende de la Ciudad Universitaria y también doy clases en un colegio secundario de aquí.

EM: ¿Qué relación encuentra entre su vida personal y su oficio?

SS: Está todo directamente ligado, ya que me sirvió mucho esto de encontrar un lenguaje a través del color y a través de las excusas de los temas como pueden ser los peces, los pájaros, para poder transmitir en el otro esta sensación de que hay un mundo mejor, hay un mundo que está rodeado de belleza y que aún existe a pesar de que el ser humano se empeñe en destruirlo.

EM: ¿Qué técnicas plásticas utiliza?

SS: En cuanto a la pintura, básicamente trabajo con acrílico y en general utilizo técnicas mixtas  con carbonilla, óleo, pastel y un procedimiento pictórico que se llama Under Paiting, que hace hincapié en todo el trabajo de las texturas visuales que hay en el fondo de la pintura y luego ir buscando, a través de esos accidentes que suceden con las texturas, una composición que pueda agradarme, digamos que no tengo la menor idea cuando empiezo a pintar de qué es lo que va a salir de la imagen, pero a través de este diálogo con los accidentes, voy descubriendo a la imagen.

EM: ¿Qué caracteriza sus obras?

SS: En cuanto a la escultura trabajo mucho con cartapesta, con tallado de algunos materiales blandos y hago objetos, siempre con la idea de representar a este personaje que se llama Danilo, hago algunos objetos que son para el interior y otros que son para el exterior, en diferentes escalas. Como características, así generales, me parece que tiene que ver con la saturación del color, que genera vitalidad y genera alegría. Eso me dice la gente que siente cuando puede ver mis trabajos, lo cual me satisface muchísimo porque fue una de las intenciones iniciales.  Me parece que está re bueno poder hacer algún aporte desde este lugar, poder llegar al otro.

EM: ¿Cuál de sus obras es la favorita?

SS: Más que pinturas favoritas yo siento que hay trabajos que han sido muy significativos para mí en el momento que los hice y que si bien pasan los años, sigo sintiendo que no tienen fecha de vencimiento. Por ejemplo, hay una pintura que la hice cuando me enteré de que iba a ser padre, lleva el nombre de mi hija, “Sofía”. A esa pintura la sigo viendo y me evoca la sensación que tuve de extrema felicidad al enterarme que venía mi hija en camino.

EM: Con respecto a la escultura que se encuentra en la rotonda de la estación de servicios YPF en Villa Allende ¿A qué se debe la elección de pájaros?

SS: Se intentaba darle la bienvenida a la gente que llegara a la ciudad. He recibido comentarios de padres de chicos que vienen en colectivo, que (como están a una altura más alta del nivel del piso) cuando están llegando a Villa Allende esperan encontrarse con los pájaros. Los comentarios que llegan son hermosos. Un día fui a sacar fotos de la rotonda y me llevé la sorpresa que algunos pájaros habían anidado adentro de las culturas, así que era muy bonito ver a un pájaro dentro del gran pájaro.

EM: ¿Qué representan las aves?

SS: Bueno, en términos generales a la gente que le he preguntado me responde que genera libertad por el solo hecho de que pueden volar y por eso acceder al cielo y direccionar su vuelo, también creo que representa el contacto entre la tierra y el cielo. Las aves que representé -que son las aves zancudas- en muchos casos transitan entre lo terrenal, lo acuático y lo celestial. Lo que yo intento hacer es una modesta aproximación a la naturaleza y remotamente creo, poder representarlas sin aproximarme a la belleza que puedo encontrar en los pájaros o en los peces y en el mundo, en este universo submarino que hay, ya que es fastuosa la posibilidad cromática y de texturas que uno encuentra abajo.

Anuncios

EL MILENIO

[elmilenio.info] Sitio Web de Noticias – Director: Guillermo E. Risso – Propietario: Fundación Josefina Valli de Risso - Domicilio de la publicación: Crucero General Belgrano, b° Los Talitas – Unquillo – Tel: 03543 480349 [Copyright Ⓒ 2017 Fundación Josefina Valli de Risso]

Otras noticias de elmilenio.info

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Conectate con Sierras Chicas
A %d blogueros les gusta esto: