Anuncios

El milenio

10 años conectando Sierras Chicas

Alumnos de Unquillo realizan una casa sustentable

Alumnos de Unquillo realizaron una casita sustentable, la cual fue fabricada con botellas de plástico y adobe.


Por Francisco Del Río | periodico@elmilenio.info


Alumnos de la ciudad de Unquillo realizaron una casita sustentable, la cual fue fabricada con botellas de plástico y adobe. La persona que encabezó el proyecto, Mabel Castellanos, afirma que los niños que realizaron el proyecto, aprendieron muchas cosas, desde googlear hasta “la temida” matemática.

Se trata de un proyecto que fue elogiado, ya que el cuidado del medio ambiente se comienza en la niñez, con ejemplos tan simples como esperar a encontrarse con un tacho de basura para tirar un residuo.

Además, el proyecto fue encabezado por la salita “C” de 5 años, del jardín del Instituto Nuestra Señora de las Mercedes, ubicado en la ciudad de los artistas.

También, los alumnos lograron aprender a través de esto el manejo de lo que llamaron desde la institución educativa como las “Tres R”; reducir, reciclar y reutilizar.

El proyecto llamado “Vida sustentable por un planeta mejor” consiste anualmente en realizar algún beneficio para el mundo, como reducir, reciclar, reutilizar.

Las redes sociales fueron fundamentales para el crecimiento del proyecto. En este sentido, la docente transmitió a sus alumnos la importancia que tienen las redes sociales para dar a conocer un proyecto de estas características. El proyecto también tuvo el aporte de un padre, que es constructor y ya había construido casas sustentables.

Castellanos explicó a Día a Día que el proceso de realización de la vivienda, fue igual a la de cualquier casa, ya que querían que fuera segura, contando con cimientos, columnas y luego las paredes que fueron realizadas con ecobloques y ecoladrillos. El techo se realizó con cañas y chapa para finalmente transformarlo en un techo vivo.


Una docente comprometida con el ambiente

Mabel aprecia la participación de los pequeños y la responsabilidad con la construcción: “El interés por colaborar, las ganas de concretar algo que sólo parecía una idea. De una buena experiencia, se logró un aprendizaje significativo; cómo será la motivación que tenían, que hasta un libro de construcción me trajeron un día”, cuenta la maestra, que está convencida de la importancia de estas estrategias para proteger el planeta.

“Me alienta la idea de que se conviertan en agentes de transformación del ambiente a través de lo que después cuenten en sus casas. Quizás ‘contagien’ a otros o ellos mismos inicien, en el futuro, sus construcciones sustentables que modificarán el paisaje”, agregó.

Anuncios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: