Anuncios

El milenio

10 años conectando Sierras Chicas

Ajedrez a la China

Un juego popular se adueña de las calles y plazas de las ciudades chinas. Deriva del Chaturanga, antiguo juego indio que antecede al ajedrez.


Por Andrés Melano | periodico@elmilenio.info


China se convirtió en los últimos años en uno de los países más temibles en las Olimpíadas de Ajedrez, que congregan a jugadores de más de 150 nacionalidades. Esto se debe a qué ganaron las últimas tres femeninas y obtuvieron podio en las últimas tres absolutas. Asimismo, en el ranking absoluto de octubre de la Federación Internacional de Ajedrez encontramos a tres jugadores chinos, dentro de los veinte mejores. Sumado a que, las líderes del ranking femenino son Hou Yifan y Ju Wenjun, ambas de esa nacionalidad.

Sin embargo, el juego más popular no es el “ajedrez internacional”, sino más bien el “Ajedrez Chino” (象棋/Xiàngqí). En las plazas centrales de Beijing (capital política) y Shanghai (capital financiera), jóvenes y adultos se concentran a practicar este juego que deriva del Chaturanga, antiguo juego indio que  antecede al ajedrez.

Oficinistas comparten unos refrescos y disputan un juego en la Plaza del Pueblo, dentro del centro administrativo de Shanghai.

Cabe destacar, que en los primeros días de julio estas ciudades, rodeadas de cemento, se convierten en una verdadera caldera, con temperaturas que superan los 40° y un cielo enrarecido por los altos niveles de contaminación, producidos por el vertiginoso crecimiento industrial, que posiciona a este país como la segunda potencia económica a nivel mundial.


Mayor información sobre el juego: http://www.chinoesfera.com/inxianzai.php?id=164


Máxima concentración en una partida cronometrada por tiempo.

No obstante, el clima no es un impedimento para los amantes de este juego, que pueden pasar toda una tarde concentrados sobre un tablero con 10 líneas horizontales y 9 verticales. Donde se producirá la batalla para ver quién cruza el río (línea que divide el tablero en dos), para luego encerrar al general o rey enemigo, tal como sucede en el ajedrez internacional. Incluso, en algunos casos, utilizan el conocido reloj digital para que la partida termine en un determinado periodo de tiempo.

Las piezas son negras y rojas y se dividen en: general, oficiales, elefantes, carro de guerra, cañón y los soldados. El primero que mueve es el jugador con las piezas rojas y al igual que en el ajedrez internacional, el juego termina cuando un jugador captura el general contrario.

Adultos mayores jugando en la vereda de un barrio de Beijing.

Durante la contienda, se produce una comunión entre la paciencia, el silencio, la expresividad y la exaltación de los participantes y el público. Debido a que, alrededor de la misma se ubican futuros contendientes y curiosos que cada tanto opinan sobre las mejores alternativas y sobre lo que debió haber movido cada uno de los jugadores.

Al fin y al cabo, éstas ciudades, la cultura china y su gente de a pie, tienen un poco de todo eso. El ruido, la masividad de sus calles y sus rascacielos se funden con la armonía y el conocimiento de una civilización milenaria de la que queda mucho por aprender.

Anuncios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: