Anuncios

El milenio

10 años conectando Sierras Chicas

Río Ceballos buscará darle a la discapacidad el espacio que necesita

La discapacidad y el desarrollo social continúan siendo algunas de las temáticas más preocupantes y con menos resolución en la actualidad. Viviana Marx, encargada del Área de Discapacidad de Río Ceballos, dialogó con El Milenio acerca de las distintas propuestas y planes municipales en torno a esta realidad.


Por Ignacio Parisi | ignacioparisi@elmilenio.info

Colaboradores: Zoé Filipelli y Agustina Farías. 4°N IENM.

Felipe Sánchez Díaz y Facundo Ruiz. 4°B IMVA


Obesidad, ceguera, discapacidades motrices, son solo algunas de las dificultades que cientos de personas afrontan día a día en Sierras Chicas. Todo esto, ante estructuras cotidianas que no se encuentran preparadas, ni se acercan a contemplar los problemas que implican para esos ciudadanos el simple hecho de movilizarse en la calle.

Río Ceballos encara en estos meses la iniciativa de una nueva área específica, destinada a las personas con discapacidades. La misma tiene al frente a Viviana Marx, una profesional con amplia experiencia en la Dirección de Salud del municipio, quien afirma que esta área se convertirá oficialmente en dirección llegado el mes de diciembre.

El Milenio: ¿Qué espacios u organizaciones de contención y ayuda social existen en Río Ceballos que dependan de la municipalidad?

Viviana Marx: Tenemos los merenderos en los barrios, las postas sanitarias que funcionan también como centros sociales. Contamos con los centros vecinales, que trabajan en conjunto con el municipio, y desde allí son los vecinos los que nos informan acerca de las necesidades que tienen. También está el Área de Promoción Humana, que recepta muchos de los pedidos de los ciudadanos, y a esto le agregamos este nuevo sector destinado exclusivamente a discapacidad, que es un área de integración con tres ejes: discapacidad, adultos mayores, y obesidad.

También estamos buscándole un nombre distinto a cada sector, que no sea estigmatizante para las personas. Para ello realizamos un concurso con los colegios secundarios de Río Ceballos, con el objetivo de que se sienta como algo más propio y menos agresivo. Son ejes muy delicados los que trabajamos, y hay que tener mucho cuidado en cómo nombrarlos.

EM: ¿Qué tareas o actividades se realizan en estos lugares?

VM: En los merenderos se brinda la comida de la media tarde, sumado al apoyo escolar y psicológico. En el área que estoy desarrollando, vamos a tratar de cubrir un hueco muy importante, que es la etapa en la que un alumno con determinada discapacidad termina sus estudios secundarios, tratando de dar respuesta a la incógnita de qué pasa cuando se termina ese espacio de contención; pretendemos que haya un lugar a donde pueda insertarse para continuar sus estudios o en el que también pueda formarse, porque no hay una sola escuela de oficios para discapacidad en todo Sierras Chicas.

Hay que pensar que los padres de estas personas también envejecen, y mientras son jóvenes los llevan y los traen, pero cuando tienen 60, 70 años, ¿quién va a hacerlo?. Actualmente las posibilidades para esos chicos son pocas, como por ejemplo terminar en alguna institución, o que se haga cargo otra parte de la familia y termine siendo como un mueble molesto. No tiene porqué terminar así, hay muchas cosas que podemos hacer.

EM: ¿Esta contención apunta sólo a las personas con discapacidad y en situación de vulnerabilidad o también a su entorno?

VM: Esta contención de la que hablamos es para ellos y para su entorno también. De hecho, tenemos los equipos de médicos comunitarios que se ocupan de ir a sus casas cuando hay un problema puntual. Hay mucha gente con inconvenientes, de toda índole, social, económico, y no busca ayuda. Entonces es nuestra tarea ir a buscarlos a ellos.

EM: ¿Cuántos espacios de desarrollo social hay, y en qué barrios se localizan?

VM: Los más importantes están en Barrio Los Vascos, en Barrio Parque, y Barrio Loza. También están las guarderías que nuclean niños de madres que no tienen el poder adquisitivo para mandarlos a un lugar donde los cuiden, y tienen que salir a trabajar. De hecho en estos espacios infantiles se les da de comer todos los días, es totalmente gratuito. Puntualmente en el eje de discapacidad tenemos a cuarenta chicos que concurren a la pileta Atlantis, además de participar en encuentros, eventos y torneos. Todo esto también es gratis, además de la comida, y el trasporte, por ejemplo.

EM: ¿Tienen alguna estimación de cuántas personas participan de las actividades, desde el merendero y la guardería hasta la pileta para personas con discapacidad?

VM: No, no hay un censo. Ahora estamos trabajando en conjunto con el nuevo Director de Centros Vecinales, Facundo Varea, para ver si podemos, desde los centros vecinales, salir a hacer un relevamiento. Hay muchísima gente que no sale, que está en su casa. En cuanto a personas con discapacidad yo conozco, a partir del trabajo que hago, a setenta personas, pero estoy segura de que hay mucha más gente en esa situación en Río Ceballos.

EM: ¿Encuentran personas que incluso son reacias a recibir ayuda en relación a la discapacidad?

VM: Sí. Yo siempre hago una pregunta ¿cuántas personas discapacitadas vemos en la calle cotidianamente? Pocas. Y sin embargo hay una gran cantidad. Esta es una sociedad en la que tenemos que sacarnos las caretas. Está muy lindo hablar de inclusión, pero mostremos. ¿Por qué tenemos vergüenza? Si no es un error, no es una falla, es una persona que es distinta, solo distinta, nada más.

EM: ¿Han podido detectar algún sector social o grupo de necesidades no atendidas por los espacios existentes?

VM: Sí, por eso este espacio nuevo que estamos creando. La obesidad está absolutamente abandonada, es como si no existiera, no la vemos. De hecho hace días falleció una chica de obesidad mórbida. Si vos tenés más de 200kg es porque nadie ayudó, los médicos, el Estado, la familia, nadie. Hay falta de información, de concientización. Hay que educar.

Anuncios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: