Anuncios

Cristian Andrada, kamikaze del jazz

El jazzista Cristian Andrada acerca de sus orígenes en la música, su relación con el género musical que domina y su vínculo con Sierras Chicas.

Por Mirco Sartore | mircosartore@elmilenio.info

Martín Lorenzatti, Lucas Quiroga y Franco Rosado. 4°A IMVA.

Pedro Pedernera y Francisco Zabala. 4°A IENM

Cristian Andrada se define como un músico ligado íntimamente al bajo y al contrabajo. Si bien durante su carrera ha pasado por diferentes géneros musicales, hoy se dedica al jazz.

El Milenio: ¿Desde  cuándo sos vecino de la región?

Cristian Andrada: Desde hace mucho tiempo. Vivo desde los cuatro años acá y ya tengo 38 años. Ahora me instalé en Villa Los Altos, Río Ceballos.

EM: ¿Cuándo te diste cuenta que querías tomar el camino de la música?

CA: Fue en la adolescencia, a los 13 o 14 años. Pero, siempre me gustó la música. No vengo de una familia orientada a ella; mi abuelo por ahí tocaba un poco la armónica, el violín, pero no  de manera profesional.

EM: ¿Qué instrumentos tocás?

CA: Toco el contrabajo, el bajo eléctrico, e informalmente el piano: me gusta estudiarlo, pero no tocarlo profesionalmente. No soy pianista en absoluto, yo soy contrabajista y bajista, sobre todo.

EM: ¿Qué géneros preferís interpretar actualmente?

CA: He pasado por muchos géneros musicales, pero actualmente me dedico exclusivamente al jazz. En mis principios, como todo joven, me gustaba mucho el rock, el funk y hubo un tiempo que estudiaba música clásica también. Pero luego elegí el camino del jazz.

EM: ¿Pertenecés a algún grupo actualmente?

CA: A varios. El jazz funciona de una forma distinta a lo que es el rock. Tengo mi grupo y grabo mi propia música, pero a veces me llaman de otros grupos, cuando falta algún contrabajo. Toco con alrededor de diez grupos. Somos una camada de músicos que tocamos algunos en un grupo y otros en otro. Hace diez años que estoy con estos grupos.

EM: ¿Qué le ha aportado a tu crecimiento musical el haber transitado por diferentes grupos a lo largo de los años?

CA: Bastante. En realidad yo soy profesor y doy clase en escuelas terciarias y siempre le recomiendo a los más jóvenes que traten de transitar por distintos géneros porque se así se aprende mucho. Transitar por el folklore te enseña más cosas que lo que te pueden enseñar otros géneros. Después, tenés que ver cuál es el género en el que querés profundizar. Siempre es conveniente profundizar en uno y no tocar diez géneros sin estudiarlos a fondo.

EM: ¿Tenés grabados discos a la fecha?

CA: Sí, hasta ahora grabé tres discos: uno en 2009, otro en 2012 y el último en 2015. Obviamente, a uno le gustaría grabar muchísimo más, pero cada vez es más caro hacerlo y, sobre todo, editarlos.

EM: ¿Se disfruta más el proceso de grabación y producción o las presentaciones del material en vivo? 

CA: Ambos, la verdad  sea dicha es que me gustan los dos. Disfruto de ambos procesos, me gusta tanto tocar el contrabajo en vivo como ir a grabar.

EM: ¿Dónde te presentás más frecuentemente?

CA: En Córdoba Capital. De vez en cuando, se me presentan oportunidades en otros eventos y festivales en otras provincias, pero generalmente suelo tocar en Córdoba.

EM: ¿Cómo incide en tu carrera vivir en las Sierras Chicas?

CA: En eso, creo que mis padres fueron unos visionarios, porque todos los músicos se vinieron a vivir a las Sierras Chicas después que nosotros nos mudásemos para acá (risas). Eso me sirve porque estoy más conectado con ellos, aunque me gustaría vivir en el centro de la ciudad de Córdoba, porque viajo de lunes a lunes para allá, a tocar. También se me ha cruzado por la cabeza ir a vivir a Buenos Aires , porque  allá la movida de jazz es mucho más grande que aquí, en Córdoba.

EM: ¿Cómo surgió tu inclinación por la docencia?

CA: Bueno, yo sólo llegué a ese lugar, o sea, se dio naturalmente. Una de las herramientas que uno usa para vivir, cuando es músico, es dar clases y yo doy clases desde los 19 o 20 años. Di clases en escuelas de música, escuelas privadas y ahora doy clases en una universidad: dicto una materia llamada Armonías y Composición.

EM: ¿Cuáles son tus mayores logros en tu carrera musical?

CA: Probablemente, haber grabado y editado mis discos sean mi mayor orgullo.

EM: ¿Alguna vez pensaste que llegarías hasta dónde estás hoy?

CA: Sí, claro. De chico siempre me hacía la idea de vivir de la música. Hacerlo ahora es algo que siempre quise y me gusta mucho.

EM: ¿Dónde estudiaste de chico para ser músico?

CA: Bueno, yo empecé con clases particulares de bajo eléctrico y también me enseñó un amigo de Río Ceballos, además de algunos profesores de la orquesta sinfónica de Córdoba.

EM: ¿Por qué te decidiste por el contrabajo?

CA: La verdad, todavía no sé. Tuve un profe de contrabajo muy bueno, Luis Pérez, que es alguien que me empujó a estudiar formalmente. El dirigía un coro aquí, en Río Ceballos. La verdad que cuando uno empieza a estudiar comienza un enamoramiento con el instrumento y esto te lleva a conocer a otros músicos y aprendés de ellos.

EM: ¿Nunca pensaste cambiar de género musical?

CA: No, no, nunca me traicionaría, después de todas las cosas que hice para llegar a donde estoy. Soy un kamikaze: tenía un trabajo cómodo, y podía seguir con la música clásica, con la cual se cobra muy bien, pero me metí en lugares muy raros, siempre por hacer lo que me gusta, que es el jazz. Jamás pensaría en cambiar de género musical. Es más, la gente que se va un tiempo y se va a tocar música con más rédito económico, vuelven arrepentidos, sienten que no es lo mismo que los motivó a tocar en un principio.

EM: ¿El jazz es uno sólo o podríamos decir que también hay un jazz cordobés?

CA: Creo que cuando uno estudia un instrumento, aprende un lenguaje. Yo vivo en Salsipuedes, entonces mi música obviamente va a estar influenciada por todo mi entorno, lo que no quiere decir que yo le meta un ritmo de  chacarera al jazz ni nada de eso, pero sí nos dice que no puedo tocar como si viviese en Nueva York y estuviese influenciado por su  ambiente.

En Buenos Aires, hay músicos que tocan desde hace más de veinte años y son realmente  originales y de una gran calidad. En Córdoba, estamos un pasito por detrás de ellos, pero no agachamos la cabeza. El jazz es un género bastante exigente, pero uno siempre escribe y toca desde donde está, desde lo que lo empapa a uno.

Anuncios

EL MILENIO

[elmilenio.info] Sitio Web de Noticias – Director: Guillermo E. Risso – Propietario: Fundación Josefina Valli de Risso - Domicilio de la publicación: Crucero General Belgrano, b° Los Talitas – Unquillo – Tel: 03543 480349 [Copyright Ⓒ 2017 Fundación Josefina Valli de Risso]

Otras noticias de elmilenio.info

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Conectate con Sierras Chicas
A %d blogueros les gusta esto: