El Milenio

Noticias de Sierras Chicas

Hackean y extorsionan a rioceballense

Ya no se trata de casos aislados, la ciberseguridad está en el ojo de la tormenta y la riocebellanse, Sofia Mangalavite, cuenta su problemática experiencia.

La rioceballense, Sofía Mangalavite vive en Málaga, España y  fue hackeada durante sus vacaciones en Unquillo. Su mail y su cuenta de Facebook fueron intervenidos por un extraño, y en entrevista con El Milenio cuenta su experiencia y aconseja de qué manera actuar en el ciberacoso.

Por Lucía Cardozo y Jerónimo Palacini del IMVA

Carlota Arrieta y Jazmín Corvalán del IENM |

periodico@elmilenio.info

[dropcap]L[/dropcap]os casos de invasión a la privacidad a través de la web se han multiplicado de manera exponencial en los últimos tiempos. Tal es así que, en el último año la argentina detecto 1,4 millones de hackeos y la Casa Rosada ahora está empeñada en invertir más de 20 millones de dólares en nuevos equipamientos para frenar y rechazar eventuales ciberataques.

La ciberseguridad se enfoca en la protección de la infraestructura computacional y todo lo relacionado con esta y, especialmente, en la información contenida en una computadora o circulante a través de las redes de computadoras.

Este tipo de delito es contemplado por el artículo 1 de la ley 25.326, el cual tiene por objeto la protección integral de los datos personales asentados en archivos, registros, bancos de datos, u otros medios técnicos de tratamiento de datos.

El Milenio: ¿Cómo te diste cuenta de que estaba siendo hackeada?

Sofía Mangalavite: Fue el mismo hacker el que se puso en contacto conmigo desde un perfil falso y me comento que me había hackeado diciéndome que tenía en posesión material comprometedor mío (fotos, mensajes, etcétera).

EM: ¿De qué manera fueron intervenidas son cuentas?

SM: El individuo utilizo una plataforma de sorteos de viajes para tener acceso a mi Facebook y como mi mail tenía la misma contraseña tuvo acceso también a mi mail. Le cambio las contraseñas a ambos y comenzó a extorsionarme diciéndome que si no le enseñaba mi cuerpo desnudo aunque sea por un minuto iba a publicar material personal mío, así como fotos o videos. Me amenazaba constantemente con que me iba a arruinar la vida, y que me iba a arrepentir si no le enseñaba mi cuerpo. También, al tener acceso a mi Facebook publicaba cosas en mi nombre.

EM: ¿Cuánto tiempo duró este hostigamiento? ¿Qué medida tomaste al respecto?

SM: Comenzó sobre las cinco y media de la tarde. Sobre las seis y media comenzó a llamarme, yo nunca contesté. Luego paró, y sobre las nueve de la noche volvió a lo mismo. Me llamaba, me escribía, me amenazaba, insultaba, etc. En primer momento acudí a mi madre, luego a la policía local y por ultimo a un contacto de la policía. Este me aconsejó que después de haber hecho las capturas de pantalla pertinentes, denuncie el perfil, adjuntando pruebas. Lo bloquee, elimine y cambie las contraseñas de todas las cuentas.

EM: ¿Qué cuentas te hackearon?

SM: Según el hacker todas mis cuentas (redes sociales, mail, banco) pero solo tuvo acceso real a mi Facebook y a mi mail.

EM: ¿Era alguien que conocías?

SM: Si, era un contacto de mi lista de amigos en Facebook.

EM: ¿Te extorsionó, o intimidó con algo más?  

SM: Si, decía tener acceso a todas mis fotos personales, videos y conversaciones. Me amenazaba con que  si no me mostraba desnuda en la cámara para él, subiría ese contenido a las redes y arruinaría mi vida.

EM: ¿Investigaste más sobre él y por qué te estaba hackeando?

SM: Intenté investigar todo lo que pude, supe que era de córdoba y que mi caso no era el único. Utilizaba perfiles de amigos para contactar con gente diciendo que participaba de un concurso, que lo apoyaran y cuando alguien de buena fe quería ayudar caía, y al hacer clic en un link que te pasaba tenía acceso a tu usuario y contraseña.

EM: ¿Lograste solucionar la situación? ¿Cómo fue el proceso?

SM: Logré recuperar mis cuentas, pero el hacker sigue dando vueltas, y ya ha vuelto a intentar hacerme caer tanto a mí como a muchas personas más. Hablé con la policía, su única solución fue poner una denuncia de robo a mis contraseñas. La policía no está preparada para nada relacionado a delincuencia de este tipo, la violación de la privacidad es algo en lo que deberían de tener instrucción. La única solución medianamente decente me la dio un contacto de la policía cibernética (novio de una amiga).

EM: ¿Crees que tu caso está relacionado con el hackeo masivo?

SM: No sé si estará relacionado pero sé que ese mismo día hackearon a unas 5 chicas más. Uno de los perfiles hackeados está siendo utilizado para «contratar modelos para boliches del Chateau». Hay que tener cuidado.

«La policía no está preparada para nada relacionado a delincuencia de este tipo, la violación de la privacidad es algo en lo que deberían de tener instrucción».

EM: ¿Con tu experiencia que recomendarías para evitar ser hackeada?

SM: Como principal medida tener contraseñas diferentes para cada cuenta, mezclando mayúsculas, minúsculas y números. Por otra parte no fiarse de los enlaces que se comparten tanto públicamente como por privado.

EM: ¿Cómo tendría que actuar una persona en caso de ser hackeada?

SM: Como primera instancia contarlo a los padres, o algún adulto cercano y de confianza. Bajo ningún concepto enviarle fotos o videos al hacker. Por regla general no suelen tener acceso a tus fotos o a la nube, dicen que sí, pero suelen ser amenazas. Importante, sacar capturas de pantallas de todo, que aparezca la dirección completa del perfil del agresor y denunciarlo en la fiscalía de turno.