La región Salud Sociedad

Un abanico de comidas

La merienda escolar es para muchos padres un dolor de cabeza pero los kioscos saludables comienzan de a poco a ser una realidad.

La merienda escolar es para muchos padres un dolor de cabeza, pero los kioscos saludables comienzan de a poco a ser una realidad.


Por Amira López Giménez

amiralopez@elmilenio.info

KIOSKO DE COMIDA SALUDABLE

REGIONAL – Los kioscos saludables son una tendencia cada vez más fuertes en las serranías de Córdoba. La idea fundamental de esta iniciativa es la ampliación de la oferta alimenticia en las cantinas escolares apostando por una verdadera nutrición y fomentando el consumo de alimentos con menos calorías.

Desde agosto de 2013 el gobierno provincial apeló por resoluciones que encaminaron a los kioscos saludables como herramientas para promover la educación alimentaria. Pero, más allá de las decisiones gubernamentales, las comunidades educativas de las viñas serranas junto a sus familias vienen apostando desde hace unos años por una sana alimentación para los niños.

Según los documentos de la 57ª Asamblea Mundial de la Salud es fundamental que se “promuevan las iniciativas encaminadas a aplicar esta estrategia con el fin de aumentar la disponibilidad de alimentos saludables, alentar los regímenes alimentarios sanos, y promover la comercialización responsable con objeto de disminuir el impacto de alimentos ricos en grasas (…)”.

Kioscos saludables en Chile

Asimismo, la escolaridad con conciencia alimenticia nace desde los estudios nutricionales que evidencian los resultados negativos de una mala provisión de comidas. Efectivamente, los productos pueden constituirse en factores de riesgo para el desarrollo de Enfermedades No Transmisibles como Cardiovasculares, Hipertensión, Cerebrovasculares, Diabetes, Sobrepeso, Obesidad, entre otros.

La ingesta de algunos nutrientes como calorías, sodio, grasas saturadas, trans y azúcares libres aumentan la aparición de estos trastornos físicos.

Un dato no menor lo proporciona el registro epidemiológico del 2009 de la provincia cordobesa que apunta a más de la mitad de las muertes anuales con causas cardiovasculares y cancerígenas ocasionadas por las comidas.

En promedio, el 19% de los cánceres tubo digestivos, el 11% de las enfermedades cardiovasculares y el 31% de enfermedades coronarias son provocadas por la ausencia de frutas y verduras en las comidas cotidianas.

Para comer y disfrutar en las sierras

Según el boletín oficial de la provincia que data del año 2013, se entiende como cantina saludable a: “puesto, recinto, local o establecimiento que han ampliado su venta a alimentos saludables y limitan la venta de productos no saludables, que estén en el mercado o se introduzca al mismo, permitiendo de esta manera a la comunidad educativa acceder a una alimentación más variada y saludable”.

Otro dato curioso del estatuto legislativo  es que la normativa de las llamadas cantinas saludables también rigen para los negocios “peri-domiciliarios”, es decir, los establecimientos cercanos a las escuelas.

Para que un kiosco sea considerado saludable debe incorporar como mínimo 10 alimentos nutritivos para las meriendas. De esta manera, los propietarios que cuenten con heladera, podrán vender agua envasada, yogures, frutas, ensaladas, gelatinas, leches, postres lácteos, sandwich de carne magra o de queso semi magro con verduras como zanahorias o lechugas, huevos duros, jugos naturales o licuados sin agregados de azúcar.

En el caso de cantinas escolares sin heladera la oferta se puede complementar con barras de cereales, frutas frescas, secas o deshidratadas, cereales, galletas dulces pero sin rellenos ni coberturas, semillas, entre otros alimentos, siempre y cuando no superen los 10 gramos de azúcar por porción.

Por su parte, en Sierras Chicas existen pocos registros de escuelas que proporcionen este tipo de servicios. Hasta ahora, una de las referentes es la escuela Bernardino Rivadavia en Río Ceballos que lleva adelante al “Kiosco saludable”.

Sin embargo, este proyecto fue iniciado por la propia institución que contó con la colaboración de nutricionistas de los centros de salud de la ciudad y de la universidad de Córdoba. Además son los propios alumnos los que llevan la contabilidad de los emprendimientos y los padres y madres aportan con alimentos caseros, según contó Ivana Benavidez a medios locales.

“Estamos muy contentos de contar con un kiosco saludable por segundo año consecutivo en la escuela. Es un tema que venimos trabajando hace varios años asesorados por el Lic. Ángel Heredia quien trabaja en los centro de salud de Río Ceballos y también forma parte de los médicos comunitarios”, afirmó Benavidez.

Además especificó que el proyecto es complementado con talleres que ellos mismos brindan a los padres para enseñarles sobre alimentación saludable en los hogares.

Periódico El Milenio y la página web www.elmilenio.info son un Proyecto Comunicativo Escolar de la FUNDACION JOSEFINA VALLI DE RISSO, que gira con el nombre de fantasía Instituto Educativo Nuevo Milenio e Instituto Milenio Villa Allende.

0 comments on “Un abanico de comidas

Dejá un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: