Destacadas

Entre dos realidades

Darío Castro es el Jefe de los enfermeros del Hospital Provincial de la ciudad de Unquillo, pero cuando se saca al ambo su pasión por los fierros hace rugir los motores. En una entrevista imperdible con El Milenio, cuenta como hace para convivir con dos realidades tan diferentes: la medicina y el automovilismo

Darío Castro es el Jefe de los enfermeros del Hospital Provincial de la ciudad de Unquillo, pero cuando se saca al ambo su pasión por los fierros hace rugir los motores. En una entrevista imperdible con El Milenio, cuenta como hace para convivir con dos realidades tan diferentes: la medicina y el automovilismo.

unnamed-5


Por Redacción El Milenio | periodico@elmilenio.info

Colaboración: Francisco Del Río, Santiago Cattani, Juan Huspenina y Mauricio Bouchet.

El Milenio: ¿Cuál fue tu influencia para empezar a competir?

Darío Castro: Todos sabemos que Argentina es un país muy fierrero, por lo que hay muchos jóvenes, que desde pequeños su sueño es subirse a un auto y manejar. Yo desde muy chico sigo el rally, siempre quise subirme a un auto y manejarlo, y bueno con el pasar del tiempo un día decidimos armar uno. Se trata de un auto que se hizo en Unquillo, podemos decir que es casero. Es decir, se compró un auto, se desarmó todo y se hizo todo desde cero. Así fue que junto a mi equipo debutamos el 3 de diciembre de 2011, justo para mi cumpleaños y ahí arranco todo.

EM: ¿Qué edad tenías Darío cuando arrancaste en el 2011?

DC: Yo tenía 30 más o menos, podría creerse que empezar a los 30 años es tarde, pero es algo que lleva mucha plata, mucho tiempo y en ese momento no la tenía, pero ahora debido a mi trabajo me ha permitido poder comenzar a armar este auto. Además, siempre trabaje y estudie, soy Licenciado en Enfermería.

Se trata de un deporte amateur donde tenés muy poco apoyo, por eso es un auto que se arma acá y nosotros le hacemos todo, por eso también es un orgullo para nosotros.

espera hospital

EM: ¿Cuál es tu mayor logro compitiendo?

DC: Tenemos tres subcampeonatos y un campeonato del año pasado. Dentro de todo nos ha ido bien desde que empezamos y siempre estuvimos muy cerquita, pero no se nos daba hasta el año pasado que salimos campeones.

EM: ¿En cuál categoría competís? ¿Siempre estuviste en esa categoría?

DC: La categoría se llama A5 que va desde los 1.100 cc hasta los 1.500 cc. Siempre estuve en esa clase, por ejemplo nosotros corremos con un 1.300cc. Pero este año tenemos ganas de cambiarlo, aunque es un buen gasto de dinero y tenemos otras preocupaciones.

EM: ¿Quiénes fueron los que te ayudaron a arrancar a correr?

DC: Por ejemplo, para el armado del auto siempre estuve con Juan, mi mano derecha, aunque al principio nos ayudó un amigo. También tenemos un mecánico conocido que cuando se nos ata la rama se lo llevamos, sino hacemos todo nosotros dos y por ahí un vecino nos da la mano. Esto es todo a pulmón, es un hobby caro y nosotros no tenemos como se dice para tirar manteca al techo, pero tenemos muchos conocidos del ambiente de la carrera que cuando necesitamos algo nos brindan ayuda.

unnamed-6

EM: ¿tienen sponsors?

DC: Al principio teníamos sponsors, después con el tiempo los fuimos sacando porque no tenemos tiempo para cobrarlos ya que nos hacían renegar para recibir la paga.

EM: ¿Estuviste en alguna otra categoría además de la A5?

DC: La única categoría que corrí es la actual, para pasar de categoría hay que cambiar el auto y no teníamos el dinero este año estamos viendo de cambiarlo.

EM: ¿Dónde se corre la categoría A5?

DC: Nosotros corremos en la zona norte, por la región de Santiago del Estero, aunque en Córdoba se realizan competiciones zonales de menor importancia y más caras que la que corremos actualmente.

EM: ¿tienen algún lugar para entrenar en Sierras Chicas?

DC: Ese es un gran problema de la región porque no tenemos muchos espacios para probar el auto, hay calles de tierras, pero los mismos vecinos se quejan. En varias oportunidades hemos pedido el circuito de Los Talitas y no nos lo han dado, también probamos en el camino de San José que en la actualidad lo han llenado de lomadas.

La verdad es que no tenemos ningún lugar privado para probar, es muy complicado ya que no podemos salir a la calle porque no tenemos seguridad. Además, hay muchos autos que compiten en Unquillo en otras categorías y no ninguno tiene un lugar. Lo más cerca es Colonia Caroya, ese circuito es como pista pero de tierra y es otra la preparación para correr en esta categoría.

EM: ¿Qué parte ocupa el automovilismo en tu vida?

DC: Ocupa un lugar importante porque realmente si esto no te gusta no lo podes hacer, porque con todo el esfuerzo que le ponemos te tiene que gustar realmente. Este año nos hemos apartado un poco, ya que tenemos prioridades, ya que este es un hobby y ninguno de nosotros vive de esto. Si se nos complica con el trabajo priorizamos el trabajo.

EM: ¿Alguna meta para el futuro?

DC: Particularmente estoy más que satisfecho porque armamos ese auto para sacarnos un gusto y nunca pensamos que íbamos a llegar adonde llegamos, aunque el objetivo nuestro era ganar. Finalmente se nos fue, pero estuvimos muy cerca hasta durante el último año, en el 2015, se nos dio.

NM: Para concluir, una pregunta sobre tu profesión: ¿Por qué elegiste la enfermería?

DC: Porque la medicina a mí siempre me apasionó. Hice primero el ingreso a la carrera de medicina, pero no se dio, por lo que seguí con enfermería. Egresé en el 2004, y arranqué a ejercer como profesional al año siguiente hasta la actualidad.

En pleno crecimiento

715x402_lib071215-050f01

Darío Castro menciona a El Milenio algunos logros de este “hobby” que tanto le apasiona: En el 2012 empezamos el campeonato desde cero y salimos segundo, en el 2013 también y en el 2014 veníamos ganando, se rompe el auto y perdimos la competición. Pero en el año 2015 salimos campeones, mientras que este año de las 8 o 9 carreras, el auto no se quedó ninguna vez y eso es algo importante para nosotros porque aparte somos los que preparamos los vehículos.

Periódico El Milenio y la página web www.elmilenio.info son un Proyecto Comunicativo Escolar de la FUNDACION JOSEFINA VALLI DE RISSO, que gira con el nombre de fantasía Instituto Educativo Nuevo Milenio e Instituto Milenio Villa Allende.

0 comments on “Entre dos realidades

Dejá un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: