Lucas Figueroa es el encargado de una de las áreas más sensibles de un municipio: la salud. Desde su cargo como Director de Promoción Ciudadana, el doctor apunta a mejorar la cobertura y accesibilidad del servicio en Salsipuedes, desde una mirada sociocomunitaria. Enfermedades crónicas no contagiosas, atención materno-infantil y consulta especial para los adolescentes son algunos de los puntos más importantes de su gestión hasta ahora.

Colaboración:

Gaspar Almanza y Francisco Sorkin

Instituto Milenio Villa Allende

Sol Fornoni y Julieta Tallone

Instituto Educativo Nuevo Milenio


Médico especializado en Medicina general, familiar y de la comunidad, con un posgrado en Gestión y evaluación en servicios de salud, Lucas Figueroa fue convocado el año pasado por el nuevo intendente Marcelo Bustos para encabezar la Dirección de Promoción Ciudadana, que incluye las áreas de Salud (a cargo de él mismo) y Desarrollo Social (a cargo de Alicia Avalle).

La decisión obedeció en parte a la amplia trayectoria de Figueroa en la región (ocupó el cargo de Secretario de Salud en Villa Allende durante la gestión de Héctor Colombo y también ha trabajado en el Hospital Arturo Illia de La Calera, así como en el Ministerio de Salud de la Nación), así como a su “mirada comunitaria” sobre la salud.

Queremos que el servicio no esté en una actitud pasiva a la espera de la demanda, sino también que salga en busca de personas que a veces no están culturalmente acostumbradas a usarlo o lo desconocen. No pensamos en un paradigma meramente asistencialista, sino también en promover el desarrollo comunitario y social. Tanto la salud como la enfermedad son procesos, no estados. Uno no pasa de un estado sano a un estado enfermo de golpe, hay un camino que se recorre y hay factores sociocomunitarios que intervienen en él. La salud es un equilibrio que se construye todos los días”, explicó el doctor y aseguró que se siente acompañado en su visión por parte del Ejecutivo.

Diagnóstico

Siendo vecino actual de Mendiolaza, la primera tarea que encaró Figueroa fue realizar un «relevamiento de las necesidades sanitarias y sociales de la comunidad de Salsipuedes«, con el objetivo de garantizar la cobertura y accesibilidad del servicio para toda la comunidad.

Actualmente en Salsipuedes existen tres centros de salud: el Centro de Atención Primaria de la Salud Dr. Ostrovsky (CAPS), ubicado a una cuadra de la Municipalidad, el Centro Integrador Comunitario (CIC) de barrio El Talita y el último en El Pueblito (con el proyecto actual de crear un nuevo centro de salud en barrio Cerro del Sol). Los tres cuentan con la atención de médicos generalistas, enfermería, vacunatorio, odontología, servicios de salud mental, asistencia social y nutricionista. El centro de El Pueblito atiende mañana y tarde, el CIC de El Talita sólo mañana y el central mantiene una guardia las 24 horas y además suma especialidades y métodos de estudio complementarios.

Como explicó Figueroa, «ningún servicio tiene costo, es público y gratuito«, aunque aclaró que en el espacio del CIC funcionan otras especialidades, algunas de las cuales cobran por tratarse de profesionales que no tienen relación de dependencia con el municipio, como es el caso de ortodoncia.

«La salud es una demanda infinita. Si hoy decidiéramos hacer un hospital, mañana nos pedirían un tomógrafo, y luego terapia intensiva. Nuestra misión a nivel municipio es garantizar la cobertura y accesibilidad de la comunidad a la salud en el marco de la atención primaria«, aclaró Figueroa aunque añadió que muchas veces las derivaciones se complican por el estado inconcluso del Hospital Provincial de Unquillo, centro de referencia para el corredor sanitario Sierras Chicas.

El equipo de la Dirección tiene alrededor de 50 integrantes, de los cuales, señaló Figueroa, un 80% se ha mantenido con respecto a la gestión anterior. «Recibí una dirección muy ordenada, con buen compromiso por parte del personal. Hemos incorporado servicios que nos parecían necesarios pero hemos respetado la trayectoria de los colegas«, afirmó.

Puntos claves

Dentro de las innovaciones y refuerzos que ha introducido la nueva gestión se puede mencionar el servicio gratuito de análisis de laboratorio, implementado en febrero, con una bioquímica que hace las extracciones en el CAPS.

«También hemos implementado el servicio de enfermedades crónicas no contagiosas (obesidad, diabetes, hipertensión y tabaquismo) que se aborda no solamente desde lo asistencial, sino también desde la prevención y promoción del estilo de vida saludable. Venimos desarrollando un programa de actividades como la caminata saludable del otro día, que incluyó reparto de folletería y culminó con un almuerzo saludable», comentó el doctor.

Otro punto en el que hizo hincapié es el mejoramiento de la atención materno-infantil, reforzando el control del embarazo, el trabajo de pediatría y aumentando el acceso al servicio de gineco obstetricia, incorporando un profesional que realiza estudios de colposcopía y Papanicolaou, aumentando las horas de servicio y la oferta de turnos, así como a través de programas de reproducción sexual, asesoría en planificación familiar y detección de enfermedades de transmisión sexual, entre otros.

Finalmente, un programa que ya se venía ejecutando y que el gobierno actual decidió continuar es el «Consultorio amigo del adolescente«, un espacio que funciona una vez a la semana a cargo de un equipo interdisciplinario que recibe exclusivamente consultas de adolescentes y jóvenes, y a su vez, interactúa en escuelas y otros espacios formales e informales donde se reúne este sector de la población.