Anuncios

El milenio

10 años conectando Sierras Chicas

Los comedores sociales, lejos de la extinción

Los comedores comunitarios son fenómeno social, político y alimentario de la Argentina durante los últimos treinta años, y Sierras Chicas no fue la excepción, por lo que son decenas los que se encuentran desparramados en las distintas ciudades del cordón serrano. A pesar de que existen muy pocas estadísticas por parte de organismos oficiales de la región, estudios exigen una mayor inversión por parte del Estado.

Comedores
Lo comedores comunitarios argentino se constituyeron como una política nacional para suplir el déficit alimentario de los sectores más pobres de la población. El aumento de la desigualdad hizo que los mismos no solo persistan al paso del tiempo, sino que se multipliquen.

Por Redacción El Milenio | periodico@elmilenio.info

Cada año se registran más comedores sociales a lo largo y ancho de Argentina, y esta es una tendencia reflejada por estudios realizados tanto por organismos oficiales como privados. Es que si bien después de la recordada crisis que se registró en el 2001 existió una recuperación económica, la pobreza estructural y los problemas nutricionales persistentes sostienen la necesidad de la alimentación escolar.

Por esto mismo, se fue dando año tras año, el aumento de la inversión pública en las políticas sociales y educativas, lo que habilitó un incremento continuo del desayuno, una comida muy relevante para el aprendizaje. La expansión del nivel inicial y la ampliación de la jornada escolar en el nivel primario también requirieron el aumento de los servicios alimentarios.

En Sierras Chicas los comedores escolares que dependen de las provincias presentan gran heterogeneidad en la calidad de sus prestaciones. Aunque “La inversión es insuficiente, la asignación no se basa en criterios objetivos y la administración suele caer en los directores sobrecargándolos y dejándoles poco tiempo para tareas pedagógicas. Además, se desaprovecha el momento de la comida como espacio pedagógico”, asegura un informe del CIPPEC sobre la región.

Panorama nacional

De acuerdo a datos de CIPPEC (Centro de Implementación de Políticas Públicas para la Equidad y el Crecimiento) y CEPEA (Centro de Implementación de Políticas Públicas para la Equidad y el Crecimiento), en Argentina la incidencia de la malnutrición se extiende entre los niños y niñas en edad escolar: aunque la desnutrición aguda está por debajo del 5%, el sobrepeso y la obesidad están mucho más extendidos (34,5% de los niños de 13 a 15 años presenta sobrepeso).

En este contexto, los servicios alimentarios escolares se perfilan como un espacio de enorme potencial para mejorar la nutrición infantil y promover hábitos alimentarios más saludables. Según últimos datos disponibles, el 52% de los alumnos de escuelas estatales (4,6 millones de niños) desayunan o meriendan en la escuela, mientras que 22% almuerza (1,5 millones de niños).

De acuerdo a los centros de investigación, “la ruta estratégica hacia una política federal de servicios alimentarios escolares incluye un aumento de las partidas presupuestarias, un mayor involucramiento de Nación, el fortalecimiento del rol pedagógico del espacio de comedor escolar y la superación de desafíos de coordinación. Pero precisamente porque es una ruta complicada, y por el destino al que lleva, es necesario empezar a transitarla cuanto antes”.

Lee esta nota en la versión impresa del Periódico El milenio 

Panorama provincial, PAICor con reducción de presupuesto

El Programa de Asistencia Integral de Córdoba, que tiene como objetivo primordial contribuir a la inclusión a través de la asistencia alimentaria empezó a experimentar una reducción en su presupuesto, lo que afectaría a miles de personas que reciben día a día sus raciones de comida.

En esta línea, desde la Provincia argumentan que el programa es sólo para estudiantes de bajos recursos, por lo que los padres deben acreditar su condición de “pobres” y sólo así, en algunos casos, pueden volver a gozar de dicho beneficio.

De acuerdo a un vocero de este programa, “El PAICor es para menores de 18 años que pertenezcan a grupos familiares que están bajo la línea de pobreza”. Además agregó que “en realidad no se toma sólo un monto específico de ingresos, sino que eso se decide por el Sistema de Identificación Nacional Tributario y Social, que a través de un entrecruzamiento de datos ayuda a identificar a quienes están en condiciones de acceder al beneficio. Aunque lo que determine el Sintys es revisado por la Dirección Provincial de Estadísticas y Censos, que analiza otras variantes de cada caso particular”.

En Sierras Chicas

Ya son muchas las escuelas públicas de Sierras Chicas que tuvieron que comunicarles a los padres que este año se revisó la lista de alumnos que se benefician con el PAICor, para privilegiar a los que tienen una situación económica más complicada.

Si bien la desconformidad fue amplia en los centros educativos del cordón serrano, La Voz del Interior pudo comunicarse con la Escuela Pablo Rueda de la localidad de La Granja, donde dicha disposición excluyó del beneficio a 148 de 247 alumnos. “Ese caso ya fue noticia porque los padres resolvieron presentar ante la Justicia un recurso de amparo para que se suspenda ese recorte”, menciona el medio cordobés.

Por su lado, La Voz también se comunicó con el establecimiento educativo Reverendo Padre Gastón Vergonjeanne, de Villa Allende. Desde la institución le informaron que hasta el año pasado recibían 300 raciones por día. Mientras que este año, el padrón de beneficiarios se redujo a 200. “Las autoridades del establecimiento indicaron que los padres al principio protestaron, pero que, al no haber opción, comenzaron a enviar a los chicos con viandas”.

 

Anuncios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: