fbpx
Anuncios
Espacio publicitario

Paralizada

Desde el año 2012 se espera la concreción del proyecto de la casa-clínica con techo verde en Río Ceballos. La escasez de recursos económicos impide su continuación.

proyecto clinica


Por María Emilia Soria | emiliasoria@elmilenio.info

Colaboración: Marco Del Pino y Matías Molina. 4° A IENM

Hace 4 años atrás, en marzo de 2012, se había anunciado la construcción de una casa-clínica en la ciudad de Río Ceballos, que no pudo concretarse. La misma iba a estar ubicada en la calle Ciudad de la Banda 76, en barrio Villa Corema.

Se trató de un proyecto que iba de la mano del médico holista Edgardo Domínguez, quien había ideado la construcción de una clínica, si bien privada, con una arquitectura diferente, puesto que se iba a realizar eco-sustentable.

Esta iniciativa se inscribe dentro de lo que se denomina “arquitectura sustentable”, llevada a cabo por arquitectos especialistas en bioclimática.

En este caso, la clínica sería la primera con terraza verde en la provincia. Y cuyo diseño estuvo a cargo del arquitecto Edgardo Suárez, uno de los máximos representantes en Córdoba, y su principal mentor.

En su momento, Suárez comentó a El Milenio: “Sería bueno edificar casas pequeñas, enterradas, que ahorren energía y que generen recursos para la gente vivirá allí. Esta zona (Río Ceballos) debería ser la que más trabaje para cuidar su ambiente, porque encierra un ecosistema para proteger”.

Irónicamente, en la actualidad, Río Ceballos desde 2015 es una de las ciudades de Sierras Chicas que más auge tuvo en la promoción de las construcciones ecológicas. Quizás con algunas variables a la propuesta de esta clínica, pero ecológicas en fin.

Sin recursos económicos

Consultado por El Milenio, Suárez explicó que el proyecto de la casa-clínica no pudo concretarse debido a la falta de recurso económico, porque el futuro dueño – Edgardo Domínguez- no cuenta a la fecha con el dinero suficiente.

Sin embargo, el arquitecto aseguró que el proyecto sigue en pie y que a futuro busca concretarse.

Por un lado, hay una necesidad evidente de servicios de salud en la ciudad y la región, por lo cual una clínica sería sumamente productiva a la población. Y por otro, sería una inspiración para futuras construcciones.

Ecosustentable

Según Suárez, respecto a los costos “no hay diferencia entre la cubierta vegetal y otra cobertura, como las tejas. Más si tenemos en cuenta que sus beneficios son mayores”.

Para poder llevar a cabo la construcción de techo verde hay que resolver tres problemas: el peso, porque los sistemas de cubiertas son más pesados que los sistemas comunes; la aislación hidráulica para que no entre el agua; y la barrera para las raíces de la vegetación.

A esto se le suma que se debe mantener la cobertura verde, y esto implica cortar el césped y regarlo, porque se trata de especies vivas.

componenet

Bioconstrucción

La construcción natural, que emplea la técnica ancestral de adobe y la adecua a los diseños de estructuras actuales, es una opción cada vez más elegida por los vecinos a la hora de hacer sus casas.

La base de la casa ecológica consiste en la utilización de materiales que proporciona la naturaleza, evitando la compra de materia prima que encarece el proceso. Sólo se necesitan palos, cañas, paja, tierra, arcilla, arena y agua.

De esta manera, las personas que opten por el adobe, pueden hacerse su propia casa de manera sencilla, económica y con una estructura igual de fuerte que las construcciones convencionales de cemento.

La casa de adobe es autosustentable, ya que la mayoría se construye con un sistema de filtro de depuración de aguas negras, para evitar la contaminación de las napas. A su vez, el techo vivo permite recuperar el agua de lluvia, que es potable, y depositarla en una cisterna para el consumo del hogar.

casa ecologica

Salsipuedes, un ejemplo

Villa Sol es un barrio ecológico y modelo de Salsipuedes, el cual se encuentra emplazado sobre la E53. Aquí, las casas son construidas con materiales nobles que puedan volver a la naturaleza después de su vida útil.

En este sentido, vivir en este lugar tiene sus requisitos, por ejemplo es necesaria la integración de los entornos naturales al entorno social, preservación del ambiente, reciclar el líquido cloacal, ahorrar al extremo el agua, utilizar materiales naturales, como tierra cruda, piedras del lugar, paja y caña (éstas se cortan sin talar para reemplazar a la madera).

También caracteriza a San Miguel es que quien viva en este debe generar energías no convencionales, aunque está presente la alternativa de la energía eléctrica y del agua corriente. Pero existe una casa piloto y es un ejemplo a seguir, la cual está equipada para el calentamiento de agua por muchos métodos ecológicos, pero también tiene un calefón a gas para que nadie quede sometido a una doctrina.

Anuncios

Dejá un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: