[COLUMNA] Permitirles expresar sus miedos

miedos

Por Natalia Boffelli (Lic. En Psicopedagogía, MP 13-1567).

Todos los niños en diferentes etapas de desarrollo transitan por variedad de expresiones o sensaciones que los miedos les generan. Comprender que los miedos son expresiones saludables y de cada etapa, que se superan y que hay que acompañar dicho proceso de crecimiento a los fines de que no persistan, si no que se elaboren y disfruten los niños de estos logros y crecimiento, depende también de la postura del adulto que acompaña y como lo haga.

Las actitudes frente a estos episodios de padres y educadores o familiares de su entorno cumplen un papel importante para ayudar al desarrollo del niño, comprendiendo que los miedos son normales, necesitan expresarse y que se les preste atención, ya sea por acompañar su superación o por ser signos o manifestaciones de otras situaciones que el menor este transitando, lo cual puede ser un síntoma de un problema que requiera resolución urgente, como lo es el maltrato o situaciones de abuso.

No por ello el adulto debe sobreproteger o fantasear sino estar atento, dar explicaciones para que la fantasía y la realidad se comprendan y diferencien. Ofrecerles cariño, contención, comprensión, escucha y apoyo es nuestra labor. Así el niño se sentirá protegido, podrá ir comprendiendo con ayuda la diferencia entre la realidad y la fantasía, lo real de lo imaginario.

Los miedos son generados por situaciones vividas que pueden ser positivas, negativas o inducidas por el ambiente que los rodea.

Uno de los miedos más evidentes en la escuela es el miedo al abandono por la separación que genera las horas que se presentan sin la compañía de sus padres. Pueden aparecer miedos a la oscuridad, lo desconocido sean objetos o personas, a animales, a ruidos fuertes o extraños, a tormentas, a la muerte entre otros. Por ello es tan importante tener un referente que les genere confianza y comprensión para superarlos progresivamente.

Consejos:

  • Comprender sus miedos y no mentirle ni generar historias que puedan generar miedos como las inyecciones, fantasmas, famoso hombre de la bolsa entre otros.
  • No transmitirles miedos adultos al niño, el temor puede transferirse, aprender a no exagerar y a dar situaciones de confianza y seguridad en sí y en sus ambientes.
  • No reírse de las manifestaciones que el niño presente, sino generar confianza para que él hable sobre sus miedos y mediante el diálogo dilucidar lo real de lo imaginado.
  • Nunca lo ridiculice o se burle de sus miedos, perderá la confianza en usted; es muy común “sos un macho che, no seas ca…”, situaciones de la vida cotidiana que solo nos separan de la confianza y seguridad que debemos darles.
  • Nunca obligar a enfrentar situaciones que le dan miedo sino hacerlo de manera progresiva cuando se presenta, debe acostumbrarse a las situaciones de manera progresiva, como por ejemplo con el dentista, visitar el lugar, acompañar a su padre o madre a un control hasta lograr que el pruebe y lo logre.
  • No reforzar sus miedos siempre anteponiéndose ante situaciones o anticipándose, deje que sucedan los hechos y actuar con tranquilidad, explicación, reflexión y seguridad, el aprenderá de ello.
  • Nunca minimice una situación ni exagere, preste atención y lograra dilucidar si es de importancia y como apoyar al menor.

Los miedos pasan si nuestra actitud brinda seguridad, contención, comprensión, atención.

EL MILENIO

[elmilenio.info] Sitio Web de Noticias – Director: Guillermo E. Risso – Propietario: Fundación Josefina Valli de Risso – Domicilio de la publicación: Crucero General Belgrano, b° Los Talitas – Unquillo – Tel: 03543 480349 [Copyright Ⓒ 2017 Fundación Josefina Valli de Risso]

ESTAMOS SEGUROS QUE TE VA A GUSTAR

Comentarios en Facebook

Conectate con Sierras Chicas
A %d blogueros les gusta esto: