Matrimonios igualitarios

En cinco años se casaron más de 35 parejas del mismo sexo en Sierras Chicas. La cifra se desprende del sondeo realizado sobre la región. En lo que va del año, se celebraron 26 uniones sólo en Río Ceballos. En comparación, la cifra sigue siendo baja en relación a las uniones heterosexuales.

Sierras Chicas celebró la unión de 35 parejas homosexuales hasta la fecha.
Sierras Chicas celebró la unión de 35 parejas homosexuales hasta la fecha.

Por Pamela Benitez

Este mes se cumplieron cinco años de la sanción la ley 26.618, llamada Ley de Matrimonio Igualitario. La misma habilita a personas del mismo y diferente sexo a contraer unión civil. El hecho fue fruto de largas luchas que paulatinamente fueron tomando conocimiento social.

La ley incluye importantes reconocimientos en materia de derecho. Argentina fue el primer país en Latinoamérica en reconocer jurídicamente igualdad de trato y oportunidades para todas las personas.

Anterior a la sanción de esta ley estuvo vigente el derecho de la unión civil entre parejas homosexuales y heterosexuales, que si bien no otorgaba exactamente los mismos derechos y obligaciones entre las partes, daba un régimen cuasi legal de las alianzas.

El logro de la sanción de este último estatuto descansa en el trabajo de diversos sectores sociales que buscaron la ampliación de derechos, los cuales se encuentran reflejados en la ley. La misma otorga beneficios tales como: reconocer  la legalidad de los vínculos familiares de centenares de niños y niñas en todo el territorio nacional.

Las parejas del mismo sexo que formalizan su vínculo cuentan con los mismos derechos que el resto de las uniones, accediendo a previsiones sociales, tomando decisiones de salud en forma conjunta, decidiendo sobre la guarda de sus cuerpos, contando con derechos de herencia, de adopción, e inscripción conjunta de los niños y niñas nacidos en el marco del matrimonio igualitario.

A su vez, los hijos e hijas de matrimonios entre personas del mismo sexo tienen los mismos derechos que otros niños y niñas, siendo legalmente inscriptos como hijos e hijas de la pareja y reconociendo su identidad familiar.

Se estima que más de 24.228 hogares en Argentina, de los 40 millones de habitantes, corresponden a pareja del mismo sexo.

En este sentido, nuestra provincia –Córdoba- se encuentra entre las tres que lideran la lista con mayores casamientos. Específicamente, 970 parejas ya se encuentran unidas bajo la ley argentina, según un estudio realizado por la Federación Argentina LGBT.

Cabe destacar, que desde la reglamentación de la Ley de Matrimonio Igualitario año tras año aumentan las celebraciones de las uniones homosexuales, aunque no se equiparan de momento con las alianzas heterosexuales.

También uno de los puntos que condicionan estas uniones es el estigma social que aun rige en la sociedad actual; en este sentido, muchas personas aceptan las uniones heterosexuales y homosexuales, y otras tantas no, por lo que limitan la concreción de las alianzas.

Algunos aspectos se ven condicionados por la elección sexual, desde el ámbito laboral, escolar, religioso, entre otros. En consecuencia, esta ley busca igualar a todos los habitantes de Argentina en cuanto a derechos y obligaciones. Y de alguna manera, invita a toda la población a aceptar y adherirse al estatuto aprobado.

Sierras Chicas.

El primer casamiento igualitario en Sierras Chicas tuvo lugar en Salsipuedes. Fue en octubre de 2010, cuando una pareja de lesbianas contrajo unión después de diez años de relación.

Desde la sanción de la ley, se estima que en Río Ceballos se llevan a cabo un promedio de 40 casamientos entre parejas del mismo sexo, por año. En este sentido, también se informó que en Unquillo se produjeron 12 uniones en cinco años. La primera localidad que puso en práctica la ley sólo vio concretar 4 matrimonios en total.

Desde el Registro Civil de esta localidad, Graciela Molde indicó que hasta el momento sólo una pareja femenina anotó a su hija en la institución pública. “Para el amor no hay diferencia”, opinó Molde.

La funcionaria indicó, además, que más allá de cumplir sus deberes en la aplicación de la ley, considera justo que las personas puedan gozan de los mismos beneficios sociales amparados por la legislación.

En esta línea, cabe destacar que sin importar la opinión personal que puedan sostener al respecto, constituye una obligación del cargo de los jueces competentes, cumplir con la ley al unir en matrimonio a las parejas que así lo dispongan.

 Tabú.

El padre de la psicología, Sigmund Freud, a través de una carta, explicó que la homosexualidad no es nada de lo que haya que avergonzarse, no es siquiera una enfermedad. La misiva tiene 80 años, y estuvo dirigida a una madre que lo consultó sobre su hijo.

En este sentido, las preconcepciones sobre la sexualidad son un tema tabú. Cuando se refiere a la homosexualidad en particular, aún reina cierto aire de cautela sobre cómo tratar el tema. A esto se refiere el sociólogo Pablo Brueyne, al ser consultado por El Milenio.

El hecho de que las legislaciones cambien, es decir, se adecuen a la situación actual de la sociedad, promueve fortaleza, aceptación y alegría en aquellas personas que afecta. Más allá de las opiniones que pueda suscitar dicho cambio, lo cierto es que las conductas y actitudes que, hace no tanto tiempo, se mantenían ocultas y se consideraban como “desviaciones” de la personalidad, actualmente están convirtiéndose en un ingrediente más en el igualitario del paisaje social.

EL MILENIO

[elmilenio.info] Sitio Web de Noticias – Director: Guillermo E. Risso – Propietario: Fundación Josefina Valli de Risso - Domicilio de la publicación: Crucero General Belgrano, b° Los Talitas – Unquillo – Tel: 03543 480349 [Copyright Ⓒ 2017 Fundación Josefina Valli de Risso]

ESTAMOS SEGUROS QUE TE VA A GUSTAR

Comentarios en Facebook

Conectate con Sierras Chicas
A %d blogueros les gusta esto: