fbpx

Sierras Chicas, a más de 100 días del aislamiento

Los argentinos ya superaron los tres meses de lucha contra el nuevo coronavirus. En el último período, se ampliaron las flexibilizaciones y gran parte del país comenzó la penúltima etapa del esquema: la reapertura progresiva. Aunque aún se espera el pico de contagios, las autoridades apelan a la responsabilidad social para alcanzar la “nueva normalidad”.


El aislamiento social, que ya lleva más de tres meses vigente, con sus matices, sigue siendo la alternativa más eficiente para pelear contra el SARS-CoV-2. El 20 de marzo, la vida cotidiana de los argentinos dio un vuelco rotundo y, desde entonces, la sociedad busca adaptarse a modalidades distintas y complejas.

Poco después de decretarse el “aislamiento social, preventivo y obligatorio” a nivel nacional, Sierras Chicas recibía su primer caso de COVID-19, el 23 de marzo. Se trataba de un hombre de 63 años, ex funcionario del Poder Judicial oriundo de Santa Fe, que había regresado recientemente de Europa y se encontraba en Villa Cerro Azul.

Tan solo un día después, en Mendiolaza, un joven de 19 años recién llegado de Estados Unidos se convertía en el segundo paciente con COVID-19 de la zona. A fines de marzo, la alarma volvió a encenderse con la noticia de varios casos en Villa Allende y la advertencia de un paciente positivo vecino de Salsipuedes, pero radicado en Córdoba. Para ese momento, el país se encontraba en plena Fase 1, con un confinamiento estricto que sólo permitía desplazamientos mínimos e indispensables.


CONTINUAR LEYENDO