24 septiembre, 2022

El Milenio

Noticias de Sierras Chicas

Trabajadores recicladores de Villa Allende marcharon por condiciones dignas de trabajo

Integrantes y trabajadores de la Cooperativa Recicladores de las Sierras marcharon frente al municipio durante la mañana de ayer, lunes 5 de septiembre. La movilización fue para reclamar condiciones dignas de trabajo, acceso al basural y ser reconocidos como una entidad. Al finalizar la marcha, desde la organización manifestaron que hubo un acuerdo con la Municipalidad y que apelan al diálogo permanente.

Durante la mañana de ayer, lunes 5 de septiembre, 25 trabajadores recicladores de Villa Allende, protestaron pacíficamente en la explanada del municipio.

La marcha fue para solicitar a las autoridades que se los reconozca como trabajadores enmarcados en una Cooperativa y buenas condiciones humanas.

En el transcurso de la jornada, Maximiliano Molina, presidente de la Cooperativa Recicladores de las Sierras, exclamó que desde el municipio nunca los han reconocido como un ente, desde hace 15 años que luchan para ser registrados como tal.

Además, Lucas Occhionero, representante de la Federación Argentina de Cartoneros, explicó a El Milenio que, “la movilización se debe a que en la actualidad los compañeros no les permiten ingresar vehículos al basural para retirar el material que ellos reciclan”.

Esta situación viene ocurriendo hace dos o tres meses, donde la Municipalidad se comprometió en hacer un registro de los vehículos y establecer horarios para que puedan entrar al basural.

Cabe destacar que la Federación Argentina de Cartoneros se hizo presente desde enero del 2021, cuando la organización se acercó al basural ya que los trabajadores “estaban viviendo una situación casi de explotación con una empresa que estaba dentro del predio”.

“La tarea que cumplen los cartoneros es un rol esencial, porque ayudan al medio ambiente y necesitan condiciones dignas de trabajo”, destacó Occhionero.

Finalmente, entre el municipio y la Cooperativa se realizó un principio de acuerdo, donde la entidad mayor se dispuso a avanzar en acuerdos mínimos, como agua, techo y luz, además de sostener una comunicación permanente.