Cultura Edición impresa

La vida en escena

Con una vasta trayectoria sobre las tablas, Carolina Godoy apunta a crecer en el mundo del cine. En la última edición del Festival de Mar del Plata, fue reconocida como “mejor actriz argentina” por la Fundación Sagai. Hoy sus búsquedas apuntan a no caer en la rutina, resignificando lo que para ella es un trabajo, pero ante todo una pasión.

Colaboración: Justo Tissera y Simón Mazzia (4to IENM). Valentino Tosco y Santiago Zanardi (4to IMVA).


Más allá de un canal de expresión, el arte muchas veces es una forma de redención, tanto para los artistas como para el público. Carolina Godoy, actriz cordobesa que actualmente reside en Unquillo, se sumergió en la actuación por “una cuestión terapéutica” – en sus palabras – durante la juventud. 

Tras la muerte de su padre, el malestar la llevó a dejar el secundario, pero encontró en el teatro la fortaleza para salir adelante. “Estaba muy en crisis en mi adolescencia. Era tímida, introvertida y mi mamá estaba super preocupada”, rememoró. “A los 15 años, mi primo, que estaba incursionando en esto de actuar, me propuso que hagamos un taller. Probé y la verdad me gustó mucho”, continuó.

Tras ese primer encuentro con lo que al poco tiempo se convertiría en su vocación, volvió al colegio y llevó al aula una novedosa propuesta: hacer obras teatrales. Con el apoyo de una docente y sus compañeros, se puso en la piel de nuevos personajes, consolidando sus dotes actorales en un círculo casi íntimo de espectadores.

A pesar de su marcada inclinación por las artes escénicas, cuando terminó el secundario, Carolina pensaba formarse como analista en sistemas. “No tengo la menor idea de cómo se prende una computadora, pero era la carrera en auge en ese momento. También lo hacía por mi mamá”, reflexionó y recordó que fue una amiga quien la alentó a que siga su sueño de profesionalizarse como actriz.

Con el genuino apoyo de su familia, inició las clases en el Seminario Jolie Libois. Después de dar sus primeros pasos en el ámbito independiente, finalmente llegó a la Comedia Cordobesa, donde permanece hasta la actualidad. 

Hace poco, Carolina asumió el desafío de dar el salto a la pantalla, aunque sin relegar los escenarios. La actriz obtuvo un protagónico en el filme Las Motitos y su interpretación de “Florencia” le valió el premio a “mejor actriz argentina” por parte de la Fundación Sagai. El reconocimiento fue otorgado a fines del año pasado en el Festival Internacional de Cine de Mar del Plata y Godoy expresó: “Fue una hermosa caricia”.

El Milenio: ¿Qué es lo que más disfrutás de tu profesión?

Carolina Godoy: Actualmente me fascina mucho el cine, pero también creo que es el espacio por el que menos he transitado (aunque hace mucho que vengo haciendo cortometrajes, publicidades y pequeñas campañas, para conocer el lenguaje de la cámara).

Sin embargo, en el teatro se pueden hacer infinidad de cosas, uno solo puede generarlo, no se necesitan tantos elementos como para hacer una película, por ejemplo. Además, siento que tengo una experiencia muy larga y ya es mi trabajo formal, diario, donde cumplo horarios y ensayo. Se volvió parte de mi rutina, cosa que era muy distinta cuando empecé, y quizás por eso hoy me interesa más otro ámbito. 

EM: ¿Buscás transmitir algún mensaje? 

CG: Sí, aunque creo que ese mensaje ha ido cambiando en el transcurso de mi vida. Algo que mantengo constante es motivar a que cada uno haga lo que desea, lo que siente de corazón y le genere placer. Considero que cuando uno disfruta y es feliz, transmite el mensaje implícitamente. También sumaría el hacerlo de manera genuina, sin competencias o expectativas, porque eso hace que después lleguen las cosas buenas.

EM: De todos las puestas en escena de las que participaste, ¿cuál te gustó más o tuvo un significado especial en tu carrera?

CG: Siento que todas las obras han estado buenas, algunas más y otras menos, pero si tengo que elegir, sería “Barranca abajo”, un clásico de Florencio Sánchez que hicimos con la Comedia Cordobesa en el Teatro Real. 

En esa propuesta usamos pocos elementos, como a mí me gusta. Si bien las grandes producciones son hermosas visualmente, para encarnar un personaje prefiero lo austero y que todo corra por el actor, sin depender demasiado del sonido, la iluminación u otras cuestiones extras. Me da nervios cuando todo tiene que coincidir. A su vez, de esa forma es más desafiante, transmitir sólo con lo que tengo, el cuerpo, las palabras, el movimiento.

Otra que disfruté mucho fue “Zoociedad” de Jorge Villegas, dramaturgo cordobés. Era una trilogía donde los actores decidíamos a quién interpretar, lo entrevistábamos, lo investigábamos y con eso, Jorge armaba la obra. Yo propuse hacer la vida de un ladrón, un primo que en ese momento estaba en la cárcel. Fue muy fuerte ir a verlo y contar su historia.

EM: ¿Cómo ves el teatro en la región de Sierras Chicas?

CG: Ahora no hay mucho por el contexto que estamos pasando, pero en Unquillo tenemos un teatro hermoso que estaría bueno aprovecharlo, pedir más y empujar todo lo que es cultural, porque espacios hay. Con la obra “Eran cinco hermanos” nos presentamos a sala llena, fue muy bonito y la gente estaba muy feliz. 

Asimismo, hay muchos artistas que hacen cosas alucinantes y se podría armar una gran movida. Pasada esta situación sanitaria, creo que hay que hacer una gestión importante. Por otro lado, en Río Ceballos se han hecho muchas cosas interesantes vinculadas al teatro.

EM: ¿Cuáles serían tus próximos papeles?

CG: De manera independiente estoy en un proyecto que comenzamos cuando se largó la pandemia. Se trata de una obra que aborda el femicidio y está latente. Nos preguntamos con mi grupo si la largábamos de manera virtual y decidimos que no, entonces no sabemos muy bien cómo seguirá. 

Además, el elenco provincial también tiene un formato para niños y pedí autorización temporal para trabajar en eso. Por ahora estamos con iniciativas virtuales, pero muy ansiosos esperando presentarnos presencialmente. Sería mi primera obra infantil.

0 comments on “La vida en escena

Dejá un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: