8 agosto, 2022

El Milenio

Noticias de Sierras Chicas

Hace 80 años, Mussolini le aconsejaba a Franco que no ingresara en la Segunda Guerra Mundial

Hace 80 años, Mussolini le aconsejaba a Franco que no ingresara en la Segunda Guerra Mundial.

El dictador español Francisco Franco encontró «viejo y deprimido» a Benito Mussolini cuando el Duce le aconsejó que España no ingresara en la Segunda Guerra Mundial, tal como exigía Adolf Hitler, durante un encuentro que mantuvieron hace 80 años, el 12 de febrero de 1941 en la localidad italiana de Bordighera.

Para el dictador español, Mussolini representaba «la mayor figura política del mundo», según señaló el historiador británico Paul Preston en la «Tercera página» de opinión del diario ABC de España.

Ambos, como dice el sociólogo británico Eric J. Hobsbawn en su libro Historia del Siglo XX, representaban junto a Hitler lo más encumbrado del fascismo internacional.

El fascismo, «en su forma italiana original y luego en la versión alemana del nacionalsocialismo, inspiró a otras fuerzas antiliberales, las apoyó y dio a la derecha internacional una confianza histórica», dice Hobsbawn.

«Los dictadores monárquicos, los burócratas y los oficiales de Europa oriental y Franco (en España) imitarán al fascismo», afirma el historiador.

(Photo by AFP)

El encuentro entre Franco y Mussolini se realizó en la localidad italiana de Bordighera, en la provincia de Imperia, ubicada en el noroeste de Italia, tres meses y medio después de que Franco se hubiera reunido con Hitler en Hendaya, una comuna fronteriza francesa con España.

Franco, que desconfiaba de la seguridad de los aviones, viajó a Italia por tren, cruzando la Francia pronazi de Vichy.

Preston, autor del libro «Franco: el gran manipulador», dijo que la reunión entre los dos dictadores fue un encuentro «anodino», según quedó reflejado por el diario ABC con palabras de adulación propias de la prensa del régimen franquista.

«El contacto personal de los dos grandes jefes de los pueblos mediterráneos se desarrolló en términos de auténtica amistad. No es aventurado suponer que la más resuelta sinceridad habrá presidido las conversaciones de las personalidades reunidas», señaló el periódico.

Pero, según Preston, después de los reveses militares sufridos por Italia en los Balcanes y en África del Norte, Franco «encontró a Mussolini deprimido y muy envejecido».

De acuerdo con el historiador británico, esta situación debió influir en el Duce, quien, «con las defensas bajas, acabara alentando a Franco de que no entrara en la guerra del lado de Italia, Alemania y Japón, justo lo contrario del objetivo principal de aquel encuentro alentado por Hitler».

En Bordighera, Franco «no logró apoyo a sus reivindicaciones territoriales en el norte de África, pero al menos consiguió que el Duce mediara ante Hitler informándole sobre la desesperada situación económica de España», señala en un artículo el periodista Manuel Florentín de la revista Historia y Vida, difundido por el diario catalán La Vanguardia.

En aquellos años, España se encontraba en ruinas luego de la Guerra Civil que asoló a ese país entre 1936 y 1939.

Cuando Alemania invadió Polonia en septiembre de ese último año, Franco declaró la «neutralidad» de España en la Segunda Guerra Mundial.

Sin embargo, el caudillo español no podía abandonar a Hitler, quien lo había ayudado a vencer a los republicanos y a consolidar su poder en España.

Pero, luego de una oleada de victorias de la Alemania nazi, que ocupó varios países de Europa, entre ellos Francia, Franco cambió la posición de su país por la de «no beligerancia» en la contienda bélica.

Según Florentín, autor del libro «Guía de la Europa Negra», las «progresivas derrotas del Eje llevaron a Franco a maniobrar hacia el bando aliado», con el que sobrevivió en el poder durante 40 años hasta su muerte, el 20 de noviembre de 1975.