fbpx

El Milenio

Noticias de Sierras Chicas

Especialistas instan a “un cambio de hábitos” para prevenir la diabetes, aún durante la pandemia

En la Argentina, se estima que una de cada 10 personas mayores de 18 años tiene algún tipo de diabetes, más de un punto porcentual de la media mundial.

Especialistas advirtieron en las últimas horas que la pandemia de coronavirus «puso de manifiesto la dimensión» de la diabetes, una enfermedad crónica y progresiva, y recordaron que se la puede prevenir con un «cambio de hábitos» como evitar el sedentarismo, la obesidad, el stress y la mala alimentación, mientras la detección temprana es primordial para el tratamiento.

Asimismo, varios médicos y funcionarios consultados por las corresponsalías de Télam estimaron que la situación puede haberse agravado este año porque «muchos pacientes con enfermedades crónicas dejaron de ir a la consulta por miedo a contagios» en los centros de salud.

En la Argentina, se estima que una de cada 10 personas mayores de 18 años tiene algún tipo de diabetes, más de un punto porcentual de la media mundial.

En ese marco, el Ministerio de Salud bonaerense informó a Télam que mantiene el Programa de Prevención, Diagnóstico y Tratamiento del Paciente Diabético de la Provincia (Prodiaba), que brinda herramientas para el control de esa patología a la población que no cuenta con obra social ni capacidad económica para afrontar el tratamiento.

El Programa brinda insumos para el tratamiento de la diabetes que incluyen tipos de insulinas, antidiabéticos orales en comprimidos, jeringas y agujas para la aplicación de insulina y tiras reactivas para determinar el nivel de glucosa.

Salud informó que de los 579.356 afectados por coronavirus en la provincia, unos 15.368 eran diabéticos, 3.097 de los cuales fallecieron.

En Córdoba, el jefe de Servicio de la sección Nutrición y Diabetes en la clínica Vélez Sarsfield, Gustavo José Luján, sostuvo que «hay varias señales, entre ellas, la edad» que determinan alertas de potenciales pacientes.

Luján, integrante de la Sociedad Argentina de Diabetes, afirmó que se trata con «educación, con un plan alimentario adecuado, con actividad física en forma regular y programada y con fármacos» y destacó que en el país la información «siempre fue de alta calidad. Los registros y datos son certeros».

En Entre Ríos «se trabaja hace mucho en la captación de pacientes que no saben que tienen esta pandemia crónica, que es una enfermedad progresiva, lenta y silenciosa», dijo Pamela Vesco, coordinadora del programa de diabetes.

Vesco afirmó que la diabetes «sorprende a lo largo de las décadas, se asoció con esta pandemia aguda y puso de manifiesto la dimensión» de la enfermedad.

Por eso, trabajaron en «infinidades de estrategias» para captar a la población, a los crónicos «controlarlos y resguardarlos para que reciban el tratamiento» y recorrieron las viviendas para detectar nuevos pacientes. También trabajaron en la educación diabetológica, «primordial en el tratamiento de la mano del cambio de hábitos y tratamientos efectivos» para la detección temprana.

El jefe del Programa Provincial de Diabetes de Santiago del Estero, Omar Abdala, consideró que «hoy en día, la diabetes, especialmente la del tipo 2, que es la que representa al 90% de los diabéticos, se puede prevenir en un 50% llevando una vida saludable».

«Este año el lema es el personal de enfermería marca la diferencia porque son de vital importancia para el acompañamiento de pacientes diabéticos», destacó.

En La Pampa, «el Programa de Teleasistencia ‘OJO Pampa’ garantiza la realización de retinografías en todas las localidades de la provincia, permitiendo el acceso a la búsqueda y tratamiento de una de las complicaciones más trascendentes de la enfermedad», contaron a Télam Ana Bofelli y Paula Gómez, médicas responsables del programa.

«La historia clínica digital ha permitido simplificar el manejo de recetas y la solicitud de estudios complementarios, ya que son en formato virtual», mientras que «el acceso al Aula Virtual del Ministerio de Salud, permite capacitar a los equipos sanitario del área en el manejo de la diabetes», explicaron y recordaron el objetivo primordial del Programa de «garantizar la búsqueda activa, el diagnóstico temprano y el acceso a una atención de calidad, el tratamiento oportuno de complicaciones y comorbilidades de la diabetes».

El ministro de Salud de Chubut, Fabián Puratich, sostuvo que la diabetes «es una preocupación del sistema sanitario de todos los países» y apuntó que «se agravó este año porque en los hospitales concentramos casi toda nuestra energía en las enfermedades agudas».

Para Puratich la llegada de la pandemia de Covid-19 provocó que «muchos pacientes con enfermedades crónicas dejaran de ir a la consulta por miedo a contagios y eso también atentó contra el seguimiento médico, lo que exhortamos a que se revierta».

En Salta, la jefa del Programa de Diabetes, Silvia Saavedra, dijo que los pacientes sin cobertura médica «tienen la misma disponibilidad de medicamentos» con este plan que aquellos que cuentan con obra social.

«Hay diferentes tipos de diabetes, en niños, adultos, embarazadas, en pacientes con problemas en el páncreas o con síndromes genéticos; el Programa de Diabetes provincial tiene un amplio vademécum para el tratamiento de la enfermedad», detalló.

Saavedra explicó que el aislamiento ha llevado a la gente a «cocinar un poco más y a realizar ingestas más abundantes de las que venía haciendo» y a no concurrir normalmente a las consultas.

«Todo esto fue sumando para que las enfermedades crónicas sigan avanzando y tal vez, digo tal vez porque no tenemos las cifras exactas, se ha aumentado la incidencia de casos de diabetes en la provincia», aunque estimó que hacia fin de año habrá un indicador numérico.

Explicó que «hay síntomas específicos cardinales de la diabetes como el aumento de la sed o polidipsias, el aumento de querer ingerir alimentos o polifagia, el aumento de frecuencia de concurrir al baño para orinar o poliuria, la pérdida de peso, la visión borrosa, y otras situaciones, como las infecciones urinarias».

Jujuy, en tanto, «presenta un promedio un poco más alto con respecto al nacional en cuanto a enfermedades crónicas no transmisibles y esto se debe principalmente a la alineación», señaló a Télam, Evelin Pereyra, coordinadora del programa Redes Nación esa provincia.

«Se da cada vez más en edades tempranas», dijo al recordar que en los últimos años se detectaron «niños y niñas con insulinorresistencia», por lo que aconsejó consumir «frutas y verduras frescas, evitar el azúcar, o reemplazarlo por Stevia, avanzar en el consumo de agua y evitar el sedentarismo».

La nutricionista integrante del Departamento de Enfermedades Crónicas del Ministerio de Salud de Río Negro, Agustina Salgado, dijo a Télam que «la Cuarta Encuesta de Factores de Riesgo mostró principalmente que había gente que no sabía que era diabética».

«Existe un cambio en el estilo de vida, consumimos otros alimentos y hay poca concurrencia a los controles de salud», añadió en alusión a la pandemia.

En San Luis, la última Encuesta Nacional de Factores de Riesgo (ENFR) señaló que ela prevalencia de la diabetes era del 17,3 % en la población mayor de 18 años, mucho mayor de la de 2013, cuando fue del 10,3 %.

En Mendoza, el Programa Provincial de Diabetes comparte información útil para trabajar por la inclusión de las personas que presentan la enfermedad y su lucha en pos de mejorar su calidad de vida y detalló que la diabetes mellitus se presenta como una epidemia en relación al aumento del sobrepeso y la obesidad, favorecidos por la alimentación inadecuada, el sedentarismo y la actividad física insuficiente.

En Neuquén, Romina Laura Luján, referente del área de Enfermedades Crónicas No Transmisibles (ECNT) del Ministerio de Salud, indicó que “además de cuidarnos de la pandemia, es muy importante realizar controles de salud para prevenir o controlar las enfermedades crónicas como la diabetes”.

“Durante estos meses se implementaron las consultas telefónicas o por telemedicina en toda la provincia, los lugares de atención tomaron todas las medidas de bioseguridad y se llevan a cabo visitas domiciliarias y provisión de medicamentos a domicilio a aquellas personas que no pueden movilizarse o están solas y no tienen quien les provea la medicación”, comentó Luján.

Y, remarcó que “es fundamental que las personas en tratamiento no abandonen los controles de rutina y tampoco suspendan la medicación indicada”.

A %d blogueros les gusta esto: