Luego de su larga trayectoria, Carlos César Amata, hijo del reconocido Juan Carlos Amata, relató su vivencia de este deporte que marcó dos generaciones de su familia. Además, repasó sus mejores momentos y adelantó que quizá se aproxima el fin de su carrera.

Por Paulina Rousseu Salet y Gino Amata

4to Año, Instituto Milenio Villa Allende

Lautaro López Vega e Ignacio Romero

4to Año, Instituto Educativo Nuevo Milenio


¿Encontraste algún error? Avísanos


Carlos César Amata, más conocido como Yoyo, es un vecino y comerciante de Villa Allende que tiene como hobby el automovilismo. Su pasión comenzó desde pequeño, ya que el deporte tenía un gran lugar en la familia, por la trayectoria de su padre, Juan Carlos Amata. Así, Yoyo quiso construir su propio camino y comenzó en el año 2007, con un Fiat en categorías zonales hasta llegar a nacionales dos años después. Previamente a que se desatara la pandemia por el nuevo coronavirus, Amata se encontraba conduciendo un Volkswagen gol y entrenando en el autódromo Oscar Cabalén.

Sin embargo, reconoce que el parate que implicó el aislamiento social fue una de las mayores dificultades a lo largo de su carrera y teme por su futuro en la actividad. ”Creo que es un momento donde yo ya no siga, porque de acá en adelante, a los pilotos se nos va a dificultar mucho por la situación económica”, explicó y añadió: “empiezo a pensar que es el final de mi recorrido”.


La categoría de Yoyo es la Turismo Pista Nacional. /Foto gentileza.


El Milenio: ¿seguir los pasos de tu padre ha representado una presión en tu carrera deportiva?

Yoyo Amata: Sí, mi padre arrancó en categorías zonales, estamos hablando del año ´85. Y llegó, fue pasando de categoría, de nivel, hasta inclusive cuando se presentó el primer 147 acá en Argentina, en la cual Fiat lo denominó a él como piloto oficial para la marca. Indudablemente, hoy llegar a eso sería un logro, pero bueno. Hoy es muy diferente a lo que era en esos años.

EM: ¿Qué se siente estar en un auto a más de 150km/h?

YA: Se juntan muchas emociones, la adrenalina que uno tiene adentro es increíble, diría algo inexplicable si uno no lo vive, pero justamente en eso también se trabaja para llevar la cabeza en frío y poder manejar todas esas sensaciones.

Es un deporte de alto riesgo y uno sabe que a la hora de subirse al auto y salir a pista, están los riesgos al 100% de que a lo mejor uno no vuelve. Tenemos todos los accesorios de seguridad, desde lo más mínimo a lo más complejo, tanto nosotros en indumentaria como en el auto para minimizar los riesgos, pero están, siempre. He tenido accidentes graves, por suerte nunca con consecuencias mayores, pero sí impresionantes para el público a la hora de los que han visto el accidente. 


A raíz de la pandemia, este año no empezaron las competencias de automovilismo./Foto gentileza.


EM: ¿Te afectan los comentarios negativos?

YA: Yo creo que los comentarios negativos al que le afecta es porque no tiene un lugar a la crítica. Siempre todos los comentarios negativos es lo que hoy a uno nos ayuda a perfeccionarnos lo que estamos haciendo.

Lo tomo como una crítica constructiva, porque en esto yo creo que no se termina de aprender y todos los días se aprenden cosas nuevas, asique siempre una crítica creo que es bienvenida para tratar de mejorar día a día.

Tener el apellido con el peso de mi viejo en el automovilismo me llevó a recibir críticas, sobre todo en un comienzo, porque mi viejo tenía campeonatos encima y a veces uno comete errores y esos errores, pasan a ser una crítica. Creo que es siempre producto del mismo comienzo y de la inexperiencia que uno tiene en un principio.

EM: ¿En este deporte hace falta una preparación física buena o una dieta determinada?

YA: Sí, si hace falta, uno en el auto se puede subir pesando 70 kg o 120 kg, es la realidad, lo puede hacer cualquiera, pero a la hora del resultado es donde influye las diferencias que tenemos. Indudablemente uno estando en estado físico óptimo tiene el 100% todos los desarrollos. Con el pasar de las vueltas y del tiempo, tenemos un consumo de energía que termina afectando si no estás en condiciones óptimas, entonces tener sobrepeso dificulta a la hora de estar en el auto. Y tener un entrenamiento también lo tenés que tener, sobre todo más que nada psicológico porque la cabeza tiene que estar fría al 100%.

EM: ¿Con cuál de todos los circuitos te sentís más seguro a la hora de correr?

YA: Y uno de los circuitos más seguros es el de la ciudad de Buenos Aires, que es un circuito que tiene una homologación Fiat. Si bien todos los circuitos están homologados, están permitidos para la actividad, ese es uno de los circuitos que tiene mayor complejidad en todo sentido. Buenos Aires y lo que es el circuito de Termas de Río Hondo, son los dos circuitos hoy más complejos y seguros.

EM: ¿Y a la hora de entrenar lo haces en circuitos locales o qué lugares eliges?

YA: Sí, cada piloto tiene que elegir un circuito de residencia, o sea puede elegir un circuito de su provincia o uno en el cual tiene prácticas siempre en ese, es decir, no puede variarlo durante el año.Nosotros usamos el autódromo el Oscar Cabalén, porque nos queda más cerca a la hora de trasladar autos, equipos y demás, para hacer las pruebas y entrenamiento.


En 2009, Amata comenzó a competir nacionalmente. /Foto gentileza.


EM: ¿Se podría decir que el automovilismo es solo para personas con buena posición económica?

YA: así está catalogado, que solo tiene acceso a este deporte quien tiene una buena posición económica, pero no, no es así. Creo que como todo deporte tiene sus costos y tiene sus gastos, para llegar a un cierto nivel, pero hoy lo puede realizar cualquiera, puede empezar a competir cualquiera, porque se comienza desde una categoría baja y se van subiendo escalones, hasta llegar a un nivel nacional o un internacional, pero la posibilidad es para todos.

Todo el presupuesto que se utiliza para este deporte es en base de sponsor, es un trabajo mutuo el que uno tiene que hacer para tener un buen rendimiento sobre el auto y bueno bajo el auto para poder cerrar operaciones con un sponsoreo bueno. Sin esa posibilidad no se podría hacer pero a comparación de todo deporte es igual, a veces uno lo ve en el auto como que de por si tiene un gasto extra pero no, en todos los deportes se ven sponsoreos.

En un principio, lo hacen los propios amigos más allegados, con un pequeño emprendimiento, una empresa, un nombre que a ellos también le sirve sponsorear, pero después van quedando con los años y obteniendo también resultados.

EM: ¿Es viable si quisieras dedicarte a esto profesionalmente y vivir del automovilismo en esta parte del mundo?

YA: Es muy difícil. Hay pilotos muy buenos que viven del automovilismo, pero es muy difícil, y más en nuestro país que tenemos una situación económica muy complicada que lo dificulta más aún.

EM: ¿Qué cuidados y requerimientos requiere un auto de carrera?

YA: El auto previo a cada carrera se repasa al 100%, y luego de cada carrera se hace un desarme total del auto y se repasa nuevamente al 100%. Desde del interior, accesorios que llevamos de comunicación hasta todo lo que es mecánica que es lo primordial del auto.

EM: ¿De que dependen los cambios de marca en los autos?

YA: Actualmente estoy corriendo con un Volkswagen Gol, y he arrancado en un principio con Fiat, he estado con Ford y muchas marcas. El cambio de marca es siempre porque hay autos que van teniendo diferentes beneficios a la hora de la preparación y mejores rendimientos, si bien todo se basa en un mismo reglamento y con parámetros iguales para cada marca, siempre alguna optimiza mejor, entonces se busca siempre ir a la marca con un mejor desarrollo o con que tenga permitido ciertos beneficios para siempre estar competitivo.


«El automovilismo un deporte de alto riesgo y uno sabe que a la hora de subirse al auto y salir a pista, están los riesgos al 100%». /Foto gentileza.


EM: ¿Qué recuerdos tenés de tus mejores carreras?

YA: Los mejores recuerdos son los buenos resultados arriba del auto, y abajo del auto los recuerdos son el tiempo compartido con los familiares, amigos y el equipo que indudablemente son los que están al 100% apoyando en cada momento en este deporte.

Carreras que puedo recordar y decirte que son puntuales, a nivel Nacional en un campeonato, la categoría decidió hacer una carrera que era con un piloto invitado, que podíamos elegir. En mi caso yo compartí el auto ese fin de semana con Bugliotti, y la verdad que eso fue una carrera que fue genial para mí, porque construimos buenos resultados, e indudablemente uno se mide a la parte de un experimentado como fue en el caso este de Bugliotti.

EM: ¿Cuál fue tu logro más importante?

YA:  Lograr el salto de una categoría zonal, que es un provincial de córdoba y alrededores, a pasar a una categoría nacional, que la verdad ese cambio no es posible para muchos por un montón de circunstancias.