fbpx

Por Ignacio Parisi


La liga de básquet más importante del planeta se vio suspendida ayer por la noche, luego de la confirmación del primer caso de coronavirus en un jugador de la competencia.

Se trata del francés Rudy Gobert, actual bicampeón del premio a Mejor Jugador Defensivo del año. El pivot galo, uno de los hombres grandes más importantes de la liga juega para la franquicia Utah Jazz, y ya se confirmó el contagio a la otra estrella del equipo: Donovan Mitchell. Además, se baraja la posibilidad de que Royce O’Neal, compañero de plantel se encuentre en la misma situación.

Utah se encaminaba a disputar en el día de ayer su encuentro ante Oklahoma City Thunder. El mismo se suspendió minutos antes de comenzar, a estadio lleno ante la atónita mirada del público, los jugadores y la organización.



Rudy Gobert ya se encontraba en período de aislamiento, luego de presentar síntomas inherentes a la enfermedad desde hace dos días atrás. El centro francés esperaba los resultados y al confirmarse su infección los dirigentes de la NBA decidieron suspender totalmente la actividad de competencia hasta nuevo aviso.

Al confirmarse la decisión los jugadores volvieron a los vestuarios entre bromas y algunas caras de preocupación. La resolución fue inmediata, y al momento se encontraban disputando distintos partidos del calendario. Los que estaban en acción llegaron a su fin y los que permanecían a poco de comenzar fueron obviamente suspendidos.

La resolución llega luego de varios días en los que la liga se encontraba evaluando protocolos, con el objetivo de cuidar a los jugadores y al público, tratándose de espectáculos en los que los hinchas tienen acceso directo en muchas ocasiones a los jugadores, inclusive a través de saludos y abrazos.

Muchos de los protagonistas de este certamen se habían mostrado relajados y escepticos ante la gravedad del problema, incluyendo al mismo LeBron James, quien afirmó que no contarían con su presencia en caso de decidir jugar sin público. Días más tarde, se retractaría de sus dichos y tomaría una posición más cautelosa y sensata al respecto.

Sin embargo, Rudy Gobert, mostró ante las cámaras su imprudencia, haciendo caso omiso al protocolo y mofándose del contexto, tocando todos los micrófonos de la sala de prensa hace apenas dos días.

Las consecuencias están a la vista y mientras se esperan noticias en torno al resto de los casos de jugadores en observación la NBA permanecerá bloqueada de manera total.

Además, se espera una sanción ejemplificadora sobre el pivot francés, luego de su conducta y su falta de compromiso a la hora de cuidar a compañeros, rivales y público en general.

Dejá un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: