18 mayo, 2022

El Milenio

Noticias de Sierras Chicas

Limpieza en el dique La Quebrada

El domingo se realizará otra limpieza de residuos en el dique que abastece a Río Ceballos. La invitación esta abierta para todo público.

El domingo se realizará otra limpieza de residuos en el dique que abastece a Río Ceballos. La invitación está abierta para todo público.

Fausto y Alejo se juntan a limpiar el dique los fines de semana. Contacto: Fausto Martínez (Facebook).

ColaboraciónSofía Walzynski y Bautista Gonard (4to IMVA). Ignacio Weht y Tobías Duarte (4to IENM).

(Río Ceballos) – Una mañana de septiembre, Fausto Martínez fue a bucear al dique La Quebrada, como es su costumbre. Sin pensarlo, empezó a recoger basura que encontraba en el agua y, al salir, siguió levantando residuos de la costa, donde observaba que se encontraba una de las principales fuentes del problema, por los visitantes que allí se instalaban.

Cuando Alejo Grunhaut, también buzo y vecino de la región, se enteró del trabajo de su colega, decidió sumarse a la tarea. Así, lo que comenzó siendo un día más de buceo, se convirtió en una iniciativa que apunta a limpiar este importante espacio natural de Sierras Chicas y que suma nuevos adeptos en cada jornada, desde otros buzos hasta vecinos en general.

En diálogo con El Milenio, Grunhaut y Martínez contaron que realizarán una nueva jornada de limpieza el domingo 3 de noviembre, junto a la comuna de La Quebrada. El encuentro tendrá lugar a las 10:00 al costado del paredón.

Los buzos han manifestado que toda persona es bienvenida a colaborar, ya sea desde el agua o la costa. “Lo más importante para nosotros es la voluntad. Es una tarea que tenemos que llevar a cabo entre todos”, comentó Alejo.

“Mientras más gente se sume, más repercusión e impacto va a tener. Así va a crecer la idea. Queremos lograr que todos se involucren. Ahora lo que más necesitamos es mantener la energía que se está generando por la limpieza del lago”, afirmaron.

La mayoría de los residuos que terminan en el agua provienen de la orilla.

Por el momento, las tareas se han limitado a los alrededores del dique, principalmente en ambos costados del paredón. Sin embargo, los buzos reconocen que el lugar es demasiado grande para ellos solos. “Hay más de lo que podemos sacar. Tanto fuera como dentro del agua, hay mucho laburo por hacer”, manifestaron con tristeza, aunque sin intención de bajar los brazos. A futuro, el plan es despejar las orillas y seguir organizando jornadas de limpieza los fines de semana.