El Milenio

Noticias de Sierras Chicas

Justina Bustos: “Ir a Unquillo es muy inspirador, es una tierra llena de artistas”

Justina Bustos se refirió a Unquillo, su hogar, como el lugar mágico y encantador que siempre la recibe con los brazos abiertos.

La actriz que brilló en Historia de un Clan y Las Estrellas conversó con El Milenio sobre sus inicios y su prolífica carrera. Además, se refirió a Unquillo, su hogar, el lugar mágico y encantador que siempre la recibe con los brazos abiertos.

“Unquillo es un pueblo, y los pueblos tienen un encanto particular”.
Fotografía: Gentileza Clarín.

En los últimos años, una nueva actriz irrumpió en el cine y la televisión nacional. Nacida en Córdoba en 1989, criada en Unquillo, Justina Bustos llegó al showbiz para quedarse, instalándose gracias a un sinnúmero de papeles en el cine, el teatro y la televisión.  

Desde sus inicios, participó en películas célebres como Vóley, de Martín Piroyansky, la cinta hollywoodense Focus (protagonizada por Will Smith y Margot Robbie), el thriller Los que aman odian y Madley, dirigida por Gael García Bernal.

En su camino por la televisión trabajó en diversos proyectos como la producción de Disney Violetta y el programa Somos Familia. También, fue parte de la exitosa miniserie Historia de un clan, producida por Sebastián Ortega, escrita y dirigida por su hermano, Luis. Allí, interpretó a Mónica Sørvik, la novia de Alex Puccio, personificado por el Chino Darín.

Pero, pegó el gran salto gracias a su actuación en la novela de Pol-ka Las Estrellas. Como Miranda Estrella, logró popularidad y reconocimiento. La hermana menor de la familia hotelera representaba un personaje difícil, el cual mutó con el correr de los 171 episodios.  El programa tuvo siete nominaciones a los Premios Martín Fierro. Sin embargo, como Bustos dijo a El Milenio, uno de los mayores galardones que recibió fue “el cariño de la gente”.

Comienzos y decisiones

“Es algo súper lindo recibir el cariño de la gente”, destacó.
Fotografía: Gentileza The Net Boutique

Dicen por ahí, que Justina Bustos descubrió su pasión por el teatro a la tierna edad de 5 años, durante un verano bajo el sol de Brasil. Cuentan que mientras estaba con su familia en un hotel en tierra carioca participó en una obra interpretando un personaje del clásico musical “Grease”. “En realidad fue cuando descubrí algo de la actuación, de lo que me gustaba. Fue el primer encuentro que tuve. Recuerdo haberme sentido muy feliz haciéndolo”, relató Justina.

Pero la actuación tuvo que esperar. A los 17 dejó su Córdoba natal para ir a Buenos Aires, donde estudió Historia de Arte y Curaduría en la Universidad del Museo Social Argentino (UMSA). Pero no fue sino durante su estadía en Nueva York que el bichito de la actuación volvió a picar.

“A los 21 me fui a Nueva York, donde me crucé con un grupo de chicas que tenían mi misma edad y que estudiaban teatro y canto. Ese fue el último despertar para dedicarme a la actuación. Me dije ‘¿Por qué no estoy haciendo lo que ellas hacen si es lo que me gusta?’. Entonces volví, dejé mi carrera y empecé el camino que estoy haciendo”, explicó.

Algunos pensarán que hacer un cambio tan radical sería una decisión difícil de tomar, pero no para Justina quien, en sus propias palabras, “tenía mucha ansiedad de volver de Nueva York para dar el salto. No fue difícil porque realmente fue un impulso muy grande que sentí. Después fue complicado sostenerme en esta carrera que tienen muchos altos y bajos”.

Tras volver al país, comenzó a asistir a diversos casting y a tomar clases de actuación. Estudió con Augusto Fernández, luego con Mónica Bruni y con Norma Angeleri quien es su coach y maestra de teatro. Además sigue asistiendo a la escuela de Nora Moseinco.

Polaridades

“No me es difícil pasar de la comedia al drama”.
Fotografías: Gentileza The Net Boutique

Desde que comenzó su carrera, Justina ha hecho de todo. Reír, llorar, verdad, ficción. Nos ha deleitado con personajes diferentes, en contextos muy dispares. Las dicotomías no son cosas que la aterroricen.

“Creo que tiene que ver más con la historia que se está contando y el personaje que estoy interpretando, más que si hago reír o hago llorar. No veo la dificultad, para nada. Son diferentes tipos de historias y uno vive diferentes emociones. Es como una persona que trabaja en una oficina y se topa con un cliente y luego viene otro. Es indistinto. No me es difícil pasar de la comedia al drama”, declaró.

De igual manera sucede con los tipos de personajes. Hacer de ‘la buena’, o de ‘la mala’ no le representa una dificultad. Lo que más le importa a Justa es sentirse cómoda: “Me afecta bastante la gente que me rodea, si tengo feeling con mi compañero de actuación o si el equipo está atento a lo que estamos haciendo, comprometidos. Si no hay compromiso no me siento muy cómoda. Me condiciona mucho lo que me rodea”.

Estrella en un Clan

Bustos explica que no buscó construir una Mónica que fuera igual a la verdadera, sino una que le sea propia. Fotografía: Gentileza Underground/ Telefe.

En los últimos cinco años, se ha apoderado de la televisión participando en algunos de los programas más populares de la pantalla chica.

En 2015 fue parte de la bien recibida miniserie Historia de un clan. En esta producción de Underground interpretó a Mónica Sørvik la novia de Alex, uno de los miembros del infame clan Puccio.

Sobre su personaje, Bustos explica que no buscó construir una Mónica que fuera igual a la verdadera, sino una que le sea propia. “Supe de características de la verdadera Mónica pero fuimos por otro lado”, explicó. “Con el director (Luis Ortega), que también escribía muchas cosas de la serie, decidimos irnos por otro lado. No nos basamos en su personalidad ni nos tomamos la molestia de hablar con ella. Construimos nuestra propia Mónica”.

En ese sentido, a la hora de interpretar una persona que existió, Justina considera que “no hay que caer en la imitación sino pensar en la construcción que realiza el actor. Es una cuerda floja, no es fácil”.

Dos años más tarde, fue parte de la novela de Polka Las Estrellas. Allí fue Miranda, la menor de las cinco hermanas Estrellas. Inicialmente, ‘Miru’ era una joven con una doble vida, en donde aparecía la prostitución VIP. Con el desarrollo del programa, este aspecto del personaje se eliminó: “Miranda se fue definiendo como la hermana más chica, la que hacía más travesuras, la que menos vinculo había tenido con su padre”.  Sin embargo la actriz destaca que “fue un lindo desafío”.

Las Estrellas fue uno de los programas más vistos de 2017 y alcanzó tales niveles de popularidad que implicó un cambio en la vida de la Justina. “Significó un año de mucho trabajo y de mucho reconocimiento en la calle, lo cual fue distinto a lo que venía haciendo. Es algo súper lindo recibir el cariño de la gente”, destacó.

Proyecciones

Migas de pan, dirigida por Manane Rodríguez. Uruguay/España, 2016.
Con Justina Bustos, Cecilia Roth y Margarita Musto.

Como cualquier profesional, Justina tiene todavía materias pendientes como, por ejemplo, “actuar en otro idioma”.

Actualmente, se encuentra escribiendo su propia obra de teatro, la cual espera concretar en algún momento. Además, junto a otros actores, presentó una miniserie llamada “Archivos y Personas”.

Este proyecto fue escrito y dirigido por los mismos actores, junto al equipo técnico de la Universidad de Cine.

No hay nada mejor que casa

“Me encanta Unquillo, lo amo”, dice la actriz cuando se refiere a este lugar. Justina resalta que ir a Unquillo es muy inspirador, ya que “es una tierra llena de artistas”.

“Es un pueblo, y los pueblos tienen un encanto particular. Es el lugar donde me conecto. Me encanta caminar por sus calles, ir a la peluquería, la carnicería. Es un gran cable a tierra para mí”, agregó.

Finalmente, resalta que tiene pendiente conocer el Museo de Arte Contemporáneo de la localidad y expresa que quiere llevar su obra a esta tierra. “Unquillo y Cabana son lugares mágicos”.


EN PAPEL