La doma se repite como foco de debate en torno a si se trata de una tradición u otra muestra de maltrato animal.

El pasado miércoles debieron sacrificar un caballo durante la doma por una grave lesión, lo cual provocó la indignación de la gente en las redes sociales. El debate se abre una vez más, ¿Es una tradición para celebrar o se trata de otra forma de maltrato animal?

Hay quienes sostienen que el festival es una celebración divertida y una hermosa tradición argentina, donde aún se mantienen costumbres que se pierden día a día y que es parte de nuestra cultura. Se dice que es una oportunidad para ver “la potencia que tiene el animal” y que se genera un lindo ambiente entre la música, la comida y la tradición.

Además, no olvidemos que el fin del evento tiene como principal objetivo ayudar a las escuelas de Jesús María.

Sin embargo, la mayoría sostiene que es innecesario que el festival cuente con la doma, sino que podrían hacer desfilar los caballos y centrarse en los espectáculos musicales.

Otras personas sostienen que “la doma es maltrato animal por el simple hecho de que no es necesario domar a un caballo, ya que deberían ser libres”. Sin embargo, cabe aclarar que a lo que llaman “doma” en realidad se denomina “jineteada”, ya que para domar o amansar a un caballo no es necesario aplicar violencia.

De esta manera muchas agrupaciones y expertos en caballos resaltan que amansar a un caballo para trabajar con personas no es malo, siempre que se lo cuide de manera adecuada. Así mismo se desata otra polémica, ¿Por qué considerar la doma como maltrato y no a otros deportes?  Según encuestas realizadas, las personas sostienen que el tener un caballo se trata de generar un vínculo como con cualquier otro animal y lograr que se genere confianza.

El hecho de que se considere como “violenta” a la doma, radica en el hecho de que se basa en golpes con espuelas o rebenques, y quien golpee más al caballo con dichos elementos sin que sea derribado consigue más puntos.

Entonces, ¿Debemos cambiar esta tradición? La fundación Sin Estribos explico que “la idea no es luchar en contra de una tradición, sino enseñar que algo que se hacía por mucho tiempo está mal, que se puede cambiar. Lo tradicional pasa a ser un hecho doloso, encuadrado en la ley contra el maltrato animal 14.346”.

Dicha fundación también presentó una denuncia y será querellante en la causa del caballo que murió el día miércoles 16 y convoco a una marcha en contra del maltrato.

Año tras año se produce el mismo debate, ¿Sera hora de cambiar de tradición?