fbpx
Anuncios
espacio publicitario

El milenio

10 años conectando Sierras Chicas

Ahora, el malambo tiene su espacio femenino


En Córdoba se llevó a cabo la primera edición del Festival Nacional de Malambo Femenino, organizado por el Encuentro Arte y Danza. Valentina Moyano salió subcampeona y con sólo once años ya es una promesa cultural de las Sierras Chicas.

Por primera vez se realizó a nivel nacional un festival de malambo exclusivo para mujeres. Participantes de todas las edades, solistas o en parejas, se calzaron las botas, mostraron su arte y destrezas, dejando al público cautivo y rompiendo cualquier prejuicio sobre la visión masculina que acarrea esta danza.

El Laborde, Festival Nacional de Malambo para hombres, se ha convertido en un clásico a lo largo del tiempo, en el mundo del folklore. Ellos se lucían y la categoría femenina era una más, pero los organizadores del Laborde decidieron apostar por la marca femenina, dándoles a las malamberas un espacio propio. Fue la primera vez que se llevó adelante un festival de esta envergadura, buscando generar mayor visibilización de que está disciplina también es consumada por las mujeres.

El Festival Nacional de Malambo Femenino, en su primera edición, contó con tres categorías: menor, juvenil y mayor. Se enviaban representantes por provincia y Valentina le hizo honor a Córdoba.Las categorías a competir tuvieron la posibilidad de participar de forma individual, en dúo y conjunto.

La competencia tenía como premio mayor la Copa de Campeona del Córdoba Cultura, junto a una medalla, el trofeo de primer premio, $2000 y calzados o botas de una importante marca.

La participación de Valentina surgió de imprevisto y desde aquella decisión se inició un camino de dura práctica durante tres meses. Era la primera vez que participaba en un festival semejante, a pesar de tener presentaciones menores todos los fines de semana.

Pero, desde que se inclinó por este camino, hace recién un año, Valentina ensaya todos los martes dos horas, con su profesor Raúl Ludueña en la Academia Amanecer Gaucho y, a su vez, práctica en su casa diariamente.

Los frutos del esfuerzo tuvieron su recompensa. Valentina logró llevarse, aparte del título de subcampeona en categoría menor, todas las miradas y aplausos, luego de un reñido desempate con la participante que representó a Buenos Aires. Cyntia, profesora de malambo y tía de Valentina, destacó que lo más emotivo fue cuando“se bajó la campeona y se abrazaron” y agregó que para todo el equipo que acompañó a Valen fue un gran logro, “nunca pensamos llegar a ese nivel”.

El Malambo: estructuras y movimientos

El malambo es una danza organizada a través de las “mudanzas” que interrelacionadas forman un todo. Hay mudanzas de inicio, de desarrollo y de remate. Dentro de cada una la elaboración de los elementos que conforman una mudanza son diferentes.

Cintya contó que lo básico, en realidad, son los zapateos tradicionales, “primero se enseña martillito, cosas que sirven para los zapateos básicos, para después de ahí salir a hacer mudanzas inventadas por los profes” e influye muchísimo la creatividad que tenga cada profesor para plantear una composición original.

En cada coreografía, ya sea individual o en conjunto, puede variar la coordinación que se realiza con la música, la postura del cuerpo, la posición de cada malambero, que influirán a su vez, en el equilibrio como en la imagen final. La danza se constituye casi enteramente por los movimientos de pies y piernas, mediante la ejecución de zapateos que, con los “repiques” se separan entre sí, generando intérvalos en el movimiento. Estos repiques son un golpe que producen también un sonido rápido y particular, indicando la finalización de un zapateo y el comienzo de otro.

Una regla fundamental es iniciar el zapateo con el pie izquierdo, lo que es llamado “la ida” y completar “la vuelta” con el pie derecho.

Las composiciones duran aproximadamente entre dos y tres minutos, pero en los hombres duran más, y en la categoría infantil es menos tiempo generalmente.

Los géneros en la danza

A lo largo de los años, se ha instaurado en la sociedad la idea de que, tanto el folklore como el malambo, son danzas mayoritariamente “masculinas”. Sin embargo, Cintya destacó que actualmente la apertura e iniciativa de las mujeres en este rubro es más amplia que hace tiempo atrás.

A pesar de esta visión social que acarrea la danza, paradójicamente, se presenta una escasez de varones en los grupos. Los profesores de Amanecer Gaucho adjudican esta carencia, fundamentalmente, a la preferencia por los deportes, sobretodo el fútbol, y cómo los padres motivan a sus hijos a practicar estas disciplinas, en vez de danzas tradicionales.

Esta situación problemática en la dedicación de los chicos, se prolonga al ritmo en su totalidad, ya que siempre conviene comenzar las clases en la niñez, trabajando progresivamente en la flexibilidad, incrementando la complejidad en los zapateos y pasos clásicos.

Hoy en día es más exigente la enseñanza de la danza, para mujeres y para hombres igualmente. Cyntia comentó que hace veinte años, cuando ella se recibía de profesora, alcanzaba con saber los zapateos básicos, pero que hoy, les exigen mayores conocimientos. Sin embargo, está la posibilidad de dedicarse sólo al malambo, sin incursionar en el folklore en su totalidad, lo cual antes no estaba tan difundido.

Una comisión malambera en Córdoba

Dedicarse a la enseñanza de este género musical es un “trabajo a pulmón”, realizado en gran parte por el placer que implica sentir el progreso de un alumno, verlo desarrollarse, perder los miedos y subir a un escenario a brillar, seguros de sí mismo –tal como demostró Valentina en esta oportunidad-

Actualmente, en los encuentros se plantea la posibilidad de armar una “Asociación cordobesa de Danza Folklórica” a modo de sindicato, con el fin de conseguir una mutual, difundir y reconocer la labor de los profesores, conseguir recursos, movilidad, etc. En los festivales cada uno debe pagar su propia inscripción y colaborar, incluso, para que se pueda llevar a cabo el encuentro. Asimismo, los seguros, estadías, mudas de ropa, todo corre individualmente. Crear una comisión que interceda en estas cuestiones, puede servir de amparo para equiparar gastos e incluso llamar a más gente.

Anuncios

Dejá un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: