Anuncios

El milenio

10 años conectando Sierras Chicas

La cultura afro cerca de las Sierras

CULTURA/ RÍO CEBALLOS


Pablo Solís González coordina la escuela Bum Racatá, donde trabajan con la cultura afro, abarcando todas las regiones y temáticas que esto implica.

“Vivimos en una cultura donde no está el hábito ni la conciencia de estudiar música y danza como una prioridad”.
  • Por Clara Angeletti.
  • claraangeletti@elmilenio.info
  • Valentina Bocanegra, Máximo Appendino. 4°A IENM.
  • Juan Cruz Bocanera y Augusto Destefanis. 4°B IMVA.

Bum Racatá es una escuela que trabaja acercando talleres y seminarios de percusión de distintos ejes de la cultura afro. Fue fundada en 2007 en Buenos Aires y a partir del 2015 funciona en Córdoba, ya que su coordinador, Pablo Solís González, se vino a vivir a las Sierras Chicas.

Actualmente llevan estas actividades al interior de la Argentina, como Buenos Aires, Santa Cruz, Chubut y hasta Chile. Para su cometido se acercan a colegios, barrios y grupos de estudios llevando capacitaciones en ejes específicos.

Abarcan la música afro tanto americana, del Río de la Plata, de Brasil, de Cuba, Colombia, Perú y otros distintos lugares donde el “aporte negro” ha dejado un “legado”.

Pablo comentó que, si bien el término afro es muy utilizado, también es muy amplio, “por un lado tenemos el continente africano con sus miles de expresiones y por otro lado lo que tiene que ver con lo afroamericano que va desde el sur de América hasta el norte de América”. Tal extensión implica mundos totalmente diferentes con raíces en común, pero podríamos decir que en cada región han pasado cosas diferentes y a raíz de esto, las músicas se han mixturado con elementos de distintas regiones.

Pasado y presente

La “escuelita” nació de la mano de Pablo Solís junto con un “gran amigo”, Rodrigo Herráz. Ambos estudiaron percusión durante un largo tiempo y se vieron en la necesidad de emprender un proyecto propio, empezando un camino a partir de la construcción de esta escuela.

El nombre surge por la canción de unos amigos de los fundadores, que justamente tiene esta onomatopeya “Bum Racatá”. Entonces, como la percusión trabaja dentro de su lenguaje con muchísima onomatopeya, es la forma de que uno pueda recordar esa melodía rítmica y vincularlo con la escuela, de forma casi automática.

En este momento, en Río Ceballos funcionan 4 talleres con reuniones continuas y algunos que trabajan en formato seminario, es decir una vez al mes. También hay un taller en Buenos Aires una vez al mes y después otros 5 o 6 grupos se desempeñan en Chile, pero esos son “más irregulares” ya que tienen una clase cada 4 o 5 meses, dependiendo de la disponibilidad de Pablo para viajar.

Solís señaló que la escuela se piensa como un “espacio itinerante donde hay muchos grupos”. Estos grupos están divididos por contenidos y ejes regionales. Por ejemplo: hay un taller de percusión afro peruana, un taller de batucada, un taller afrocubano. Dentro de cada taller, como la música se orquesta con distintos instrumentos, lo que se trabaja es el vínculo entre las características de la región con el manejo de la orquestación.

En su mayoría, quienes asisten a los talleres y a las diversas actividades son adultos, desde los “veintilargos, treinta, hasta edad indefinida”. “Los adultos entran en un proceso de aprendizaje y crecimiento, con los años se ve que hay muy buenos profesionales en el mundo de la percusión” añadió Pablo.

En la escuela cuentan con un backupde todos los instrumentos que necesitan para ejecutar cada taller. Y, además, los estudiantes empiezan a adquirir sus propios recursos para aprender independientemente también.

“Un grupo pequeño, pero en construcción”

Aparte de los talleres, se brindan capacitaciones de danza, dictadas por una profesora afroamericana llamada Estela Trimachi. Dichas capacitaciones relacionan percusión y danza, debido a que se acompañan mutuamente y “se respeta mucho este lenguaje, puesto que la percusión y la danza tienen un vínculo muy necesario”.

Durante el año, desde Bum Racatá se realizan muestras en donde se presentan todas las producciones en conjunto. Asimismo, además, organizan shows enfocados en algunos grupos particulares, acorde a invitaciones que reciben para mostrar un contexto cultural concreto.

Para Solís, vivimos en una comunidad en la que danza y percusión no es una “prioridad”, los estudios culturales están en minoría, y los deportes, por lo general, son algo que se desarrolla más. Y agregó: “Se desconoce que las profesiones percusionistas duran tanto como una carrera de medicina” y contra esto se enfrenta el proyecto que decidió impulsar, buscando generar mayor visibilización de otras culturas y sus movimientos estéticos. Para él, muy pocos adultos motivan a sus hijos para estudiar algo relacionado con una danza o la música, sin embargo, se nota que a los jóvenes esto les atrae, por el entusiasmo que vierten en eventos como las estudiantinas. Bum Racatá busca concientizar acerca de que la cultura también es un camino próspero.

Desde Sierras Chicas la propuesta fue muy bien recibida desde el principio. Un gran número de personas se implicaron en la participación con iniciativa y confianza.  El proyecto está centrado en Río Ceballos, ya que, de 50 ó 60 personas que conforman el grupo, 30 son de esta localidad.

Respecto a la actividad que ejecutan en Chile, su coordinador comentó que apunta a trasladar otras culturas no sólo al interior de Argentina. Hace unos años, Pablo tuvo la oportunidad de ir a Chile, lo que le permitió conocer a muchísimas personas, que lo inspiraron a llevar su trabajo a ese país, con el deseo de llegar a otra multiplicidad de regiones.

En un futuro cercano, desde la escuela, quieren conocer otras ciudades de Córdoba, luego el interior de Argentina en su totalidad y retomar Córdoba. Expresó Pablo: “hace mucho que estoy acá, así que sigo conociendo los circuitos y demás”.

Anuncios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: