Anuncios

El milenio

10 años conectando Sierras Chicas

Una ventana al monte

Casa Común Salsipuedes acompañó la muestra “Ventana al Monte” en el Museo Botánico de la Ciudad de Córdoba. En este marco, la organización remarcó su histórica lucha en defensa del bosque y la fauna nativa de Sierras Chicas: “No nos oponemos al progreso sino justamente al contrario, posibilita que progresemos en conjunto como hábitat para el ecosistema que nos alberga y también las generaciones futuras”, dijeron.

Ventana al Monte es un espacio donde la arquitecta e ilustradora Mercedes Machado invitó a la agrupación “Casa Común Salsipuedes” a formar parte de la misma: “Visibilizamos la propuesta que venimos impulsando de la creación de una Reserva en Salsipuedes, con foco en La Estancita, y se trata de un trabajo colaborativo por parte de los integrantes de Casa Común”.

Desde este grupo explican que “en el Corredor Sierras Chicas todas las localidades tienen Reserva, por eso vamos generando condiciones desde la ciudadanía para que eso suceda y vamos teniendo eco. Estas experiencias llevan su tiempo, la perseverancia es clave”.

→El dato: La muestra se puede visitar en Vélez Sársfield 299 (Ciudad de Córdoba).

La Casa de Salsipuedes

Casa Común está conformada por los vecinos que habitan Salsipuedes, provincia de Córdoba. Buscan preservar el patrimonio natural y cultural para el equilibrio del ambiente. Tienen como objetivo lograr una vida sustentable, por el derecho de las generaciones presentes y futuras, a través de la participación.

La génesis de un proyecto que busca salvar el paisaje serrano

→Desde la agrupación aclaran que la flora y fauna de Sierras Chicas están en graves problemas. 

Cuando llegaron los españoles las Sierras de Córdoba no eran un lugar con escasez de agua. Riachos, arroyos y vertientes fluían por doquier, y si bien se atribuye esa condición a un periodo climático determinado, el hecho es que estaba el bosque serrano en plena actividad, infiltrando y bombeando agua.

La tala indiscriminada para obtener leña y, sobre todo leña para las canteras y otros usos, dañó seriamente al principal agente de retención del agua. Posteriormente, la urbanización en damero y el desmonte para el cultivo, así se rompió el equilibrio que permitía un aporte hídrico importante.

“Además, de respetar las zonas rojas como está establecido tenemos otra oportunidad con una urbanización correspondiente de ayudar a la infiltración y drenaje del agua”, mencionan desde Casa Común, grupo que busca conformar la Reserva de Salsipuedes, pero para realizan un trabajo de hormiga difundiendo y defendiendo el cuidado de la flora y fauna de la zona.

Desde 2016…

Desde Casa Común a fines del 2016 se comenzó a plantear la necesidad que Salsipuedes tenga su Área Natural Protegida ya que es la única localidad que no la tienen en el Corredor Sierras Chicas, iniciativa de la que se forma parte integrando el grupo Impulsor de la misma.

A partir del mapeo colectivo de Valores de Conservación, sus amenazas y propuesta de zonas de protección realizado por Casa Común en el invierno del 2017, se remarcó la importancia urgente de proteger la cuenca alta situada en la zona conocida como La Estancita y otros espacios de monte nativo de Salsipuedes. Ese trabajo participativo fue considerado como insumo en el proceso de incidencia en la propuesta municipal al mapa del IPLAM en el Plan Director de Sierras Chicas, que actualmente es la base de la presentación del Municipio para la ampliación del Ejido municipal.

Trabajando en conjunto con el Municipio

El pasado 26 de marzo, se reunieron representantes de Casa Común Salsipuedes junto a Nicolás Frutos, quien se desempeña en el rol de la Coordinación de Ambiente del Municipio de Salsipuedes.

Vale aclarar que el objetivo de la reunión acordada fue dialogar sobre el avance del proyecto de ordenanza de la Reserva relacionada con la protección de la zona de La Estancita y ver la situación de otros parches boscosos de interés prioritarios existentes en el Pueblito, Villa Silvina y zona IMOS / Ecobarrio Villa Sol.

En cuanto a la reunión, esta comenzó con la presentación de los avances realizados por el Municipio para la creación de la Reserva, lo que incluyó la lectura completa de la versión preliminar de la ordenanza “RESERVA HÍDRICA RECREATIVA NATURAL MUNICIPAL SALSIPUEDES”, esto se trata de un anhelo que comienza a concretarse en la propuesta de normativa como primer paso.

Mientras transcurría la reunión, la agrupación hizo sugerencias para mejorarla con la colaboración de especialistas y vecinos. En ese momento, también se acordó la necesidad de un taller especial para los propietarios de la zona de La Estancita con el objetivo de que puedan despejar sus dudas y comprender de qué se trata la propuesta de la Reserva y sus beneficios.

Por último, enfatizaron sobre la necesidad de reforma del COU (Código de Ordenamiento Urbano) vigente. Desde Casa Común comentaron que “un grupo de vecinos está analizando el COU y generando propuestas para mejorar la protección de los valores identificados en el mapeo colectivo realizado, priorizando como línea de aporte una propuesta de ‘urbanización serrana’ y aportes particulares sobre zonas priorizadas para que se tengan en cuenta en la zonificación”.

Por su parte, desde el Municipio se mencionó que estaban analizando el COU para plantear su futura reforma.

Reescribiendo y protegiendo la historia natural de Sierras Chicas  

“No nos oponemos al progreso sino justamente al contrario, posibilita que progresemos en conjunto como hábitat para el ecosistema que nos alberga y también las generaciones futuras”.

Llegó abril y desde Casa Común Salsipuedes presentaron propuestas a los vecinos con el objetivo de enriquecerlas. Por eso, una de las propuestas fue de impulsar el bio urbanismo como alternativa. “Son ideas que queremos seguir trabajando, con vecinos, y otras personas y grupos de Salsipuedes, como el resto de las localidades del Corredor Sierras Chicas”, “Queremos un hábitat que sea realmente sostenible”, dijeron.  

“Por eso ante los problemas que nos trae la urbanización tradicional proponemos el bio urbanismo, así a la planificación urbana tradicional se incorpora la idea de que el hábitat debe ser apropiado para la vida personal y social de los habitantes, y también debe ser apropiado para la vida de los ecosistemas donde se van asentando las comunidades humanas. Si estos sistemas se degradan, contaminan, enferman o mueren corren igual camino sus habitantes”, agregaron los salsipuedenses.

El agua refuerza las napas y evita inundaciones.

La desastrosa urbanización basada en loteos antiguos que no respetaban relieves, escorrentías, incluso cañadones o arroyos, y menos aún la presencia del bosque, provocó una rápida corrida del agua en dirección a la pendiente por cada calle que se abre y peor, si se pavimenta, sin producirse infiltración, arrastrando el material de superficie y rompiendo las calles, además acumulación de agua en zonas más bajas produciendo inundaciones.

“Ante esta situación, tenemos que aprovechar que existen dos tipos de loteos, los consolidados (que se dividen a su vez en los que están pavimentados, tienen un regular mantenimiento de sus calles o ya no se alcanza a realizar esos trabajos). Y los que aún no están consolidados”, explicaron a través del adelanto del texto de este proyecto que aún está en construcción.

Anuncios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: