El Milenio

Noticias de Sierras Chicas

La casa de la mateada

Se trata de un programa internacional que invita a estudiantes de Estados Unidos a visitar Argentina con fines comunitarios y solidarios.

Se trata de un programa internacional que invita a estudiantes de Estados Unidos a visitar Argentina con fines comunitarios y solidarios. En esta nota, los detalles.


Por Carlota Arrieta y Jazmín Corvalán. 4°B IENM.

Lucía Cardozo y Jerónimo Palacini. 4°B IMVA

[dropcap]A[/dropcap]lumnos de la Universidad Loyola Marymount de Los Ángeles, Estados Unidos, en el marco del programa de intercambio, llamado Casa de la Mateada, visitan, recorren y conviven con parte de la sociedad argentina.

La finalidad de esta propuesta denominada Casa de la Mateada refleja el objetivo de los jesuitas, que es el de formar a los estudiantes en solidaridad con los otros y por los otros. En este marco, los estudiantes norteamericanos llegan a Argentina para cursar algunas materias en la Universidad Católica de Córdoba y también comparten actividades prácticas con distintas comunidades, como por ejemplo en La Luciérnaga.

Casa de la Mateada es un tipo diferente de experiencia en el extranjero. Ofrece una rara y emocionante oportunidad para que los estudiantes experimenten la praxis, la vida comunitaria, el análisis crítico, la reflexión, y la formación espiritual en la dinámica ciudad de Córdoba.

El programa está arraigado en cuatro «pilares»: Comunidad, Académicos, Espiritualidad y Acompañamiento. Los estudiantes viven simplemente en una vivienda compartida en Córdoba, mientras también, toman clases tres días a la semana en la UCC. Los otros dos días se pasan en «sitios de praxis» donde se les da a los estudiantes la oportunidad de sumergirse en la vida de comunidades humildes y marginadas de Córdoba y sus alrededores.

“No es una experiencia de servicio voluntario; es para compartir espacios en los barrios más humildes, acá en Córdoba. La idea no es para ayudar sino para acompañarlos y compartir con ellos”, indicó Jacob Wild Crea, coordinador del programa.

“Nosotros traemos chicos de los Estados Unidos para poder sacarlos de su vida y tener otras experiencias, tener contacto con otra gente, otra cultura, para poder crear un espacio para criticar nuestras ideas y nuestra cultura. Las charlas que brindamos son para que los chicos puedan seguir pensando y viendo las cosas del lado crítico, ver cómo nos ubicamos en el sistema racista, o en las culturas en general y para poder hacer eso tenemos que pensar críticamente”, agregó el coordinador.