Anuncios

El milenio

10 años conectando Sierras Chicas

Fuego que asfixia

Bomberos voluntarios de Unquillo combaten el fuego en las sierras junto a los cuarteles de la provincia.


Rige la prohibición de iniciar fuego en todo el territorio provincial. Las denuncias de estos episodios o de cualquier principio de incendio pueden hacerse ante la dependencia policial o de bomberos más próxima

Bomberos voluntarios de varios cuarteles combaten el fuego que no da respiro en Córdoba presentando un desolador panorama. Según indicó Diego Concha, Director de Defensa Civil de la provincia, en estos momentos hay cuatro focos de incendios que se están desarrollando en Luyaba, en el flanco este de Cerro Mogote, en el camino que une Yocsina con la viña serrana La Calera (camino interno que conecta la ruta E55 con Carlos Paz, actualmente controlado) y en la zona de Bouwer. En tanto, permanece activo otro foco de incendio en la zona de Alta Gracia, entre Falda del Carmen y El Observatorio de Bosque Alegre donde se evacuaron 74 personas y la situación aprenta complicarse.

A su vez, las actuales condiciones climáticas desfavorecen ampliamente y representan un obstáculo para los combativos bomberos que no dan abasto. En las últimas horas, Claudio Vigneta, secretario de Gestión de Riesgo Climático y Catástrofes de Córdoba manifestó que los fuertes vientos persistirán con un aumento de intensidad por lo que el riesgo de incendios permanece en nivel extremo. Sumado a los vientos, la humedad va en descenso mientras sube la temperatura, por lo que la situación climática puede afectar a sectores serranos.

Héroes locales

El cuartel de bomberos de Unquillo se encuentra prestando colaboración en la lucha con el fuego desde el pasado viernes donde una dotación de bomberos trabaja conjuntamente con el resto de los cuarteles en la zona de los Batallones de La Calera para extinguir el foco de incendio producido en el sector de los Mogotes y San Roque. Para ello se utilizó un helicóptero para el traslado de los bomberos, son ciento cincuenta personas que están prestando servicio, tres aviones hidrantes y ambulancias para asistir en caso de que sea necesario.

En diálogo con El Milenio, el bombero voluntario Pablo Calderón de la unidad unquillense nos contó sobre el trabajo que vienen realizando junto a los cuarteles de toda la provincia.

“Nosotros arrancamos desde el viernes trabajando con un camión cisterna en la zona de los batallones, cerca del Tropezón, abasteciendo los aviones hidrantes que estaban trabajando en el Cerro Los Mogotes junto a los helicópteros. El día sábado se hizo lo mismo, mandamos un camión cisterna para brindar apoyo y el día domingo mandamos una unidad de cinco bomberos que estaban a cargo mío, cuatro de los bomberos fueron “helitransportados”.

“Yo evalué el incendio con el Comisario General Gustavo Nicola del Consejo Nacional de Bomberos y con el Director de Capacitaciones de Córdoba, porque había que ubicar a los bomberos en las líneas de fuego ya que vinieron de todos los puntos cardinales de la provincia del norte, de Traslasierra, de Calamuchita. Trabajaron alrededor de 150 bomberos cuatro camiones cisterna cuatro aviones hidrantes y el helicóptero que llevaba las personas al cerro, a la altura del Dique San Roque”.

Por su parte, a pesar de que muchos confiaron en el cese de las llamas en Cerro Mogote las cenizas sumadas a los intensos vientos fueron el combustible necesario para que el foco de fuego vuelva a activarse durante el día de ayer, o bien las malas intensiones de algún individuo. La misma suerte corrió la localidad de Luyaba donde habían 20 cuarteles en guardia de ceniza.

Al respecto, Calderón expresó: “El día domingo se dio por finalizado y extinguido el fuego pero el lunes aparentemente hubo un reinicio entre las tres y las cuatro de la tarde en el cerro Mogote pero los bomberos estamos convencidos que no fue un reinicio, sino que lo habían prendido porque había quedado muy bien hecho el trabajo en la zona afectada. Los chicos trabajaron toda la noche, desde las seis de la tarde hasta las once de la mañana que llegaron al cuartel. Durante la noche hicieron guardia de ceniza en una parte del cerro y otra quedó prendida porque las condiciones del terreno no nos dejaban trabajar”, sostuvo Calderón.

Mientras tanto, pese a los reiterados pedidos de no encender fogatas en la zonas serranas ya que se encuentran bajo Alerta Extrema, todavía hay vecinos que prenden fuego. “Ayer cuando regresó la dotación de Malagueño nos encontramos con que se había fuego frente al country Las Corzuelas en Pajas Blancas, y los chicos sin descansar tuvieron que salir a ese incendio, mas un camión cisterna y un camión de agua de la municipalidad junto a Nobile. Estuvimos trabajando todo el día ahí con guardia de cenizas hasta las nueve y media de la noche. Lamentablemente seguimos teniendo quemas, la gente no entiende que no tiene que prender fuego, hubo una quema en Villa Forchieri y otra en cercanías a la antena en calle Caseros”.

“Estamos en Alerta Extrema y les pedimos a los vecinos que tomen conciencia, pueden arruinar su vida y la de cualquier vecino. Nos tenemos que cuidar entre todos porque después los bomberos somos los culpables por no llegar a tiempo pero antes hubo un inconsciente que prendió fuego”, reiteró Calderón para los vecinos de la zona que continúan con quemas improvisadas e inadecuadas.

Anuncios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: