La trampa del pago mínimo de las tarjetas de crédito

Está compuesto sólo por el 5% de la deuda total. Una persona puede tardar casi dos décadas en saldar el total de esta manera.

Todos seguramente tienen el deseo de vivir sin deudas, pero los atractivos descuentos y las facilidades de pago en cuotas que ofrecen las tarjetas de crédito son un arma de doble filo que pueden alejar a las personas de ese objetivo.

Realizar compras mayores al poder adquisitivo y financiarlas recurriendo al pago mínimo de la tarjeta puede ser un error que podría costar muy caro. Tan caro como vivir endeudados.

tarjeta-y-posnet

Si bien es posible y hasta útil realizar el pago mínimo cuando surgen gastos inesperados, es importante que esto no se convierta en una práctica habitual ya que puede provocar una dependencia financiera no deseada con los bancos.

Aquellas personas que no sean cuidadosas con sus finanzas pueden caer en una deuda que sentirán como eterna, -por lo difícil de eliminar- e incluso porque puede aumentar con el paso de los meses. La financiación de los consumos con tarjeta de crédito a través del pago mínimo es sólo un negocio para el banco.

El pago mínimo es mucho más costoso que un préstamo personal. En muchos casos supone intereses sobre el saldo de deuda superiores al 60% y 70% anual.

¿Cómo se compone el Pago Mínimo?

Resultado de imagen para dinero gif animado

El monto del pago mínimo no es fijo como las cuotas de un préstamo personal. Eso tiene implicancias desfavorables a la hora de planificar las finanzas de manera ordenada, ya que la amplia mayoría de las personas prefieren realizar cuotas iguales todos los meses.

Si bien cada entidad tiene su propia forma de cálculo, el pago mínimo representa alrededor del 5% del saldo de deuda y la totalidad de todos los gastos no financiables, como los costos administrativos o cuotas anuales, intereses, cargos por mora, comisiones, impuestos, adelantos en efectivo y las cuotas de las compras.

El monto mínimo a pagar, entonces, está compuesto en mayor parte por intereses, comisiones e impuestos y no por pagos que reduzcan el capital inicial que se está financiando. Abonando el pago mínimo cada 30 días, la deuda original no se reducirá.

Además, esta forma de financiamiento, es mucho más costosa que los préstamos personales por lo cual supone en muchos casos intereses sobre el saldo de deuda superiores al 60% y 70% anual.

Se paga el mínimo pero la deuda no se reduce

¿Por qué? Esto sucede porque los bancos definen el pago mínimo para cubrir los intereses y no la deuda en cuestión.

Al cabo de 6, abonando $14.257 en concepto de pago mínimo, la deuda sólo habrá disminuido $4.822

Por ejemplo, sobre una deuda inicial de $50.000 en la que se efectúa el pago mínimo mensual, hay que adicionar el monto correspondiente a los intereses sobre el saldo adeudado. Al cabo de 6 meses, se habrá abonado $14.257 en concepto de pago mínimo, pero la deuda sólo habrá disminuido $4.822.

Eso sin contar que al continuar usando la tarjeta para consumos habituales, se comienza a desordenar la vida financiera, corriendo riesgos de morosidad que complicarían el futuro al quedar atrasos registrados en Veraz.

¿Cómo resolver el problema de la eterna deuda?

Una de las soluciones para saldar en un solo pago el total de la deuda, es recurrir a otras alternativas de financiación que permitan reemplazar esa deuda, por una más económica. Los bancos no suelen otorgar créditos para pagar el 100% de la totalidad de las tarjetas porque “temen” que la persona se vuelva a endeudar y convertirse así, es un cliente “riesgoso”.

Lo recomendado por los especialistas es saldar el total de la deuda en un sólo pago con un préstamo a menor tasa, con cuotas fijas y a un plazo más largo para bajar el impacto de los pagos en las finanzas y evitar el efecto “bola de nieve”.

CONSEJO: Conocer todas las alternativas disponibles, permite comparar y evaluar escenarios. En definitiva, ayuda a elegir aquellas las opciones que contribuyen a resguardar y fortalecer la salud económica.

EL MILENIO

[elmilenio.info] Sitio Web de Noticias – Director: Guillermo E. Risso – Propietario: Fundación Josefina Valli de Risso - Domicilio de la publicación: Crucero General Belgrano, b° Los Talitas – Unquillo – Tel: 03543 480349 [Copyright Ⓒ 2017 Fundación Josefina Valli de Risso]

ESTAMOS SEGUROS QUE TE VA A GUSTAR

Comentarios en Facebook

Conectate con Sierras Chicas
A %d blogueros les gusta esto: