Anuncios

El milenio

10 años conectando Sierras Chicas

Dos pájaros de un tiro

El próximo sábado 8 de julio a las 20 hs se inaugura una muestra conmemorativa y especial en la Casa Museo Lino Enea Spilimbergo.

Por Amira López Giménezamiralopez@elmilenio.info

Puede decirse que a partir del sábado 8 de julio los vecinos de Unquillo podrán conocer los detalles íntimos de la historia de uno de los pintores más destacados de la ciudad de Unquillo y del mundo, Spilimbergo.

Parte de su vida será develada al público a partir de la exposición del intercambio de correspondencia con quien supo ser un reconocido alumno del maestro del pincel, Medardo Pantoja. Ambos, profesor y alumno, son reconocidos como dos maestros del Arte Latinoamericano del siglo XX cuyas influencias traspasaron las fronteras.

Fue la Dirección de Cultura y Educación de la Municipalidad de Unquillo quien logró recopilar las cartas originales de Spilimbergo no sólo con Pantoja, sino además con Juan Carlos Castagnino y Antonio Berni. Este tesoro cultural fue hallado y gestionado por la directora de la casa museo Ana Lía Schneider durante sus viajes hacia el norte del país.

De todos modos, la exposición será realizada en dos instancias distintas debido a la complejidad y extensión del material. Además, las presentaciones contarán con las obras del artista, fallecido en la década del 70. La segunda exposición será el 20 de julio a las 22 hs.

Los misterios de Tilcara, sus valles y quebradas fueron los motores de inspiración en las obras de Pantoja, como así también sus pobladores. Tal como aprecia Sicolo, Licenciada en artes, las pinturas de Pantoja se caracterizan por la predominancia de rostros curtidos, de trabajadores expuestos a diversas condiciones climáticas del norte argentino y a los contextos geográficos y sociales que influyeron en la formación y desarrollo de las comunidades durante la historia.

La importancia de Pantoja no radica solamente en su arte sino también en su vínculo, en su amistad con Spilimbergo basada en la mutua admiración por el arte. Este vínculo se refleja en cartas, fotografías y pinturas del pintor que a su vez permiten reconstruir parte de la vida de Spilimbergo.

Según el informe municipal, Medardo Pantoja nació en Tilcara, en 1906 y su interés en el arte y la pintura lo llevó a estudiar en el Instituto Argentino de Artes Gráficas, en Buenos Aires. Allí forjó un vínculo de amistad con  Lino Spilimbergo, quien era su profesor y que años más tarde solicitó que lo reemplace en el dictado de la Cátedra de Dibujo y Pintura, en el Instituto Superior de Artes de la Universidad Nacional de Tucumán.

En palabras de la Lic. Ivana Sicolo:

“Pantoja era un eterno enamorado de su altiplano jujeño donde aún hoy podemos encontrar las imágenes de su fundamento creativo. Un artista que asumió vitalmente la herencia indígena que circulaba por sus venas y que realizó una labor fecunda por el arte, recibiendo numerosas distinciones tanto en Argentina como en el extranjero. Su historia es la narración de una consagración artística serena pero apasionada […] Con una maduración conceptual de una propuesta estética de vertiente americanista y una profunda preocupación por el hombre y su medio ambiente buscó conquistar la técnica y el lenguaje plástico destinados a revelar el sentimiento de amor hacia su sangre, su gente y su tierra”.

 

Anuncios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: