La región Sucesos

Abuelos: víctimas fáciles para la delincuencia

Los adultos mayores son cada vez más victimas de la delincuencia.

A través de la agresión y el engaño los adultos mayores son víctimas fáciles para la delincuencia. A continuación, útiles consejos de seguridad para la tercera edad


Por Redacción El Milenio

periodico@elmilenio.info

Abuelos y seguridad
Los ladrones no dan tregua a los adultos mayores, quienes cada vez más son víctimas de hechos delictivos.

Últimamente, los adultos mayores están siendo “habituales víctimas” de una misma tipología de robos. Las sustracciones se cometen en su mayoría cuando son sorprendidos en el porche o en el ascensor de su domicilio, así como cuando permiten acceder a personas desconocidas a su vivienda.

A menudo, estos robos suelen ocurrir después de ir a una entidad bancaria. Los delincuentes simulan hacer alguna gestión en la sucursal y cuando observan que algún cliente saca dinero los siguen hasta su residencia donde, ya sea de forma violenta o distrayéndolos con cualquier disculpa, le sustraen el dinero.

El porche y el ascensor, de hecho, suelen ser puntos muy utilizados por los ladrones para abordar a sus víctimas cuando éstas se encuentran solas, pero no son los únicos escenarios que buscan los forajidos para llevar a cabo el delito:

En la vivienda o domicilio

  • Haciéndose pasar por supuestos empleados de un servicio de suministro (agua, electricidad, gas, etc.): Los delincuentes suelen hacerse pasar por empleados de una empresa que viene a realizar alguna revisión o con la disculpa de hacer encuestas. Una vez dentro piden un vaso de agua o ir al baño para quedarse solos y sustraer dinero u objetos de valor.
  • Por teléfono, solicitando dinero para que les pueda entregar un supuesto premio que han ganado.

Abuelos y seguridad 2

En la calle o vía pública

  • Suelen estar pendientes de los mayores cuando van a sacar dinero en efectivo de la sucursal bancaria, sobre todo en fechas próximas al ingreso de la pensión o jubilación.
  • Al efectuar operaciones en cajeros automáticos.
  • Mediante engaños en los que se ofrece la oportunidad de ganar un dinero rápido.
  • Desconfiar de la bondad de un individuo que le ofrezca la venta de presuntos objetos valiosos que son falsos o inexistentes o de algún aparato electrónico a precio muy inferior a los que en el mercado se ofrecen.
  • A veces los delincuentes también involucran a toda la familia en la estafa, presentándose en la casa con pedidos de dinero para medicamentos, análisis, etcétera, generalmente si los parientes se desentienden del anciano y delegan en cualquiera su responsabilidad de cuidarlo es más fácil que el fraude se concrete.

¿Cómo puede protegerse?

  • Además de contar con una billetera, se debería adquirir una fajilla de seguridad para llevarla por dentro del pantalón o colgada del cuello, debajo de la camisa.
  • Llevar siempre una identificación metálica (medalla o pulsera), con el nombre, tipo de sangre, alergias o padecimientos y teléfonos para reporte de emergencia.
  • Adquirir un silbato profesional deportivo. Esto permitirá llamar la atención de otras personas si se tiene algún accidente o un robo.
  • Considerar, de acuerdo con el nivel de riesgo y circunstancias, la adquisición de artículos de seguridad personal tales como: alarma sonora y una lámpara de llavero. Aprenda cómo y cuándo utilizarlos.
  • Llevar el bolso u otros objetos de valor hacia el lado de la pared. Si se sufre un tirón, no hay que resistirse, evitando así ser arrastrado. En lo posible, fijarse en alguna característica que pueda ayudar a identificar a su agresor.
  • Evitar la utilización de cajeros automáticos situados en la vía pública. Siempre es mejor los que están dentro de los centros comerciales o bancos.
  • Es preciso ser reservados en las conversaciones cotidianas. Tanto por teléfono o bien en la calle con extraños, hay que evitar dar información personal o de índole familiar que pueda ser utilizada para cometer un delito.
  • Si no se puede leer con claridad o distinguir bien un billete, es mejor no consultar con desconocidos “¿Me lee?” o “¿Me explica este documento?”, son una tentación para el engaño y el timo.
  • No salir a la calle con objetos de valor que llamen la atención.
  • Avisar siempre a dónde se dirige.
  • No salir de noche y menos aún solo.
  • No ponerse en posición de víctima, si tiene dudas, por ejemplo en el banco, preguntar a los empleados con actitud firme, y sólo para que brinden una aclaración.
  • Nunca revelar datos personales, nadie tiene que saber cuál es su situación económica, si se vive solo o acompañado.
  • Salvo a personas de suma confianza no se tiene por qué contar que no tiene familia o que es dueño de algún bien.
  • No llevar desconocidos a la casa.
  • Intentar evitar acceder a porche y ascensores junto a personas ajenas al edificio.
  • Si se pierden o roban las llaves y documentación, cambiar la cerradura lo antes posible.
  • Los familiares de ancianos internados en centros hospitalarios deben estar alerta sobre estafadores profesionales que merodean por los hospitales, realizan visitas “caritativas o voluntarias” para averiguar acerca del núcleo familiar, bienes y posibilidades de arrancarles poderes para administrar sus posesiones, despojarlos de su dinero o sacarle información.

Manténgase seguro en casa siguiendo estos consejos:

  • Asegurarse de que las cerraduras, puertas y ventanas sean fuertes y que no puedan romperse fácilmente. Un buen sistema de alarma puede ser útil.
  • Marcar las propiedades de valor grabándoles un número de identificación tal como el de su D.N.I. Hacer una lista de las pertenencias más valiosas –inclusive se pueden tomar fotografías de los artículos más valiosos. Guardar la información en un lugar seguro.
  • No abrir la puerta sin antes fijarse por la mirilla o por una ventana segura para ver quién está ahí.
  • No mantener grandes cantidades de dinero en la casa.
  • Conocer a los vecinos y tener a mano sus teléfonos.
  • Mantenerse alerta al estar en la calle. Es necesario alejarse de lugares poco seguros como los estacionamientos oscuros o los callejones. Si se conduce, no abrir la puerta o bajar la ventanilla del coche a desconocidos. Estacionar en lugares bien iluminados.
  • Procure no tener la misma rutina de horas y días para ir al banco o a otros recados que requieran llevar dinero en efectivo.

 

0 comments on “Abuelos: víctimas fáciles para la delincuencia

Dejá un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: