Anuncios

El milenio

10 años conectando Sierras Chicas

El agua: ¿derroche o cuidado?

Muchos en la región consideran que el agua continúa siendo un recurso poco cuidado; sin embargo, para las cooperativas que miden su consumo, aseguran que su utilización está controlada.

Aún con exceso de lluvias, el agua es un recurso que debe seguir siendo cuidado.

Por Redacción El Milenio | periodico@elmilenio.info

Colaboración: Lautaro Brasca y Nicolás Rocco. 4° B IENM.

Aunque la corriente llamada “El niño” nos trae exceso de lluvias en la región, a diferencias de años anteriores que fueron de sequía total, el agua, como recurso natural y vital de vida, debe ser cuidada y respetada como tal.

Quizás se asocia que tanta lluvia, que incluso provocó trágicas inundaciones en Sierras Chicas, permite el derroche de este recurso vital, pero irónicamente es lo contrario. Este recurso continúa siendo responsabilidad de todos y su cuidado depende casi en su totalidad de los seres humanos.

Muchos vecinos de la región consideran que después de tantos años de luchar con el agua, ya sea en épocas de sequía, cuyo cuidado era extremo, como también en momentos de abundancia, como los últimos excesos de lluvias, el agua sigue siendo un recurso que se cuida, y del cual se tienen muchos cuidados, incluso para regular su consumo doméstico.

Sin embargo, otros piensan que el despilfarro continúa a la orden del día.

“Creo que usamos el agua sin conciencia. Hasta que no nos cortan el suministro, uno derrocha”, sostuvo Matías de Villa Allende.

“Se hace un mal uso del agua, desperdiciamos mucho. Desde el tema de no cerrar la canilla cuando nos lavamos los dientes, lavar los platos y dejar el agua corriendo, tenemos esa mala costumbre de dejar correr el agua”, dijo Hernán de Río Ceballos.

“Generalmente se usa el agua en exceso cuando se la tiene, por ejemplo muchos usuarios lavan los autos con la manguera utilizando agua potable que se desperdicia para el consumo humano y se derrocha. Y otro también cuando la gente no arregla bien sus canillas o inodoros y se producen pérdidas inútiles de agua. El agua se desperdicia al llenar piletas de natación, que se llena con agua potable con agua de red y también regando jardines que a veces se hace en exceso”, aseguró Alicia de Mendiolaza.

Constancia positiva

Desde la Cooperativa de Agua y Servicios Públicos de la ciudad de Río Ceballos, Zaira Elhaibe explicó a El Milenio que actualmente la población está muy concientizada con el cuidado del agua, y que el derroche es prácticamente mínimo.

“En Río Ceballos el 70% de la población utiliza sólo 10 metros cúbicos al mes. Lo que se paga como mínimo en la factura del agua es un consumo de hasta 13 metros cúbicos por mes”, aseguró Elhaibe.

Según la secretaria, durante la época de sequía en la región los vecinos aprendieron a cuidar el agua, conducta que se perpetuó en el tiempo.

Además, Elhaibe expuso que existen otras maneras de lograr que las personas cuiden el agua, como plantando árboles nativos –porque vivimos en una cuenca-. Sumado a esto, el sistema de pago de agua “hace que obligue a la gente que la cuide, porque al ser un recurso no renovable mientras más se consume, más se paga”.

Anuncios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: