Calistenia for export

Julián Martínez Mazzei tiene sólo 19 años pero ya es un deportista consagrado en calistenia, desde las Sierras Chicas hasta Colombia o Venezuela. Hoy estudia y se entrena para competir el próximo 21 de septiembre mientras comparte su experiencia con otros jóvenes dando clases. En entrevista con El Milenio, Martínez cuenta de qué se trata esta particular disciplina.

Julián entrena todos los días, ya sea en su casa, en el polideportivo o en el gimnasio donde da clases con el sueño de convertirse en un deportista profesional.
Julián entrena todos los días, ya sea en su casa, en el polideportivo o en el gimnasio donde da clases con el sueño de convertirse en un deportista profesional.

Por Lucía Argüello

A primera vista, la calistenia podría parecer una más de esas modas deportivas que cada tanto aparecen entre los jóvenes. Sin embargo, esta apariencia está muy lejos de la verdad ya que la calistenia es un deporte que combina destreza, fuerza y agilidad, cuyos orígenes se remontan a la antigua Grecia y cuya práctica requiere gran esfuerzo y constancia.

A nivel provincial y nacional, Julián Martínez Mazzei es una de las figuras más destacadas y prometedoras de esta disciplina. Aunque menos de dos años entrenando, este joven de Villa Allende fue el único representante argentino en los mundiales de Venezuela 2014 y Colombia 2015, es el actual campeón provincial y se encuentra, sin lugar a dudas, entre los mejores del país.

Hoy estudia Profesorado de Educación Física en el Ipef mientras se prepara para competir a nivel nacional el próximo 21 de septiembre. Desde su casa en Villa Allende, Martínez habló sobre las características de este singular deporte y la experiencia que viene realizando en él.

Periódico El Milenio: ¿Podrías contarnos un poco de qué se trata la calistenia?

Julián Martínez Mazzei: La calistenia es un deporte que se practica en barras, muy parecido a la gimnasia olímpica pero en lugar de ser barras flexibles son barras rígidas y pueden estar a distintas alturas, no hay medidas pre-establecidas. Eso marca algunas diferencias. Cuando vos tenés una barra flexible se te facilita el impulso, te movés solo prácticamente, aunque tenés que saber pivotear y controlar a la vez tu cuerpo y la barra. En las barras rígidas solo tenés que saber controlar el cuerpo, pero requiere más fuerza y más conciencia corporal.

EM: ¿Cómo tomaste contacto con este deporte?

JMM: Yo estaba medio dejado con el tema físico y no tenía guita para un gimnasio. Entonces mi viejo me dijo que vaya al poli a hacer barras, y como me lo dijo mi viejo, yo fui con toda la mala onda. Entrenaba con un grupo de amigos pero no teníamos idea, así que hacíamos lo básico.

Una vez nos quedamos entrenando hasta tarde y cae otro grupo de chicos a entrenar y yo veo que uno de ellos hace un muscle up, una dominada doble que es la base de la calistenia. Entonces yo dije “tengo que hacer eso”. Hablé con estos pibes y empecé a entrenar con ellos. Ahí nomás le agarré la mano y me metí cada vez más.

EM: ¿Y de ahí cómo empezaste a competir?

JMM: Por Facebook me enteré que se venía el mundial en octubre así que mandé el video para clasificar y, sorprendentemente quedé y viajé a Venezuela. Era mi primera competencia y encima un mundial, estaba muy nervioso. Terminé 22 de 30 pero aprendí muchísimo. Después competí en un nacional y terminé cuarto porque me lesioné y no pude seguir. Este año volví al mundial en Colombia y tuve una caída muy fea, pero seguí igual y volví mucho más avanzado de lo que me había ido, aunque tuve que estar un mes en reposo. Hace unos meses gané una competencia provincial de uno contra uno que participábamos por equipos y ahora el 21 de septiembre tengo una nacional pero me llamaron como jurado y compito en la categoría estelar contra los otros jurados.

11695945_964939470237253_8116361429949772158_n

EM: ¿Qué es lo que más te gusta de la calistenia? ¿Qué te atrapó?

JMM: Lo mejor es esa milésima de segundo que estás en el aire girando y ves todo en cámara lenta hasta que sentís de vuelta la barra. Y cuando estás compitiendo no escuchás ni la música ni la gente, sentís cómo te late el corazón nomás, como si tuvieras un altoparlante atrás. La verdad que es muy adictivo esto, es algo a lo cual me  gustaría dedicarme profesionalmente.

EM: Actualmente estás estudiando Profesorado de Educación Física en el Ipef, ¿esa decisión tuvo algo que ver con el deporte que practicás?

JMM: No, yo de chiquito siempre quise estudiar en el Ipef. Al principio me preocupaba porque no sabía si me iban a dar los tiempos para estudiar, entrenar y trabajar. Pero después me di cuenta que es mejor, porque ahora aprovecho mucho más las horas de entrenamiento que el año pasado. Ahora con dos horas hago más de lo que antes hacía en seis. Igual son dos cosas que se complementan, hay muchas materias que me sirven para el entrenamiento, cosas que me hubiera gustado saber antes para no tener tantas lesiones.

EM: ¿Qué les recomendarías a los chicos como vos que están empezando?

Que cumplan con el entrenamiento, que no es solamente ir y agarrar la barra. Tenés que comer bien, dormir bien, calentar bien, estirar bien, etc. Hay un montón de cosas aparte de practicar que si no las cumplís, terminás como yo, todo roto.

Yo recomiendo la calistenia antes que el crossfit o el gimnasio o cualquier otro entrenamiento funcional medio pelo. Primero, porque sé que funciona; y segundo, porque te permite desarrollar un físico proporcional a lo que es cada uno, a diferencia de las pesas o los aparatos normales de gimnasio.

JMM: Ahora vos estás dando clases a otros jóvenes también, ¿cómo es esta experiencia?

Está bueno, a mí me hubiera encantado tener alguien que me enseñe y que me entrene en su momento. Y es lindo ver cómo van creciendo tus compañeros. Se hace muy unido el grupo, porque todos buscan mejorar, no es que cada uno va por su cuenta. Es un trabajo parejo y en equipo.

11666087_964309593633574_1272338597320579698_n

EL MILENIO

[elmilenio.info] Sitio Web de Noticias – Director: Guillermo E. Risso – Propietario: Fundación Josefina Valli de Risso - Domicilio de la publicación: Crucero General Belgrano, b° Los Talitas – Unquillo – Tel: 03543 480349 [Copyright Ⓒ 2017 Fundación Josefina Valli de Risso]

ESTAMOS SEGUROS QUE TE VA A GUSTAR

Comentarios en Facebook

Conectate con Sierras Chicas
A %d blogueros les gusta esto: