16 mayo, 2022

El Milenio

Noticias de Sierras Chicas

Villa Allende celebró el mes de la concientización sobre el autismo

El acto se desarrolló el pasado sábado 2 de abril durante la tarde. El escenario fue el Polideportivo municipal ante un grupo numeroso de familias y fue una propuesta de la ONG, Corazones Empáticos de la vecina Lorena Ríos. Participaron la profesora de teatro inclusivo, Gabriela Serrat, los estudiantes de zumba de la profe Caro Cerionia, la Pasaya Chapita y las Licenciadas Gabriela Márquez y Mariana Sortino.

El pasado sábado 2 de abril el Polideportivo Atilio Minoldo de la ciudad fue el escenario del evento de concientización sobre el Trastorno del Espectro Autista (TEA) propuesta por la fundación local Corazones Empáticos.

La misma se desarrolló a las 17:00 horas ante un gran marco de público, principalmente familias acompañados por muchísimos niños y niñas.

En ese contexto, la propuesta comenzó con la participación de la Payasa Chapita, quién ofreció un pequeño show para los más pequeños.

Posteriormente, la organizadora principal, Lorena Ríos ofreció unas palabras explicando la importancia de celebrar este día y los problemas habituales a los que deben enfrentarse las familias con hijos con TEA para lograr contención y solidaridad tanto en escuelas como en espacios públicos.

«Se trata de una condición de por vida, donde la clave es la detección temprana», explicó Ríos. «Es una montaña rusa de emociones y vivencias, donde por momentos se convierte en un pesar pero a su vez te hace valorar las cosas más simples de la vida». Además sostuvo que una de las claves para afrontarla es la contención emocional de las personas con autismo y de las familias.

Vale aclarar que para amenizar la jornada tanto la payasa Chapita, como el grupo de zumba de la profe Caro Cerionia, acompañaron el acto en el medio de las presentaciones para la alegría de los presentes, principalmente de los más pequeños, quienes ofrecieron interesantes y muy certezas aportaciones.

Inclusión y empatía


Posteriormente, subió al escenario la profesora del teatro integrado «Expresándonos», Gabriela Serrat, quién explicó sucintamente como abrir nuevos espacios de formación, interesarnos informarnos y comprender sobre estas condiciones ayudan a lograr una sociedad más empática y solidaria.

«Es importante para convivir que nos interesemos en el lenguaje de señas, el braile y demás formas de comunicación alternativa», comentó.

A la vez, la profesional hizo fuerte hincapié en la importancia de aprender lenguaje de señas en las escuelas públicas. Completando su presentación con la canción «Puedes volar» en lenguaje de señas.

Finalmente subieron al escenario, la licenciada en Psicopedagogía, Gabriela Márquez y la Licenciada en Psicología, Mariana Sortino, quienes ofrecieron una breve charla para tratar de desmitificar ciertas creencias sobre el TEA y el mejor modo de lograr una sociedad inclusiva.

Las profesionales explicaron que es posible la integración de estudiantes con TEA en escuelas y espacios educativos comunes, siendo importante entender los tiempos y espacios para que el estudiante con TEA, pueda relajarse y tranquilizarse en caso de una situación que lo incomode.

Para esto comentaron que es importante entender la diferencia entre un berrinche y una crisis; “Un berrinche es una expresión de frustración y molestia por algo controlable y negociable, pero una Crisis Sensorial es una explosión incontrolable y abrumadora para expresar dolor, pánico, ansiedad y desespero, que por lo general cesa cuando el niño se agota físicamente o se retira de lo que le causa la sobrecarga sensorial, sin embargo, ésta puede durar mucho después de resuelta la situación y tal vez necesite más tiempo para tranquilizarse y recuperarse”, sostuvo Márquez.

Por su parte Sortino añadió que es vital concentrarse y reforzar la idea de autonomía en los estudiantes con TEA: “Ee tanto desde el trabajo terapéutico como desde el trabajo de los docentes de apoyo en las instituciones escolares consideremos como objetivo primordial el desarrollo de la autonomía y la independencia en cada uno de los jóvenes o niños con los que trabajamos”, comentó.

Finalmente, todos los presentes plantaron, de forma simbólica, una flor azul de papel con un mensaje esperanzador sobre lo que para uno significa celebrar el día de concientización y los cambios que esperan que se realicen, tanto en la Villa, como en la sociedad en general.