27 enero, 2022

El Milenio

Noticias de Sierras Chicas

Proponen una mesa de diálogo por el tema de los “ruidos molestos” en La Minerita

Resulta que las actividades culturales desarrolladas durante la noche, fueron consideradas molestas por varios vecinos de la zona, quienes acusaron que no solo se pasaban de los decibeles permitidos, sino que ocurrían fuera de los horarios establecidos. Desde la Minerita, negaron esto último.

Durante la primera semana del mes de diciembre, la Municipalidad de Unquillo hizo caso a un pedido de vecinos para que no se realicen más actividades públicas al aire libre en las inmediaciones del espacio cultural “La Minerita”.

Resulta que las actividades culturales desarrolladas durante la noche, fueron consideradas molestas por varios vecinos de la zona, quienes acusaron que no solo se pasaban de los decibeles permitidos por ordenanzas previas, sino que también ocurrían fuera de los horarios establecidos.

“Orientan el escenario hacia la cantera de enfrente y lo único que hace es amplificar el sonido y que rebote hacia todos los vecinos con mayor intensidad. Entiendan que las condiciones naturales del lugar no son aptas para este tipo de eventos”, comentaron algunos vecinos, quienes recalcaron que la municipalidad solo le otorgó al espacio cultural el permiso para trabajar puertas adentro.

Además explicaron que este tipo de eventos al aire libre afecta significativamente a la fauna local que ante la música y la presencia masiva de personas, huyen de su hábitat natural.

En este sentido vale aclarar que el citado espacio cultural existe y funciona desde hace cinco años y nunca tuvo problemas de estas características con sus vecinos cuando realizaba sus actividades a puertas cerradas.

Pero todo comenzó este año, cuando en cumplimiento de las medidas sanitarias vigentes para frenar la pandemia del Covid-19, decidieron apostar a la realización de sus propuestas artísticas afuera del edificio como una forma de garantizar mejor ventilación y espacios abiertos.

“Con motivo de las restricciones de la pandemia del Covid-19, La Minerita tomó la decisión de utilizar con más frecuencia el espacio al aire libre por razones obviamente sanitarias. Ese espacio fue elegido y ponderado por artistas y público, por eso la intención es seguir promoviendo eventos allí, para cuidar la cuestión sanitaria y además para ser más inclusivos con todo tipo de propuestas”, explican en una carta pública para que, luego de una mesa de dialogo, puedan volver a trabajar.

“Entendemos que hay sonidos que pueden generar algún tipo de inconveniente”, sostienen desde la Minerita, añadiendo que siempre buscaron la forma de mejorar el equipamiento para cumplir las reglamentaciones sonoras vigentes, además de presentarse al dialogo.

“Si hicieron grandes inversiones para cambiar al escenario de lugar y que de esa manera el sonido no fuera hacia las casas de los vecinos. Se respetan horarios nocturnos, ya que nunca los eventos terminan más allá de las 23 horas, alguna rara vez hasta la medianoche”, comentaron en un pedido de una mesa de diálogo para lograr una solución que no perjudique a ninguna de las partes.

“Nos parece de suma importancia la posibilidad de que los músicos de Unquillo y Sierras Chicas cuenten con un espacio de estas características teniendo en cuenta la gran emergencia en que se encuentra los diferentes agentes del sector cultural”, sostuvieron.

Vale aclarar, que varios espacios culturales de todas Sierras Chicas, se solidarizaron con el pedido para que les permitan volver a tocar al aire libre, como Recodo del Sol y Rincón Teatro (Unquillo), El Cosquilleo Centro Cultural (Río Ceballos) y Colectivo Cultura de Mendiolaza.

Que dice la ordenanza vigente


Vale aclarar que desde el año 2012 existe una ordenanza que prohíbe los “Ruidos Molestos” en determinados horarios y lugares que puedan ser perjudiciales a los vecinos de la ciudad.

“Dentro de los límites del ejido municipal de Unquillo, no está permitido causar, producir o estimular ruidos innecesarios o excesivos, cualquiera sea su origen, cuando por razones de hora y lugar, calidad o cantidad, afecten o sean capaces de afectar la tranquilidad o reposo de la población o causar perjuicios o molestias de cualquier naturaleza”, explica el artículo primero de la citada ordenanza.

Por su parte más adelante la misma normativa avisa que en caso de pedido de vecinos se procederá a medir los niveles de ruido para asegurarse que no superen ciertos máximos contemplados por la propia Organización Mundial de la Salud. Recién que se compruebe el exceso, primero se procederá a una multa y advertencia, para posteriormente a un cierre y cese de actividades.

Además, en el caso de los espectáculos realizados en espacios públicos y privados la normativa estipula en su artículo 5 que previamente deben contar con un permiso por parte de la municipalidad para funcionar.