Cultura Edición impresa

Paula Silva: “El teatro es el punto exacto de libertad”

Arriba de las tablas o tras bambalinas, Paula Silva combina múltiples facetas con algo en común: explorar la creatividad a través del teatro. Con un fuerte enfoque en la adolescencia, la actriz sostiene esta disciplina como una herramienta de gran valor en cualquier etapa de la vida, promoviendo su expansión a través de su trabajo como docente y directora.

Colaboración:

Joaquín González y Tomás Carballo.

4to Año, Instituto Educativo Nuevo Milenio.

Juan Brizuela y Felipe Murga.

4to Año, Instituto Milenio Villa Allende.


Para Paula Silva, el teatro no sólo ocupa un lugar central en su vida, sino que es la herramienta que le ha permitido “cambiar la perspectiva” en numerosas oportunidades. “Me ha ayudado a comprender y atravesar muchas cuestiones a nivel personal. Yo siento que el teatro es el punto exacto de libertad”, afirmó la actriz, directora, profesora y actual integrante de la Dirección de Cultura de Río Ceballos, ciudad donde vive hace siete años.

Como tantos otros, Paula llegó a Sierras Chicas desde la capital cordobesa buscando tranquilidad y nuevos horizontes. Aquí, encontró el lugar ideal para continuar su camino artístico y expandir su noción del teatro, que ya había empezado a formarse cuando apenas tenía 11 años.

Fue su abuela, “actriz y teatrera”, quien le abrió las puertas de ese mundo y la llevó a su primer escenario. “Creo que vio algo en mi forma de ser y en mi intensidad que quizás podía funcionar. El asunto es que empecé y no pude frenar nunca más”, recordó Paula, con una sonrisa. Transitó su formación en la Universidad Provincial de Córdoba, donde estudió Profesorado de Artes en Teatro, pero también formó parte de talleres, seminarios y otros espacios “no formales”.

Actualmente, conjuga todos sus roles (como actriz, directora, profesora y tallerista) en cada una de sus actividades. “Para atravesar tanto la docencia como la dirección de un grupo, es indispensable tener la experiencia de instancias actorales”, valoró y añadió: “Actuar genera un montón de conocimientos y la enseñanza es la posibilidad de ordenar, en estructuras más estrictas, esa información vivencial”.

Potencial joven

Los integrantes de (Sin)Expectaciones empezaron como niños en 2015 y hoy conforman un elenco estable de adolescentes, dirigidos por Silva. Foto gentileza.

Entre los diversos espacios y propuestas de los que forma parte Silva, se destaca su labor con la juventud, encarnada principalmente en el grupo (Sin)Expectaciones. Sus integrantes empezaron siendo niños en 2015 y, a medida que se fortalecía en ellos la “perseverancia, el trabajo colectivo y el deseo de profesionalizarse”, se convirtieron en un elenco estable.

“Trabajo con jóvenes porque me parece una etapa donde el teatro es particularmente necesario. La adolescencia es un momento donde se comienzan a vivir un montón de cambios a nivel personal y social y es importante generar las herramientas para desenvolverse y transitar algunas cuestiones que acontecen en esa etapa”, reflexionó.

Como profesora, Paula también se desempeña en el Nivel Secundario, aunque señaló que, en ese marco, el vínculo con el teatro es algo diferente, ya que las actividades están sujetas a una planificación y a la obligación de aprobar ciertos contenidos.

En cualquier caso, la directora y docente destacó la energía que tienen los y las jóvenes. “Muchas veces en el teatro, el que piensa, pierde. Los adolescentes tienen la característica de ir siempre hacia adelante, no les importa nada. La barrera de detenerse a analizar todo se va forjando en la adultez, por eso los jóvenes son más espontáneos”, explicó.

Respecto a los beneficios que el arte escénico puede generar en las juventudes, Paula afirmó que “el efecto del teatro en la mente es terapéutico”. “Es una herramienta enriquecedora para todas las personas, de cualquier edad, porque ayuda a ser consciente de determinadas emociones que a veces están ocultas y pueden generar dolor o angustia. El teatro ayuda en ese ejercicio de determinar lo que nos pasa, lo cual es una gran herramienta para la vida”, agregó.

Hay público, faltan espacios

Paula tiene una fuerte formación en clown, técnica que hoy aplica en la construcción de personajes. Foto gentileza.

A pesar del gran número de artistas que residen en “la Perla” de Sierras Chicas, Paula lamentó la escasez de espacios “adecuados” para su desempeño. Actualmente, la única sala disponible para prácticas y presentaciones es La Beba, junto a la tradicional Caminito Serrano. “No es suficiente para la cantidad de personas que hacen teatro en esta ciudad”, señaló.

Sin embargo, destacó que sí existe un público ávido de artes escénicas a lo largo del corredor Sierras Chicas, que se manifiesta particularmente en eventos como el Festival Internacional de Teatro Independiente, del cual Río Ceballos participa como sede hace varios años. “Hay un sector grande con una visión cotidiana de lo teatral, que no se espanta al ver una intervención callejera, por ejemplo, lo cual es una gran fortaleza”, celebró Silva.

En este sentido, desde su lugar en la Dirección de Cultura del municipio, reconoció que uno de los objetivos es generar espacios artísticos estables y apoyar el desarrollo de todas las ramas culturales por igual, aunque el advenimiento del aislamiento social obligatorio, a pocos meses de asumir la actual gestión, demoró los planes y proyectos que se venían trabajando.

“El teatro es una herramienta enriquecedora para todas las personas, porque ayuda a ser consciente de emociones que a veces están ocultas. Colabora en el necesario ejercicio de determinar qué nos pasa”.

El show debe continuar


Cómo seguir con el trabajo artístico en un contexto de pandemia y aislamiento, es uno de los desafíos que se presentó no sólo para Paula y su grupo, sino para el mundo entero. La docente admitió que este periodo fue uno de los mayores retos que le tocó vivenciar y citó al historiador y crítico teatral argentino, Jorge Dubatti, para plantear su postura: “El teatro, en esencia, necesita la presencia del cuerpo poético del actor y del espectador, el convivio».

“Es un momento para preguntarse cómo transformarnos y creo que la respuesta está en la acción, en el continuar ejerciendo y sosteniendo los espacios, aunque sea virtualmente”, reflexionó la actriz. Así, con su joven elenco, decidió abordar la obra “Crónica de una muerte anunciada”, de Gabriel García Márquez, en dos modalidades de presentación: el radioteatro y el formato audiovisual.

“Por ahora nos estamos reinventando de esa manera, accediendo a otras formas de mostrar lo que hacemos. Es el principal logro del grupo, que se empapen de lo desconocido y continúen haciendo teatro con compromiso y dedicación”, concluyó finalmente Silva.

0 comments on “Paula Silva: “El teatro es el punto exacto de libertad”

Dejá un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: