Maradona

El doping, único rival al que Maradona le costó gambetear

Diego Maradona atravesó a lo largo de carrera futbolística por distintos casos de doping positivo, uno de ellos durante el Mundial de Estados Unidos en 1994.

Diego Maradona y el doping fueron adversarios, «jugaron» en diferentes equipos, pero en esa lucha al «mejor de todos» le tocó perder dos veces y, aunque reconoció en el día de su despedida que «pagó» por esas derrotas, ni él ni la pelota terminaron manchándose.

Maradona disputó dos «partidos» contra el doping, el primero el 17 de marzo de 1991, cuando, jugando por Napoli en un encuentro ante Bari, que su equipo ganó por 1 a 0, le detectaron un control positivo por el que la justicia deportiva italiana descargó sobre él toda su severidad, suspendiéndolo por 15 meses.

La rehabilitación le llegaría después de la mano de Carlos Bilardo, que se lo llevó a Sevilla, de España, para devolverlo al fútbol en 1992. Pero dos años más tarde ese rival sin piernas se las volvería a cortar en el Mundial de Estados Unidos, vistiendo la camiseta argentina.

Ese doping positivo de Diego en el Mundial de Estados Unidos 1994 dejó tela para cortar desde todos los bordes habidos y por haber, pero el abordaje de la noticia periodística en sí misma tuvo vericuetos que quedaron sumergidos en el tiempo.

En aquel caluroso mes de junio de 1994 en la ciudad estadounidense de Dallas, se conoció que el control realizado a Maradona en el partido que tres días antes le había ganado a Nigeria por 2 a 1 en el Foxboro Stadium, de Boston, había dado positivo, en el episodio más doloroso que sufrió un futbolista argentino en la historia.

Todo empezó para Télam, que con tres periodistas cubrió ese Mundial, y terminó dando la primicia mundial que ningún argentino quería escuchar, cuando un teléfono sonó a las 3.30 de la madrugada estadounidense del 29 de junio. «Hola, disculpá la hora, pero te hago una pregunta: si a un jugador le da un doping positivo, al equipo lo sacan del Mundial?».

Esa pregunta formulada desde el interior de la concentración argentina en el Babson College, tuvo como respuesta un «no, solamente sancionan al jugador. Ni siquiera pierde los puntos del partido que jugó».

El seleccionado se encontraba en Dallas para jugar el 30 de junio ante Bulgaria, cerrando el Grupo D con la tranquilidad de ya haberse clasificado a los octavos de final después de ganarle en el debut a Grecia por 4 a 0, con el último gol de Maradona en Copas del Mundo, y el mencionado éxito posterior sobre los nigerianos.

Los tantos se empezaron a aclarar a la mañana siguiente en el centro de prensa de Dallas, que era el principal del Mundial, porque allí estaba instalado su jefe principal, un italiano que iba a ser clave en esta historia pocas horas después.

Después del anuncio del partido de rigor y algunas otras cuestiones, el lugar se fue despoblando lentamente y apenas pasado el mediodía solamente quedaban allí dos periodistas del diario español Marca y los dos enviados de Télam.

Pero cuando estos dos últimos también estaban por retirarse, a uno de ellos se le ocurrió escuchar unas declaraciones televisivas que estaba realizando el entrenador argentino Jorge Solari desde Washington, donde el seleccionado de Arabia Saudita que dirigía le acababa de ganar por 1 a 0 a Bélgica, clasificándose para octavos de final.

En eso andaba el argentino cuando se le acercó uno de los españoles, le miró la credencial y le espetó: «menudo problema tenéis con el doping positivo, eh. Pero dime, quienes fueron al control en el partido con Nigeria? La respuesta, previo pedido de intercambio de información («a nosotros nos lo dijo nuestro corresponsal en la sede de FIFA, en Zúrich», aclaró), fue «Sergio Vázquez y Maradona. A Vázquez le venían aplicando corticoides por una lesión en la rodilla derecha».

«Bueno, entonces debe ser él. Nosotros tenemos que salir con la información ahora, porque por la diferencia horaria con España, ya estamos sobre el cierre», explicó el enviado español. Esa noche los españoles «dieron» el «positivo» del exdefensor de Ferro Carril Oeste, Racing, Rosario Central y Banfield.


El otro enviado argentino, al recibir el comentario de su compañero sobre esa consulta de los españoles, decidió verificar el dato con un antiguo conocido suyo de una época en que la profesión lo había llevado a trabajar a Italia, nada menos que el mencionado Jefe de Prensa del Mundial.

«Si me esperas media hora te confirmo quien es», dijo el italiano en un correcto español. Y pasados esos 30 minutos en que los dos periodistas parecían estar en la sala de espera de un hospital, esperando el desenlace de una operación a un ser querido, se abrió la puerta de la oficina principal de prensa y lo que ya se habían empezado a imaginar se ratificó: «el positivo es de Maradona».

El reflejo inmediato llevó a un anticipo de esa «bomba» periodística que llegó a Buenos Aires escasos minutos después. Y ahí empezó otra historia que duró poco más de tres horas.

Es que el seleccionado dirigido por Alfio Basile era un «violín» y la ilusión en Argentina por el futuro de ese equipo era enorme, algo que era difícil de percibir , donde la gran mayoría de sus habitantes directamente ignoraba que allí se estaba desarrollando un «mundial de soccer». No era sencillo romper con ese sueño mundialista.

Pero la indeseada primicia se conoció un rato después y luego la historia continuó con otra, ya que un encumbrado directivo uruguayo de la Conmebol le anticipó a Télam que los dirigentes argentinos, con el presidente de AFA, Julio Grondona, a la cabeza, habían confeccionado una nota que elevarían a la FIFA, retirando a Maradona del Mundial.

Al día siguiente se jugó el partido que finalmente Argentina perdería 2-0 con Bulgaria y solamente tres periodistas (uno radial, otro televisivo y uno de Télam) permanecieron en el hotel donde estaba la delegación argentina y se había quedado Diego.

«El doctor Ernesto Ugalde sabía todo lo que me daban a tomar», lanzó Diego, en sus primeras impresiones sobre lo sucedido mientras sus compañeros «padecían» el encuentro ante los búlgaros.

Ugalde era el médico principal del seleccionado argentino, y la referencia protegía al nutricionista Daniel Cerrini, contratado por el entorno de Maradona y quien le suministraba las pastillas que contenían la fatídica dosis de efedrina que lo terminó condenando.

La imagen de la enfermera Sue Ellen Carpenter acompañando a un Diego feliz luego del triunfo sobre Nigeria marcó el principio del fin. La noticia fue de esas primicias que todo periodista quiere tener, pero que ningún argentino quería oir. Igual que hoy, cuando se conoció que había fallecido.

La muerte fue el último rival, pero este no lo pudo vencer a Diego, porque este 25 de noviembre de 2020, el «Diez» ganó, o mejor dicho, «se ganó» la inmortalidad.


Autor: Héctor Roberto Laurada.

Acerca de Agencia Télam

La Agencia de Noticias Télam es una empresa informativa y publicitaria que tiene por objeto la administración, operación y desarrollo de servicios periodísticos y de publicidad regulada de acuerdo a los procedimientos del estado. Su función es contribuir con información veloz y fidedigna a la diversidad, al respeto irrestricto por la libertad de expresión y al derecho de los ciudadanos a informarse. Más de 60 años de actividad en el ámbito nacional avalan su amplio reconocimiento profesional. El servicio periodístico de Télam es brindado a sus abonados, incluye a todos los grandes medios nacionales e instituciones gubernamentales y privadas, así como pequeños medios locales que lo tienen como su principal fuente informativa. La información generada desde los medios locales, ONG’S, sindicatos, cooperativas, municipios y otros estamentos gubernamentales, será considerada en la mesa de edición periodística para la publicación como noticia nacional citando su origen. Otro dato fundamental de esta agencia noticiosa es que es la única con despliegue territorial en todo el país a través de sus 28 corresponsalías, a lo que se le agrega un segmento de noticias internacionales para tornar más competitivo el servicio. El sistema de transmisión está en un proceso de renovación. Aún conserva abonados que reciben por vía satelital, junto a otros que ya lo hacen por internet. Además del servicio “mayorista” para empresas de prensa u organismos de otro tipo, Télam posee su página web, http://telam.com.ar, que funciona como servicio minorista y totalmente gratuito para quien desee acceder a las actualizaciones constantes.

0 comments on “El doping, único rival al que Maradona le costó gambetear

Dejá un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: