Mundo Sociedad

A 75 años del comienzo de los juicios de Nüremberg, la humanidad no olvida los crímenes nazis

75 años después del comienzo de los juicios de Nüremberg, la humanidad no olvida los crímenes nazis.

75 años después del comienzo de los juicios de Nüremberg, en los que fueron juzgados 22 ex jerarcas de la Alemania nazi, el proceso desarrollado en aquella ciudad constituye aún un valioso antecedente para condenar otros genocidios cometidos durante las últimas décadas.

Los juicios de Nüremberg, iniciados el 20 de noviembre de 1945, sentaron también los estatutos de los delitos de carácter imprescriptibles, incluidos los crímenes de lesa humanidad.


Fue en esa ciudad alemana, precisamente, donde en las primeras décadas del siglo XX los nazis anunciaron las leyes raciales contra los judíos y donde después se montaron grandes desfiles en honor del dictador Adolf Hitler.

Sin embargo, el principal gestor del genocidio nazi, no pudo ser juzgado debido a que se suicidó junto con su esposa, Eva Braun, en el búnker de la cancillería alemana en Berlín, el 30 abril de 1945, según informes del Centro Simon Wiesenthal.

Además del führer, también se quitaron la vida el ministro de Propaganda, Joseph Goebbels, junto a su esposa luego de matar a sus seis hijos, y el jefe de la Gestapo, Heinrich Himmler, tras ser capturado por los aliados.

La mayor dificultad consistió, entonces, en detener a los máximos responsables de los crímenes nazis que provocaron el genocidio de seis millones de judíos, junto con millones de otras razas, incluidos minusválidos y homosexuales, según el sitio web History.


El tribunal militar internacional, creado por los ganadores de la Segunda Guerra Mundial (1939-1945), Estados Unidos, Gran Bretaña, Francia y la ex Unión Soviética, llevó a juicio a 22 exjerarcas nazis a los que se los acusó de crímenes contra la paz, crímenes de guerra y crímenes contra la humanidad (extermino, deportación y asesinato).

El concepto de genocidio no se reconocerá en el derecho internacional hasta 1948, tras ser definido cuatro años antes por el polaco Raphael Lemkin.

El mariscal Hermann Goering, el número dos del régimen nazi, quien luego se suicidó antes de ser ejecutado, el ministro de Armamento Albert Speer y el editor del tabloide antisemita «Der Stürmer», Julius Streicher, descargaron toda la responsabilidad de las acusaciones en Hitler, mediante el concepto de «obediencia debida».

Tras realizarse 216 sesiones, el tribunal anunció su sentencia el primero de octubre de 1946. Por lo tanto, tres de los 22 acusados originales fueron absueltos y cuatro sentenciados a prisión por periodos de diez a 20 años, entre ellos Karl Donitz y Speer.

Además, el tribunal condenó a cadena perpetua a otros tres exjerarcas, entre ellos Rudolf Hess, quien llegó a ser lugarteniente de Hitler, aunque luego cayó en desgracia cuando viajó a Escocia en 1941, llevando un supuesto mensaje de paz del dictador alemán.

Un total de doce influyentes dirigentes nazis fueron sentenciados a la horca: Göering, Joachim Von Ribbentrop, Wilheim Keitel, el general de las SS Ernst Kaltenbrunner, el político Alfred Rosenberg, el abogado Hans Frank, Wilhem Frick, Julius Streicher, Arthur Seyss-Inquart, Fritz Sauckel, Alfred Jodl y Martin Bormann (en ausencia).

El 16 de octubre de 1946, a la una de una de la mañana, diez de los condenados a muerte fueron ahorcados.

Goering, sin embargo, se suicidó unas horas antes en su celda tragando una cápsula de cianuro para huir de la horca, pues la consideraba «indigno» de un soldado.


Todos los cuerpos, incluido el de Goering, fueron incinerados y sus cenizas esparcidas, para evitar que sus tumbas se convirtieran en lugares de culto nazi.

Hess, quien fue recluido en la cárcel aliada de Spandau, situada en Berlín, se ahorcó a los 93 años, el 17 de agosto de 1987.

Aunque los juicios de Nüremberg fueron criticados en su momento, los procesos judiciales contra los exjerarcas nazis son recordados en la actualidad como un hito que derivó luego en el establecimiento de una corte internacional permanente, según algunos analistas.

Acerca de Agencia Télam

La Agencia de Noticias Télam es una empresa informativa y publicitaria que tiene por objeto la administración, operación y desarrollo de servicios periodísticos y de publicidad regulada de acuerdo a los procedimientos del estado. Su función es contribuir con información veloz y fidedigna a la diversidad, al respeto irrestricto por la libertad de expresión y al derecho de los ciudadanos a informarse. Más de 60 años de actividad en el ámbito nacional avalan su amplio reconocimiento profesional. El servicio periodístico de Télam es brindado a sus abonados, incluye a todos los grandes medios nacionales e instituciones gubernamentales y privadas, así como pequeños medios locales que lo tienen como su principal fuente informativa. La información generada desde los medios locales, ONG’S, sindicatos, cooperativas, municipios y otros estamentos gubernamentales, será considerada en la mesa de edición periodística para la publicación como noticia nacional citando su origen. Otro dato fundamental de esta agencia noticiosa es que es la única con despliegue territorial en todo el país a través de sus 28 corresponsalías, a lo que se le agrega un segmento de noticias internacionales para tornar más competitivo el servicio. El sistema de transmisión está en un proceso de renovación. Aún conserva abonados que reciben por vía satelital, junto a otros que ya lo hacen por internet. Además del servicio “mayorista” para empresas de prensa u organismos de otro tipo, Télam posee su página web, http://telam.com.ar, que funciona como servicio minorista y totalmente gratuito para quien desee acceder a las actualizaciones constantes.

0 comments on “A 75 años del comienzo de los juicios de Nüremberg, la humanidad no olvida los crímenes nazis

Dejá un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: