Anuncios

Saber comer bien

Para alimentarse correctamente hay que conocer al respecto. La información cada vez más al alcance, no garantiza calidad de datos. El ítem alimentos es uno de los más buscado en Internet, pero está demás decir que no todo lo que se lee es cierto. Y que desde los orígenes de la humanidad han cambiado sustancialmente los hábitos a la hora de comer, conforme evolucionó el hombre y la ciencia.


Pasar nervios hace engordar: es una afirmación falsa ya que, el aumento de peso lo origina una ingesta excesiva de alimentos de alto contenido energético que se ve favorecida en determinados estados de nerviosismo o de ansiedad en determinadas personas.

No es bueno comer de noche: Omitir comidas es un error que se comete frecuentemente cuando se quiere perder peso. Incluso se habla de que es mejor no comer desde determinada hora de la tarde/noche. Pero más que el horario en el cual se consuma la última comida del día, es importante tener en cuenta que se debe dejar transcurrir un tiempo entre dicha comida y el momento de ir a dormir.

El café eleva la tensión arterial: Este tipo de bebida contiene cafeína, y por tanto es estimulante, pero el efecto sobre la elevación de la tensión arterial es relativamente pequeño. Sobre todo, frente a otro tipo de nutrientes, como la sal, que utilizada en exceso en la dieta puede ser un factor determinante en las cifras de tensión arterial.

El apio no tiene calorías: No existen alimentos sin calorías o con calorías negativas. Sí, hay algunos vegetales que tienen un mínimo aporte energético. El apio es uno de ellos. Tiene 10 calorías por porción. Por eso, es recomendado en las dietas para perder peso, ya que, además, es diurético.

Es necesario tomar suplementos vitamínicos: Normalmente es suficiente la cantidad de vitaminas y minerales que se aportan a través de una dieta variada y equilibrada. No hay evidencias científicas de que el aporte de vitaminas en personas sanas influya en el cansancio y el apetito. Si no existe una deficiencia clara, un suplemento de vitaminas sin necesidad no tiene efectos positivos. Se recomienda el consumo de suplementos sólo bajo prescripción médica.

Desayune como rey, almuerce como príncipe y coma como mendigo: Un factor importante dentro de los buenos hábitos de alimentación, es realizar varias comidas al día. Después de varias horas de ayuno durante la noche, un desayuno adecuado y balanceado proporciona la energía y nutrientes necesarios para comenzar una nueva jornada con energía y con una mente más ágil. Un almuerzo balanceado con la adecuada proporción de proteínas, carbohidratos y grasa es el necesario para el resto de la jornada diaria y facilita que se llegue a la hora de la cena con menos apetito, permitiendo consumir platos más ligeros y de fácil digestión antes de las horas de descanso nocturno.

El pan engorda: El pan no es un alimento de elevado valor calórico y además es pobre en grasa. Es rico en hidratos de carbono. Otra falsa leyenda que acompaña al consumo de pan, es aquella que afirma que la miga engorda mucho. Es incorrecto, ambas son el mismo producto, lo que ocurre es que la corteza por acción del horneado se deshidrata mientras que la parte interior (la miga) conserva mayor cantidad de agua, de ahí su aspecto esponjoso.

Es malo consumir bebidas frías: Lo más importante es tener un aporte suficiente de líquido para mantener una buena hidratación durante el día, independientemente de la temperatura a la que se tomen las bebidas.

Hay alimentos que adelgazan: Todo alimento aporta calorías, el principal condicionante es la ingesta de las mismas. Por tanto lo determinante es la dieta total, no hay un alimento concreto, ningún alimento hacer perder un gramo. Hay que encontrar el equilibrio entre la ingesta y el gasto energético.

El aceite de oliva tiene menos calorías que otros: esto no es cierto ya que tiene la misma cantidad de calorías que cualquier otro aceite. La diferencia es que contiene grasas beneficiosas para la salud, propiedades antioxidantes y menos grasas nocivas, que son las grasas saturadas.

Tomar un yogur después de comer legumbres, ayuda a prevenir los gases: Esto es un dato correcto, porque el yogur contiene probióticos y prebióticos que ayudan a regularizar la flora intestinal y, por ende, favorecen la digestión.

Comer entre comidas es malo: Esto es falso, porque de hecho, es necesario. Cada ser humano que cuida su salud, debe reponer periódicamente las reservas de energías. Solo que estas comidas deben ser balanceadas. Por ejemplo, comiendo nueces o frutas.

La zanahoria es buena para la vista: Definitivamente los betacarotenos que abundan en la zanahoria y son precursores de la vitamina A, contribuyen a mantener la salud visual. También podemos encontrar esta vitamina en alimentos como: leche, queso, yema de huevo e hígado.

Los alimentos reducidos en grasa no engordan: Bajo en grasas significa que ese producto tiene un 25 por ciento menos de grasa que la versión estándar. Pero, siempre contribuirá al aumento de peso. Conviene tener en cuenta el aporte calórico de los alimentos no reducidos, a veces, son más livianos que los que se venden como light.

La fruta después de la comida engorda: Como cualquier otro alimento, la fruta engorda sólo si se come en exceso. Por lo tanto, puede ingerirse en cualquier momento del día. La fruta tiene las mismas calorías, no engorda porque se tome en un determinado orden, sino porque la cantidad de calorías ingeridas supere las necesidades del individuo. Lo que sí es cierto es que la fruta tiene un alto contenido en fibra, lo que provoca una sensación de saciedad. En determinadas dietas de adelgazamiento lo aconsejan porque se tiene menos apetito en los platos siguientes. Una dieta equilibrada debe incluir el consumo de al menos tres piezas al día de fruta, ya que son una fuente importante de vitaminas y minerales.

Las grasas son malas para el organismo: Aunque se las considere dañinas para la figura y la salud en general, no es precisamente así. Sin grasas el metabolismo sano es simplemente imposible. Sin esos elementos, no se absorben las vitaminas A y E, y prácticamente dejan de producirse las hormonas sexuales. La deficiencia de grasas provoca el envejecimiento prematuro de la piel y afecta el hígado. Por lo tanto, el aceite, especialmente vegetal, se debe limitar pero no rechazarlo por completo. Es mejor comer menos alimentos que contienen grasas ocultas y no siempre saludables como embutidos, mayonesa o galletas.

El jugo de naranja evita resfríos: en realidad, no los evita, pero aumenta las defensas del cuerpo por las propiedades anti infecciosas que posee la vitamina C. Aunque también hay mito en la afirmación de que la vitamina C evita los resfríos; tomarla antes de la aparición de los síntomas, puede acortar la duración de un resfrío, tomarla como suplemento no impedirá caer en estos cuadros. De todos modos, el jugo tiene que ser natural y recién hecho, porque la vitamina C se oxida rápidamente al exponerse al aire, agua y calor. Así que hay que evitar los jugos de caja o botella.

Consumir huevo aumenta el colesterol: esto es un mito. Los huevos sí contienen una cantidad substancial de colesterol, pero tanto el que encontramos en el huevo como en camarones, por ejemplo, no tienen un impacto significativo en los niveles de colesterol en sangre. Lo mejor es evitar grasas saturadas y transaturadas y practicar actividad física regularmente, ya que nuestro cuerpo también produce colesterol.

La carne roja produce rabia o hace a las personas más agresivas: No hay evidencia científica para ésta afirmación. Como parte de una alimentación balanceada la carne roja es una excelente fuente de proteína y de hierro, mineral necesario para producir glóbulos rojos.

Comer pastas es recomendable antes de hacer deportes: esta afirmación es relativa. La pasta, arroz, papa, entre otras fuentes de carbohidrato son una excelente opción de energía, tanto antes de la actividad física como para la etapa de recuperación. Al comer carbohidratos se acumula parte de esta energía en forma de glucógeno en hígado y músculos. El glucógeno es la principal forma de energía almacenada en el cuerpo a la hora de ejercitarse. Es importante no descuidar los otros grupos de alimentos, como proteína y grasa saludable.


Son frecuentes las ideas equivocadas sobre el efecto que tiene lo que se come en el cuerpo. Por ello, la lista de mitos y realidades que pueden ayudar a mejorar los hábitos alimenticios, no se agotan en las que acabamos de presentar. Invitamos a los lectores interesados en seguir los consejos relacionados a la alimentación en próximas entradas.

Anuncios

EL MILENIO

[elmilenio.info] Sitio Web de Noticias – Director: Guillermo E. Risso – Propietario: Fundación Josefina Valli de Risso - Domicilio de la publicación: Crucero General Belgrano, b° Los Talitas – Unquillo – Tel: 03543 480349 [Copyright Ⓒ 2017 Fundación Josefina Valli de Risso]

Otras noticias de elmilenio.info

Deja un comentario

Conectate con Sierras Chicas
A %d blogueros les gusta esto: