fbpx
Anuncios
Espacio publicitario

¿Dulces sueños?

Por Florencia Giolito | florenciagiolito@elmilenio.info

dormirComo todo viernes quizás se sienta el cansancio de la semana y esto sumado al hecho de que hoy se conmemora el Día Internacional del  Sueño, resulten en un llamado a la reflexión sobre los hábitos del buen dormir.

Muchos coincidirán en que este 18 de marzo lluvioso inspira a una siestita para hacerle honor a la fecha que se conmemora desde 2008 en todo el mundo. El propósito de  la Asociación Mundial de Medicina del Sueño (WASM, por sus siglas en inglés) de instituir el Día del Sueño, es informar y alertar de los múltiples trastornos asociados a los malos hábitos a la hora del descanso buscando disminuir el impacto que ocasiona el no dormir las horas necesarias.

Cada año se escoge un lema como  disparador de la problemática  a tratar, en esta ocasión  se propone «Dormir bien es un sueño alcanzable». Y esto viene a colación de que sólo una tercera parte de la población mundial duerme bien. De hecho, en Argentina, un 40 por ciento de la población tiene trastornos de sueño, dentro de los que se incluyen el insomnio, ronquido y la apnea obstructiva del sueño.

mujer-durmiendo

 

La salud se ve directamente afectada sin un buen descanso, la Organización Mundial de la Salud y las asociaciones especializadas recomiendan que un adulto en etapa productiva debe dormir al menos siete horas cada noche. Además, entre las horas efectivamente dormidas y las deseadas, se detecta una falta de sueño de unas dos horas.

Concretamente, cada vez se duerme menos y peor, siendo que un buen descanso tiene muchísimos beneficios para la salud y el bienestar y que todos los males derivados del sueño pueden ser prevenidos y tratables. No obstante, solo el 60% de las personas que no duermen bien consultan a un médico, pero el 20% de población total  consume medicamentos para dormir, es decir algunos sin consentimiento del especialista.

Con el paso del tiempo, los adultos deben poner especial atención a que a lograr un sueño reparador, ya que esto reduce el riesgo de problemas cardiovasculares, disminución de memoria, trastornos del ánimo, entre otros.

Generalmente, los trastornos del sueño se exteriorizan con la dificultad para iniciar o mantener el sueño, problemas para continuar despiertos en horas apropiadas y conductas anormales, estas pueden ser pesadillas o sonambulismo.

Para mejorar la calidad de sueño, los expertos sugieren lograr hábitos saludables como acostarse y levantarse todos los días a la misma hora, usar el dormitorio solo para dormir; hacer ejercicio en la mañana, no resolver problemas antes de ir a dormir y no tomar alcohol en la noche.

Otro detalle muy importante es el uso de tecnología,  la exposición nocturna al televisor, celulares,  computadoras y cualquier dispositivo con pantalla, lejos de inducir al sueño, como toda fuente de luz, confunden al cerebro que percibe que aún es de día.

Anuncios

Dejá un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: