Llegaron vacaciones para los niños ¿y ahora qué?

Seguramente estos cambios hacen que la rutina y organización familiar sufra consecuencias; se acabaron los horarios estrictos de almuerzo, entradas y salidas del colegio y actividades extras que se suelen sumar a las habituales… los niños están en casa todo el día…

familia

Por Natalia Boffelli. (Lic. en Psicopedagogía. MP 13-1567)

Puede coincidir en que la familia tome unas vacaciones a algún lugar o simplemente se decida por variadas razones quedarse en casa, puede que los padres sigan con su rutina laboral o puedan disfrutar junto a sus hijos, pero de ninguna manera debe ser un caos.

Acorde a las posibilidades de cada familia puede hacerse junto a los niños una agenda de actividades para estos días, programando actividades conjuntas, con otros niños o simplemente solos que también es provechoso o puede serlo. Hacer de esto un equilibrio para todos es lo más saludable para convivir estas dos semanitas.

Se pueden comenzar por dividir tareas hogareñas propicias para cada uno, que expresen lo que desean y elegir lo posible de realizar junto con ellos o con los permisos que se requieran. Entusiasmar a los niños a divertirse con la gran imaginación que tienen y pocas veces ponen en acción con tantas actividades, incitarlos a generar historias con los elementos que tienen en casa y que a lo mejor no pueden aprovechar en épocas de clases.

Proponer un día en que elijan un día de todo permitido o de actividades fuera de lo común que puedan disfrutar. Hablar con ellos, dejarlos elegir y negociar las posibilidades de los padres. Flexibilizar los horarios dentro de lo que se pueda o cada familia pueda sostener para que todos se sientan mas libres.

Para quienes se les complique por razones de trabajo de padres, estimulen juegos para pintar en lugares al exterior o con elementos diversos, moldear con plastilina- porcelana fría- cerámica, andar en bicicleta en espacios especiales y poco comunes para ellos, caminatas familiares o recorridos con padres y amigos, armados de collage con diferentes papeles, pinturas al exterior con distintos elementos como pinceles, papas recortadas con formas que creen imágenes, armado de objetos con diferentes elementos que se tengan en la casa, te de niñas, películas y piyamas party.

Escuchar  historias nuevas o cuentos programados; escuchar música diversa realizando actividades que potencie sus creaciones, armar cuentos con imágenes en familia con amigos o solos; fomentarles espacios de lectura o visita a bibliotecas o librerías; inventar cuentos y sus dibujos; escribir cartas a algún familiar. Juegos de mesa, de cartas, puzzle… dormir también. Ir al cine o de paseo.

Las vacaciones no deben implicar descontrol, se deben establecer reglas o normativas quizás más flexibles, pero controlando que se cumplan con los hábitos saludables de comidas, descanso y diversión.

La estimulación cerebral del niño en la escuela ya es fomentada pero suele ser más un hemisferio que el otro, proponer estimular la creatividad favorecerá a un equilibrio y una necesidad. Actividades físicas y recreativas, creativas y novedosas, simples no complejas.


Seguridad-5

Pero sobre todo, aprovechar estar con sus hijos, disfrutar de las muestras de cariño, de los almuerzos o cenas juntos, de actividades compartidas, de presencia y de amor manifiesto. Sea cual sea la posibilidad de las vacaciones que se puedan llevar a cabo, que se sienta amado y descanse haciendo cosas de interés fuera de lo habitual y de acceso a padres. No olvidar los límites y los hábitos. Las vacaciones no son un caos son un espacio de encuentro familiar diferente.

EL MILENIO

[elmilenio.info] Sitio Web de Noticias – Director: Guillermo E. Risso – Propietario: Fundación Josefina Valli de Risso – Domicilio de la publicación: Crucero General Belgrano, b° Los Talitas – Unquillo – Tel: 03543 480349 [Copyright Ⓒ 2017 Fundación Josefina Valli de Risso]

ESTAMOS SEGUROS QUE TE VA A GUSTAR

Comentarios en Facebook

Conectate con Sierras Chicas
A %d blogueros les gusta esto: