Interactianos en acción

Interactianos en acción

Colaboración: Melisa Gallardo y Agustina Revuelta (4to IENM). Joaquín Cura y Sofía Fernández Vais (4to IMVA).


Los clubes Interact representan una de las plataformas más importantes de una organización mucho mayor: el Rotary Club, forjado a principios del siglo XX en la ciudad estadounidense de Chicago. El propósito de aquella primera formación era integrar a un círculo de profesionales de diferentes campos, apuntando a generar un espacio para el intercambio de ideas y el desarrollo de vínculos de amistad.

Sin embargo, los objetivos del Rotary se fueron expandiendo de una manera mucho más ambiciosa y con el correr de los años, se transformó en una organización mundial que se define como dedicada al “servicio humanitario”.

En ese marco, Interact es la cantera del Rotary Club para impulsar proyectos y nuevos socios entre jóvenes de 12 a 18 años. En Villa Allende, Candelaria Feijóo preside el club local hace algunos meses, luego de desempeñarse un año como vicepresidenta, en medio de la pandemia.

Junto a un grupo actualmente integrado por ocho personas, la adolescente de sólo 14 años busca expandir una iniciativa que considera muy significativa, por su impacto social y personal. “En Interact solemos decir, sobre todo los socios más viejos, que nos llevamos vínculos, porque nos encanta ir y hacer amigos nuevos. Realmente es muy reconfortante poder generar un buen momento en personas que viven una realidad bastante compleja”, describe Feijóo.

Muchas acciones realizadas por los adolescentes del club apuntan al cuidado del ambiente y a propuestas de entretenimiento participativas. Foto gentileza Interact.

Desde su experiencia, Candelaria sostiene que Interact impulsa a los jóvenes hacia nuevos aprendizajes que quizás nunca tendrían en su vida cotidiana fuera del club. Para ella, representa una forma de “madurar y atravesar algunas vivencias que no te tocan siendo un adolescente promedio”. 

“Lo que nos une a la mayoría de los adolescentes es que tenemos muchas preocupaciones sobre el mundo, sobre las cosas que nos atraviesan, como el cambio climático y los problemas políticos. Existen una serie de conflictos ante los que nos sentimos impotentes y en Interact encontramos el medio para ser partícipes, colaborar y generar un aporte hacia nuestra comunidad”, comenta la representante del club en Villa Allende.

El Milenio: ¿De qué manera se organizan para poner en marcha sus proyectos?

Candelaria Feijóo: Fundamentalmente calendarizamos. Pensamos qué tipo de intervenciones sociales buscamos generar, cómo, cuándo y de qué manera la vamos a resolver. Todo esto lo trabajamos entre los diferentes miembros “interactianos”. 

Cuando se van sumando nuevos chicos, les consultamos qué los trajo hasta acá, qué los motiva. También analizamos las necesidades que vamos encontrando en nuestra ciudad. Por ejemplo, una de las nuevas actividades que queremos implementar es la limpieza de espacios urbanos y naturales.

EM: ¿Tienen algún equipo de referentes mayores que los coordine?

CF: Interact es una subdivisión de integrantes del Rotary Club. Por lo tanto, siempre hay un encargado “rotario” que nos acompaña, ya que, al ser menores de edad, no podemos responder por la organización solos, pero las acciones surgen de nosotros.

EM: Desde tu perspectiva, ¿cuál ha sido el proyecto de mayor impacto entre los que emprendieron hasta el momento?

CF: Pienso que aún no hemos ejecutado un proyecto de gran impacto desde que participo en la organización, pero sí concretamos actividades frecuentes junto a merenderos, así como eventos orientados al entretenimiento (intervenimos en plazas y hacemos stands de juegos para que todos los vecinos participen).

En este momento estamos planificando un proyecto que nos resulta sumamente interesante. Se trata de ir a una escuela rural a realizar diferentes donaciones útiles, pensando en las necesidades del colegio. Esa actividad en particular la estamos preparando junto a Rotaract, otra unidad del Rotary, con integrantes de entre 18 y 30 años. 

“Lo que nos une a la mayoría de los adolescentes es que tenemos muchas preocupaciones sobre el mundo», plantea Candelaria Feijóo

EM: ¿Cómo hacen para comunicar la propuesta de Interact y sumar a otros jóvenes interesados en este tipo de iniciativas sociales?

CF: Solemos armar proyectos de difusión a través de mensajes o grupos de Whatsapp con chicos de diferentes colegios. También comunicamos este proyecto de un modo bastante espontáneo, es decir, tratamos de compartirlo con las personas de nuestra edad que vamos conociendo. Actualmente también estamos estructurando una manera de difundir nuestra tarea a partir de academias extraescolares, para poder ampliar la magnitud y el alcance del club.

EM: ¿Cómo se manejaron para continuar con los proyectos, reuniones e intervenciones en medio de la pandemia?

CF: El año pasado fue todo absolutamente virtual, pero este 2021 hemos estado tratando de realizar un trabajo más escalonado, con algunas reuniones presenciales y otras virtuales. Nos mantenemos en espacios grandes, abiertos y con protección. Vamos viendo, esta situación es muy cambiante, pero obviamente priorizamos nuestra salud, la de nuestras familias y las personas con las que vamos a compartir espacio en merenderos, por ejemplo.

EM: En este contexto, ¿les fue difícil continuar motivados a la hora de encarar nuevos proyectos?

CF: En Interact la desmotivación o cualquier otro problema se plantea y se habla. Somos un grupo muy abierto y siempre dialogamos todo lo que nos conflictúa. Obviamente no han sido tiempos fáciles y es muy fácil sucumbir ante la desmotivación o el desánimo. Pero aun siendo jóvenes, entendemos que la motivación tiene que estar en ayudar a alguien más. 

Además, queremos que los chicos que se sumen a Interact se sientan cómodos y encuentren su lugar. Cuando entra alguien nuevo, intentamos cuidarlo y hacerle sentir el apoyo y el acompañamiento de las ideas que trae. Siempre estamos abiertos a escuchar las propuestas de los recién ingresados. 

Lo que sí nos sucedió es que algunos nuevos ingresantes se desanimaron porque no pudimos cumplir con varios de nuestros proyectos presenciales, en medio de esta situación. Lamentablemente, eso nos hizo perder a mucha gente, pero esperamos recuperar esa participación.

Ignacio Parisi

Periodista y docente en Periódico El Milenio. Jefe de Pasantías Radio El Milenio en la Fundación Josefina Valli de Risso.

Dejá un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: