Hacia la inmunidad global del VIH

Hacia la inmunidad global del VIH

“Contar con una vacuna significa sumar una estrategia más a la prevención combinada. Hoy, cuando hablamos de prevención del VIH pensamos en el preservativo, en la profilaxis preexposición, pensamos en que todas las personas con VIH estén tratadas e indetectables y para ello tienen que estar diagnosticadas. Y ahora podemos pensar que tenemos una vacuna en etapas avanzadas”, declaró Valeria Fink, Médica especialista en Enfermedades Infecciosas e integrante del Área de Investigaciones Clínicas de la Fundación Huésped al Milenio.

Tras 10 años de investigación, el laboratorio Janssen de Johnson & Johnson desarrolló un prototipo de vacuna contra el Virus de Inmunodeficiencia Humana (VIH). Ya a fines del 2020 los portales científicos anunciaron este avance titánico de la medicina con un estudio que llegaba a la Fase III, la etapa que determina si se aprueba o no un tratamiento para su comercialización. Los y las especialistas señalaban al salto tecnológico provocado por la pandemia de la COVID-19 como el motor en la creación de otra vacuna histórica.

La búsqueda de tratamientos para combatir al VIH data desde 1981, y presentó numerosos desafíos a causa de sus propiedades únicas, incluyendo su diversidad genética en los diferentes continentes. Al estudio global de Janssen, dado a conocer como Mosaico, se sumaron entidades de distintos puntos geográficos, como el Instituto Nacional de Enfermedades Alérgicas e Infecciosas (NIAID) de Estados Unidos, la Red de Ensayos de Vacunas contra el VIH (HVTN), entre otras instituciones dedicadas a la investigación científica, como la Fundación Huésped.

También se sumaron voluntarios de países disímiles para cada fase de estudio como Brasil, Italia, México, Perú, Polonia, España, entre otros. En el país, la Fase III de la vacuna para prevenir el VIH será llevada adelante por la Fundación Huésped, organización independiente que trabaja en áreas de salud pública con perspectiva en derechos humanos centrada en VIH/Sida.

En su portal web anunció que la inoculación alcanzada «estimula al sistema inmunológico para proveer protección ante una infección”. En diálogo con este medio, voceros de Huésped subrayaron que la vacuna tiene un fin preventivo; busca evitar que personas VIH negativas adquieran el virus.

 “Estamos muy contentos de poder participar en este estudio y creemos que es un aporte muy grande a las estrategias de prevención del VIH”.

Valeria Fink, médica infectóloga integrante de la Fundación Huésped.

Una vacuna contra un virus diverso



Mosaico es un régimen experimental de vacunas destinadas a generar anticuerpos que reconozcan al virus e impidan su ingreso a las células. Según los resultados de las fases I y II, se determinó que la vacuna es inofensiva para las personas, pero efectiva para el desarrollo de inmunidad ya que fue creada utilizando proteínas de una amplia variedad de subtipos de VIH, con el objetivo de crear una vacuna global que pueda implementarse en cualquier parte del mundo.   

“Esta vacuna está basada en proteínas de VIH enlazadas al adenovirus 26, que es un virus que no va a generar enfermedad en los humanos, pero va a ayudar a generar defensas y anticuerpos específicos contra el VIH. Lo que busca es que, mediante los anticuerpos y frente a la situación de exposición al VIH, la persona pueda frenar la infección”, aclaró Valeria Fink sobre su funcionamiento.


“Este estudio busca evaluar la prevención del VIH en personas VIH negativas y está focalizado en hombres cisgénero y personas transgéneros que tienen relaciones con personas cisgénero y transgénero y que se consideran en riesgo de adquirir VIH. Existen otros estudios que se van sumando a la evidencia para tener esta vacuna disponible en un tiempo”, compartió Fink.

El primer estudio sobre VIH fue conocido como Imbokodo y actualmente evalúa un régimen de vacunas en 2.600 mujeres jóvenes (18-35 años de edad) en cinco países del sur de África. Los hallazgos iniciales de Imbokodo y Mosaico se esperan para finales de 2021 y 2023, respectivamente.

Valeria Fink también realiza investigaciones transnacionales de HPV y cáncer en pacientes con HIV. Forma parte de la Sociedad Argentina de Infectología, integra la Comisión de Sida y ETS, y es Presidenta Asociada de América Latina del AIDS Malignancy Consortium.

A su vez, la Dra. Fink indicó que Mosaico involucra cuatro dosis de vacunas que se van a administrar a cada uno de los voluntarios a lo largo de un año y el seguimiento se va a realizar durante un mínimo de tres años mediante la Fundación Huésped. “Al igual que muchos de los estudios que hoy estamos viendo en Fase III en el contexto de la pandemia del coronavirus, en Mosaico hay un grupo de personas que van a recibir la vacuna y otro grupo el placebo y luego se los compara. Es fundamental recalcar que los participantes van a recibir por igual asesoramiento y todas las medidas de cuidado necesarias”, señaló la especialista.

Para finalizar, Fink subrayó la complejidad del VIH, su mutación y modo de detección. “Actúa en el organismo metiéndose en ciertos ‘escondites’ que nosotros denominamos ‘reservorios’ y muchas veces es difícil para los medicamentos llegar a estos lugares”, indicó y recordó los alcances logrados en 40 años de investigación: “Sabemos que contamos con los tratamientos antirretrovirales (TAR), que permiten controlar en forma eficiente al virus con remedios que son mejor tolerados de lo que solían ser, muchas veces son una o dos pastillas una vez al día, lo que les permite a las personas que viven con VIH llevar una mejor vida”.


También te puede interesar:


Amira López Giménez

Periodista y docente de Periódico El Milenio. Prensa Institucional Instituto Milenio Villa Allende.

Dejá un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: