Ambiente Edición impresa

Economía circular: reciclando el agua

Cecilia Negretti y Raquel Bazán, ingenieras químicas y vecinas de Sierras Chicas, obtuvieron el segundo puesto en el concurso Ideas Emprendedoras 2020 de la Provincia, donde participaron más de 150 propuestas. Con su premio, las creadoras de Arte-HA, un proyecto innovador y sustentable, esperan comenzar a producir los primeros módulos de humedales artificiales biomiméticos para el tratamiento de efluentes domiciliarios.

Colaboración:

José Ignacio Allub e Ignacio Gala.

4to Año, Instituto Milenio Villa Allende.

Gonzalo Dacunte y Theo Güemes.

4to Año, Instituto Educativo Nuevo Milenio.


“La incertidumbre por el futuro del agua nos llevó a ser parte de la solución”, reflexionaron Raquel Bazán (Agua de Oro) y Cecilia Negretti (Río Ceballos), ingenieras químicas egresadas de la UNC cuyo proyecto, “Arte-HA”, resultó premiado en el concurso Ideas Emprendedoras 2020, organizado por el Ministerio de Industria, Comercio y Minería de la Provincia.

La propuesta apunta a promover el uso responsable y sustentable del agua mediante un sistema de saneamiento que, a través de humedales artificiales modulares, permite recuperar el agua de los efluentes domiciliarios y usarla para riego.

Aunque la idea surgió en 2014, fue el aislamiento obligatorio de este año lo que les dio a sus autoras la oportunidad de empezar a concretarla. “La cuarentena nos permitió reconectar con ese sueño de ayudar a la naturaleza y contribuir a una vida más sustentable”, admitió Bazán.

Frente a la problemática hídrica que año tras año azota a la región y que las sierrachiquenses viven “en carne propia”, decidieron dar el primer paso e inscribirse en un programa de entrenamiento para emprendedores de triple impacto, donde dieron forma “desde lo técnico y lo comercial” a su proyecto.

En el proceso, una inspiración fundamental para ambas mujeres fue el legado de Guido Buffo, cuya hija, Eleonora, una vez dijo respecto al trabajo de su padre: “Entre la ciencia y el arte existe un vínculo, que es la belleza. El arte es la belleza expresada y la ciencia, la belleza investigada”. “Nuestros humedales son productos que unen ciencia, arte y tecnología. De ahí el nombre Arte-HA (humedales artificiales)”, contaron las ingenieras, que también tienen sus facetas artísticas personales.

Puesta en marcha



Según sus estimaciones, el sistema vería la luz en 2021, a partir de la fabricación y validación de un prototipo a escala real, para el cual usarán los fondos recibidos del gobierno provincial. La propuesta permitiría regenerar hasta 90 litros por persona, por día. Se utilizan las aguas grises (es decir, todos aquellos efluentes que no provienen del inodoro, sino de la ducha, el lavarropas, la pileta de la cocina, etc.) para convertirlas en líquido apto para regar hasta 350 m2 en el caso de una familia tipo.

Entre las mayores ventajas del producto, las profesionales destacaron que, al tratarse de una opción modular, “se puede adaptar a todas las viviendas, ajustándose a la cantidad y calidad del efluente a tratar”. “Además, hay que tener en cuenta que estos desechos son contaminantes, no se podrían utilizar para regar sin tratamiento, y representan el 75% del agua consumida en un hogar”, agregó Bazán.

Por otro lado, la estética no es una arista que se descuida en Arte-HA. “Un sistema de tratamiento no tiene por qué ser algo tosco, puede ser algo bello que revalorice el jardín. Por eso usamos diseños biomiméticos, inspirados en la naturaleza”, apuntó Negretti.

En cuanto al funcionamiento, las emprendedoras explicaron que los humedales artificiales “simulan el proceso de curación que ocurre naturalmente en el ambiente” basándose en tres elementos claves: la matriz, que en su interior contiene el material filtrante (arena, grava o cerámica), y finalmente las plantas emergentes, cuyas raíces aportan oxígeno al proceso de degradación y favorecen diferentes reacciones químicas, físicas y biológicas que depuran el agua.

“No tenemos un plan B u otro mundo que habitar. Nuestra meta es mostrar que cada familia puede tener un impacto positivo y que la suma de esas pequeñas acciones, a la larga genera un cambio muy grande”

Compromiso sustentable



Si bien la comercialización está pensada para el año entrante (con un precio por unidad de 32 mil a 41 mil pesos, dependiendo el tamaño), el verdadero objetivo del proyecto tiene que ver con la revalorización del agua, su uso y su reúso.

“El tratamiento de los efluentes es algo que está escondido, bajo tierra. Sabemos que está ahí, pero hasta que no tenemos un problema, no lo vemos. Con Arte-HA eso se vuelve visible y nos apela a ser responsables de la cantidad de agua que consumimos y desechamos”, expresó Raquel. “Muchas veces señalamos a las industrias o al gobierno como culpables de la contaminación, pero no nos hacemos cargo de lo que nos toca individualmente”, añadió Cecilia.

En este marco, el equipo acompañará cada una de las instalaciones con un manual de “buenas prácticas ambientales”. “Son todas aquellas acciones que podemos tomar en nuestro hogar para minimizar la contaminación, en este caso, orientadas a la optimización de los recursos naturales, que son esenciales, pero limitados y finitos”, remarcó Bazán.

“La educación es un pilar fundamental para alcanzar la sustentabilidad, es desde un buen uso que es posible la regeneración. No es que voy a poder gastar más agua con la excusa de que ‘total la estoy reutilizando’, porque el tamaño del sistema acompaña a la cantidad de agua tratable”, continuó la especialista y destacó el doble efecto ambiental beneficioso de Arte-HA: por un lado, la minimización del consumo, y por otro, la reducción de la contaminación ambiental.

Con este objetivo en mente, ambas dictarán cursos sobre concientización, tanto para el público en general como para profesionales vinculados al tema. Además, también medirán la huella hídrica del proyecto, comparando el volumen de agua utilizado antes y después de instalar el sistema.

“Hasta el momento, como sociedad, hemos mantenido un modelo lineal basado en utilizar y desechar, pero ahora el paradigma está cambiando a una economía circular de reutilización. No tenemos un plan B u otro mundo que habitar. Nuestra meta es mostrar que cada familia puede tener un impacto altamente positivo y que la suma de esas pequeñas acciones, a la larga genera un cambio muy grande”, concluyeron con optimismo.

0 comments on “Economía circular: reciclando el agua

Dejá un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: