fbpx

Los corsos nacieron en la legendaria Avenida San Martín o Doble Avenida, como todos la conocen, lugar donde siempre se llevaron a cabo. Allí transcurrieron ocho décadas de tambores, serpentinas, comparsas y espuma que hoy celebran su 82 aniversario. Esa calle, central en la vida del pueblo, fue testigo del esplendor de las primeras carrozas, las risas de los bailes y la belleza de las reinas de cada carnaval.

En el principio, jóvenes y grandes subían a rastrojeros, camiones o a los pocos autos que solían existir y daban unas vueltas por el pueblo. En ese trayecto, se desparramaba en cada rincón alegría, diversión, sonrisas y agua, mucha agua. Los memoriosos, como Luis Zacchini, cuentan que antes de las carrozas, el pueblo se inundaba de vehículos que montaban una especie de obra de teatro cómica. Así desfilaban y se divertían los primeros carnavaleros fingiendo velorios, casamientos, hospitales. Todo dependía de la temática.

Con los años, las cosas pasaron a la órbita de los barrios. Así Unquillo Norte supo tener la carroza del tren, Alto Alegre hizo un Castillo Embrujado y Villa Aurora en los años 70 armó un helicóptero, entre otros recuerdos que el municipio de la ciudad logró reunir.

Hoy las carrozas se perdieron en el tiempo, al igual que las coronas de las reinas y de los reyes de los corsos y las temáticas que cada barrio coordinaba durante días. De todos modos, como dicen los amantes de esta cultura: “las cosas fueron evolucionando”.

Con el correr de los años, el agua y el harina fueron reemplazados por la espuma loca y nacieron las murgas, las danzas, el arte circense que invadió cada barrio con sus malabares, piruetas y sus desafíos en destrezas.

Durante los últimos años surgieron nuevas agrupaciones como Los Miguelitos, Aliados de Herbera, Pisadas de Barrio, La Unquillense, Sueño de Locos, Agua de Luna, entre otros.

En esta nueva oportunidad, la edición N° 82 se trae nuevas propuestas. Para más información: https://elmilenio.info/2020/02/05/ya-llega-el-brillo-de-los-corsos-unquillenses/

Dejá un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: