Estudiar a distancia, una alternativa que se expande 3

(Villa Allende) – En los últimos años, las modalidades de estudio a distancia han adquirido cada vez más relevancia. Colegios, universidades y establecimientos educativos de diversa índole comenzaron a adaptarse a las necesidades de las personas y a las posibilidades que ofrece el mundo digital.

En este contexto, la transformación tecnológica obligó a reinventarse no sólo a las personas, sino también a las instituciones, y el ámbito educativo – académico no es la excepción. Así, la oferta de formación online, ya sea a través de cursos, posgrados o maestrías, comenzó a crecer significativamente. Hoy en día, la educación en línea es una opción pedagógica de alcance masivo que, a pesar de no ajustarse a los métodos tradicionales de la modalidad presencial, sigue respetando procesos formativos de calidad.

Anuncios

Nunca es tarde para aprender

El gran beneficio de esta metodología es que permite que cualquier persona, contando con una computadora conectada a internet, pueda acceder a cientos de opciones educativas. Aunque algunas propuestas son pagas y otras se ofrecen gratuitamente, este sistema permite extender y democratizar el acceso al conocimiento.

En Sierras Chicas, un ejemplo de esta alternativa es el CENMA (Centro Educativo de Nivel Medio para Adultos) de Villa Allende, que funciona desde el año 2005 en el edificio del IPEM 316 – Escuela Gral. José de San Martín y cuenta con posibilidades de cursado semipresenciales y no presenciales. A nivel general, se enmarca en el Programa de Educación a Distancia de la Dirección General de Educación de Jóvenes y Adultos de la provincia de Córdoba, implementado en 2001.

El programa cuenta con una coordinadora general a nivel provincial, puesto ocupado actualmente por María Ángela Parrelo. Cada sede asociada, además, posee un director/a y dos coordinadores/as administrativos y pedagógicos. Los alumnos deciden si asistir o no a la institución, debiendo presentarse obligatoriamente solo en instancias requeridas.

A nivel general, el seguimiento pedagógico es similar al de la modalidad presencial, teniendo en cuenta que el método virtual también requiere coordinación con compañeros, realización de trabajos y cumplimiento de tiempos de entrega. Además, permite la atención personalizada de las necesidades de cada estudiante mediante soportes de mensajería y sistemas de tutoría.

Disciplina, perseverancia y voluntad son las claves del estudio a distancia, afirma Marisol Giles, directora del CENMA 216.

Estructura y funcionamiento

Estudiar a distancia, una alternativa que se expande 4

La propuesta de los CENMA se organiza en tres planes: A, B y C. Cada uno presenta módulos en los cuales las disciplinas se organizan tratando distintas áreas de contenido. De acuerdo al recorrido educativo previo que tuvo el estudiante, se define el plan al que ingresa.

En cada módulo hay una evaluación final a la que deben asistir los alumnos, como única instancia de carácter obligatorio, para comprobar los aprendizajes construidos. Mientras tanto, se van presentando diversos trabajos prácticos integradores.

En el caso del CENMA Villa Allende, además, tres días a la semana se dictan tutorías de consulta y orientación para que los alumnos resuelvan dudas. “El trabajo de los tutores es más personalizado con cada estudiante. Ellos no dictan clase, sino que atienden la situación particular de cada joven o adulto”, explicó Marisol Giles, directora del CENMA 216.

A pesar de las distintas realidades de sus participantes, todos comparten un sueño, una cuenta pendiente y un desafío: terminar el secundario.  “No es ni más ni menos eficaz que el formato presencial, son distintas alternativas para estudiar que se ajustan a las diferencias de nuestros estudiantes, cada uno de los cuales viene con una trayectoria previa, características, necesidades y objetivos particulares”, expresó Giles.

De los 7.748 estudiantes que obtuvieron su título secundario bajo la Modalidad Jóvenes y Adultos en 2017, un 36% lo hizo estudiando a distancia.

Otra oportunidad

Para Marisol, el Programa de Educación a Distancia es muy benéfico para aquellas personas que no pueden cursar sus estudios secundarios en la escuela presencial. Ya sea porque viven alejados de los establecimientos educativos o por cuestiones laborales, familiares, monetarias o personales, la opción virtual termina siendo una solución más que óptima, al no requerir la presencia física regular de los estudiantes.

“Se puede estudiar en la casa, a través de los módulos que se encuentran disponibles en internet, y hacer las consultas necesarias a los tutores en la sede, recibiendo una explicación más individualizada y fortaleciendo diferentes capacidades”, contó la responsable del CENMA Villa Allende.

“La respuesta de los alumnos es muy buena, aunque siempre se necesita un período de adaptación para incorporar esta forma de estudio. No es tan simple aprender solos desde casa. Se requiere constancia, perseverancia, autonomía, fuerza y ganas de seguir más allá de todos los obstáculos que se atraviesen en el camino”, afirmó Giles.

El programa, que funciona hace ya 18 años en la provincia de Córdoba, ha permitido que numerosos jóvenes y adultos completen su trayecto académico. De hecho, de los 7.748 estudiantes que obtuvieron su título secundario en la Modalidad de Jóvenes y Adultos en 2017, un 36% lo hizo estudiando a distancia.

Así, la educación abre puertas para seguir creciendo a nivel personal, profesional y académicamente. Para concluir, Marisol recordó una cita del educador Paulo Freire: “La educación es la herramienta más poderosa para cambiar el mundo, dijo él. Y en esta sede, estamos absolutamente convencidos de ello”.

Anuncios

Dejá un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.